Procuración General de la Nación en la sentencia de Corte Suprema de Justicia, 11 de Febrero de 2008, J. 183. XLI

Emisor:Procuración General de la Nación

S.C.J. n1 183;L. XLI.

"Jugos del Sur SA s/ concurso preventivo" Procuración General de la Nación S u p r e m a C o r t e :

- I - El Banco de la Nación Argentina interpuso recurso de inaplicabilidad de ley y recurso extraordinario en subsidio (fs. 367/372) contra la sentencia de la Sala A, de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial (fs. 357/358), cuya denegatoria (fs. 423) dio origen a esta presentación directa (v. fs. 75/87).

- II - Cabe señalar de inicio, que el Banco solicitó la verificación de $982.691,85 por adelantos en cuenta corriente otorgados a la concursada -Jugos del Sur S.A.- invocando privilegio especial prendario sobre los reembolsos y reintegros de exportación dada la cesión incondicional e irrevocable que de tales créditos ésta hizo en su favor y en subsidio autorización para su cobro. Aclaró, sin embargo, que a esa fecha había percibido los fondos y cancelado la acreencia en su totalidad (v. fs. 56/62 y 85/98). La concursada observó el pedido argumentando que la cesión en garantía de derechos futuros no importaba la prenda de los mismos sino una cesión a los fines del pago, sistema que debió suspenderse al momento de la presentación en concurso y estarse a las resultas de la verificación del crédito quirografario, situación que generaba la obligación de reintegrar la documentación y suspender las cobranzas (v. fs. 274/276).

El juez concursal, conforme dictaminó la sindicatura, admitió parcialmente la impugnación practicada por la concursada y, con fundamento en que el Banco había percibido los créditos cedidos y aplicado los fondos a la cancelación del crédito insinuado, lo declaró inadmisible por inexistente;

dejando a salvo, que ello era así sin perjuicio de lo que correspondiere eventualmente decidir en la hipótesis de que se recurriera a la vía del artículo 37 de la ley n1 24.522 (v. fs.

2235 y 3134 del Agregado).

Con posterioridad a la conclusión del concurso preventivo (v. fs. 5302/5304) y con argumentos similares a los vertidos en la impugnación aludida, la concursada solicitó el reintegro o restitución de las sumas percibidas por el Banco (v. fs. 23/27), a lo que éste contestó que además de estar habilitado para su percepción, dicha cuestión había sido decidida previamente por el juez del concurso, quien al declarar inadmisible el crédito insinuado lo tuvo por cancelado de conformidad con lo aconsejado por la sindicatura, resolución que en virtud de su falta de impugnación en la oportunidad prevista por el artículo 37, había pasado en autoridad de cosa juzgada (v. fs. 41/47).

La sindicatura de su parte, tras puntualizar que la discusión giraba en torno de la procedencia o no del cobro por el Banco y que por ello la vía del artículo 37 era improcedente, sostuvo que la cesión habida entre las partes había consistido en una modalidad de pago que la presentación en concurso había tornado inviable (v. fs. 287/288).

El juez concursal desestimó la pretensión de reintegro con fundamento en que tanto la cesión de créditos en garantía como la transmisión del dominio fiduciario eran oponibles erga omnes; que el Banco había cumplido con la carga de verificar el crédito, el cual habiendo sido declarado inexistente por compensación por el tribunal y no habiendo la concursada recurrido tal decisión en la oportunidad prevista por el artículo 37 de la ley n1 24.522 le había conferido firmeza; y por último, que la ineficacia del negocio en cuestión sólo podría juzgarse en la eventualidad de la quiebra,

S.C. J. n1 183;L. XLI.

"Jugos del Sur SA s/ concurso preventivo" Procuración General de la Nación pues tal instituto es ajeno al concurso (v. fs. 299/308).

Por último, el tribunal de Alzada revocó esta decisión en el entendimiento que no mediaba un pronunciamiento alcanzado por los efectos de la cosa juzgada pues el recurso de revisión (art. 37, ley n1 24.522) no es la vía idónea para hacer valer este reclamo. Calificó al contrato como una cesión en garantía de derechos futuros y no controvirtiéndose que los fondos fueron percibidos por el Banco después de la apertura del concurso, sostuvo que los cobros se encontraban alcanzados por el artículo 16 de la ley n1 24.522 que prohíbe alterar la situación de los acreedores por causa o título anterior a la presentación. Agregó que, conforme a precedentes de la Cámara, la cancelación parcial del pasivo fuera de las pautas del proceso concursal resulta una conducta incompatible con los principios generales que rigen al mismo, no siendo aplicable la doctrina sentada en "Foxman Fueguina S.A." pues contempla un supuesto diferente ya que el crédito se extinguió antes de la apertura del concurso (v. fs. 357/358).

- III - El Banco, en síntesis, tacha de arbitrario al pronunciamiento porque soslaya las constancias de la causa, no da tratamiento a planteos conducentes y porque realiza una interpretación inadecuada del derecho aplicable, lo cual sostiene, conlleva la violación de garantías constitucionales (arts. 16, 17 y 18 de la Constitución Nacional). Plantea que la decisión vulnera lo resuelto con autoridad de cosa juzgada sobre la inexistencia del crédito dada su cancelación con fondos recibidos de terceros y distorsiona la inteligencia de la resolución de primera instancia diciendo que admitió esta vía para recurrir cuando en ella se expuso que cualquier planteo referido al crédito insinuado, por exceder el marco

cognoscitivo de ese estadio procesal, debía efectuarse por la vía recursiva del artículo 37. Refiere que, de tal modo, modifica la vía procesal establecida, la calificación del negocio jurídico y el privilegio acordado conduciendo a una solución notoriamente irrazonable e injusta cuando su parte se presentó a verificar tempestivamente la acreencia prendaria.

