Procuración General de la Nación en la sentencia de Corte Suprema de Justicia, 12 de Marzo de 2008, C. 1292. XLIII

Emisor:Procuración General de la Nación
 
CONTENIDO

"O., O. c/ caja de retiros de jubilaciones y pensiones s/ daños" S.C. Comp. n° 1292, L. XLIII Procuración General de la Nación S u p r e m a C o r t e :

- I - La Sala B de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil (cfse. fs. 127/128) y el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil y Comercial Federal n° 8 (fs. 141), discrepan en torno a su competencia para conocer en la causa, en que el actor dedujo demanda contra la Caja de Retiros, Jubilaciones y Pensiones de la Policía Federal con el fin de obtener el reintegro de sumas descontadas de sus haberes, con daño moral y emergente. Dijo que le fue aplicado en forma errónea un embargo ordenado en la causa "Cabeza, M.E. c/O., O.R. s/ homologación de convenio", en trámite ante el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil n° 102, ocasionándole perjuicios y un virtual estado de indigencia (v. fs. 24/29).

El Juzgado Federal de Primera Instancia de la Seguridad Social n° 2 declaró su incompetencia para conocer en el sublite con sustento principal en el artículo 43, inciso b), del decreto n° 1285/58 (fs. 33); haciendo lo propio el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil n° 102, basado -en suma- en que la cuestión resulta extraña al fuero de familia y no guarda conexidad con el reclamo de alimentos ventilado en ese tribunal (cfse. fs. 39).

Arribada la causa al fuero en lo Civil y Comercial Federal, el titular del Juzgado n° 8, sustentado en el artículo 6° inciso 4° del CPCCN y la perpetuatio jurisdictionis, la restituyó al fuero ordinario, destacando la conexidad del expediente con el mencionado por el accionante en su demanda (cfse. fs. 52).

La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, a su

turno, admitió -en principio- la competencia foral, pero en cabeza de un juzgado con competencia en asuntos patrimoniales (v. fs. 60/61).

A su vez, el titular del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil n° 65 hizo lugar a un planteo de la Caja Previsional y declaró su incompetencia con apoyo en el artículo 116 de la Norma Fundamental, por hallarse demandado un organismo nacional (v. fs. 80/91 y 100); resolución que, recurrida por el actor, fue confirmada por la Alzada (fs. 101, 103/105 y 127/128).

Vueltas las actuaciones, el juez en lo Civil y Comercial Federal mantuvo su declaración de incompetencia (v. fs. 52 y 141).

En tales condiciones, se suscitó un conflicto -negativoque incumbe dirimir a V.E., en el marco del artículo 24, inciso 7°, del decreto-ley n° 1285/58, en la versión de la ley n° 21.708.

-II-

V.E. tiene reiterado que para resolver una cuestión de competencia hay que atender, en primer término, a los hechos que se exponen en la demanda y después, en la medida que se adecue a ellos, al derecho que se invoca como fundamento de su petición (v. Fallos: 306:368; 312:808; entre otros). En el caso, el actor solicitó un reintegro de haberes y la reparación de los daños y perjuicios originados por una retención indebida implementada sobre su haber previsional, contra la Caja Policial (cfse. fs. 24/29), institución que invocó, al comparecer, la jurisdicción federal.

En ese plano y atendiendo a la índole jurídica del organismo accionado -órgano descentralizado en jurisdicción del Ministerio del Interior (ley n° 13.593)- aprecio que, con

"Ormachea, O. c/ caja de retiros de jubilaciones y pensiones s/ daños" S.C. Comp. n° 1292, L. XLIII Procuración General de la Nación arreglo a lo dispuesto por los artículos 116 de la Constitución Nacional, 2, inciso 6°, y 12 de la ley n° 48, y 30 del decreto-ley n° 15.943/46 -ratif. por ley n° 13.593-, corresponde a la justicia federal conocer en causas en que la Nación o una entidad nacional sea parte (Fallos:

308:72; 307:531; etc.).

Por lo expuesto, considero que corresponde declarar la competencia del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil y Comercial Federal n° 8, al que habrá de remitirse la causa, a sus efectos.

Buenos Aires, 12 de marzo de 2008.

Dra. M.A.B. de G..

Es copia.