R., por último, que la decisión le ocasiona un grave perjuicio en tanto importa, por un lado, la condena a restituir los fondos percibidos y por el otro, la denegación de la calidad de acreedor al no admitirse el crédito como quirografario (fs.

367/372 y 75/87 del cuaderno de queja).

- IV - Si bien el Alto Tribunal ha dicho reiteradamente que el recurso extraordinario no tiene por objeto revisar decisiones de los jueces de la causa referidas a cuestiones de hecho y a la aplicación e interpretación de normas de derecho común y procesal, ha hecho excepción a tal criterio cuando la sentencia carece de los requisitos mínimos que la sustentan como acto jurisdiccional (v.

Fallos 315:1843, 2514, 2458, 316:2930, 318:1956, 326:4685, etc.), defecto que se configura, entre otros supuestos, en los casos en que omite dar tratamiento a planteos conducentes (325:350, 328:2938, Res.

10/04/7.

S.C.B.

4227.

XXXVIII.

"Banco Patagónico en liquidación c/ M.S.A. s/ejecución s/ ejecución de sentencia", etc.) o presenta contradicción con otras constancias de la causa (Fallos 318:495, 323:3494, etc.).

Dentro de ese marco, a mi entender, se ha configurado en el sub-lite un supuesto de excepción por cuanto la Sala decidió hacer lugar a la restitución de fondos en los términos del artículo 16 de la ley n1 24.522 y con ello a la ineficacia de los cobros imputados al pago del crédito del Banco, sin considerar diversos planteos conducentes para la

S.C. J. n1 183;L. XLI.

"Jugos del Sur SA s/ concurso preventivo" Procuración General de la Nación solución del litigio, introducidos oportunamente y mantenidos en todas las instancias por el Banco de la Nación Argentina ello, además, en contradicción manifiesta con otras constancias de la causa.

Asiste pues razón a esa entidad cuando puntualiza que la vía procesal y la calificación jurídica del negocio fueron modificadas soslayando constancias de la causa ya que, al determinar la inidoneidad de la vía del artículo 37 -recurso de revisión- para este reclamo, la Sala omitió ponderar que el juez concursal dejó abierta una etapa procesal ulterior para el debate de las cuestiones vinculadas al crédito insinuado por exceder el marco cognoscitivo de ese estadio, circunstancia sobre la cual, no obstante haber sido examinada en la sentencia recurrida, ninguna observación se formuló circunscribiéndose a señalar dogmáticamente que la decisión no tenía alcance de cosa juzgada. Conclusión que, omitió ponderar los efectos que tal modificación de la vía acarreaba sobre la totalidad de planteos formulados oportunamente en el marco de la particularidades del negocio que vincula al accionado y concursada en torno al crédito insinuado -cuya naturaleza jurídica no es para dilucidar en el ámbito del recurso en consideración-, antecedente que conlleva la violación del derecho de defensa en juicio del recurrente.

Cuestión que se encarece, si se tiene en consideración el efecto declarativo que posee la sentencia que decretó la ineficacia o inoponibilidad (cfr: Fallos 326:2180) de los cobros y consecuente cancelación del crédito por el Banco quien, conforme sostuvo el a quo, cumplió con la normativa concursal impuesta a los acreedores por causa o título anterior y oportunamente presentó su pedido de verificación -que valga resaltar le fue denegado-. A lo que se agrega, conforme surge de las constancias de autos, que ni la existencia ni la

legitimidad del crédito fueron impugnadas por los interesados, sino solamente en lo que respecta al privilegio invocado, cuestiones éstas que el apelante planteó en todas las instancias, resaltando particularmente que el crédito había sido declarado inadmisible por el efecto extintivo antes atribuido al pago y que el juez de grado concluyó sobre su inexistencia en razón de la compensación decretada.

En consecuencia, cabe admitir los agravios vertidos por el perjuicio que conlleva la modificación de la vía para recurrir, en tanto la decisión que condena a la restitución de fondos, de una parte, omite examinar los planteos del apelante respecto a la admisibilidad del crédito y privilegio correspondiente habiendo éste cumplido con la carga de presentarse a verificarlo tempestivamente y, de la otra, cierra el debate sobre el asunto en su totalidad, imponiendo pagos adicionales a la entidad estatal.

Desde esa perspectiva procede la apelación federal deducida porque la decisión no constituye derivación razonada del derecho vigente con arreglo a las constancias de la causa y, sin que lo expuesto signifique pronunciarse sobre el fondo del asunto. No constituye obstáculo a lo expuesto la circunstancia que el recurso extraordinario en consideración haya sido interpuesto en subsidio del de inaplicabilidad de ley, dado el grado de autonomía que el primero evidencia.

En tales condiciones, entiendo que V.E. debe hacer lugar a la presente queja, conceder el recurso extraordinario y dejar sin efecto la sentencia apelada, disponiendo se dicte una nueva con ajuste a derecho.

Buenos Aires, 11 de febrero de 2008.

M. A.Beiró de G.