Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 4 de Marzo de 2008, M. 340. XLII

Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación
 
CONTENIDO

M. 340. XLII.

ORIGINARIO

M., N.B. c/ Estado Nacional (Buenos Aires citado como tercero) s/ daños y perjuicios.

Buenos Aires, 4 de marzo de 2008.

Autos y Vistos; Considerando:

  1. ) Que el Tribunal comparte el dictamen de la señora Procuradora Fiscal en cuanto a la descripción de los antecedentes del caso efectuada en el punto I, así como los argumentos desarrollados en el punto III en cuanto a que en este asunto no se encuentra en tela de juicio una materia que configure una causa de naturaleza civil con arreglo al nuevo contorno definido por esta Corte a partir del precedente "B." (Fallos: 329:759).

  2. ) Que en el pronunciamiento dictado por este Tribunal el 20 de junio de 2006 en la causa M.1569.XL "M., B.S. y otros" (Fallos: 329:2316), cuyos desarrollos argumentativos efectuados en los considerandos 11 a 16 se dan por reproducidos, esta Corte ha abandonado el supuesto de competencia originaria que había reconocido a partir del precedente "C.C. de Vedoya" de Fallos: 305:441. De este modo, el Tribunal ha retornado a su tradicional doctrina con arreglo a la cual si ninguna de las partes que pretenden litigar ante sus estrados, o son llamadas a intervenir en ellos, es aforada de modo autónomo, la acumulación subjetiva de pretensiones no es un instrumento apto para sostener una competencia restringida y de excepción, que en ningún caso hubiera correspondido de haberse introducido individualmente cada una de las pretensiones. El Tribunal ha extendido esta doctrina, asimismo, con particular referencia al instituto de la citación de terceros al cual habían acudido discrecionalmente las partes con diferentes argumentos [causas "A., C.A." (Fallos:

    329:5543); G.2260.XLI "G., M.Á. c/ Estado Nacional y otra s/ daños y perjuicios" y T.861.XLI "T., J.D. y otra c/ Estado Nacional y otro (Provincia de Mendoza) s/ daños y perjuicios", sentencias

    del 5 de diciembre de 2006, del 14 de agosto de 2007 y del 19 de febrero de 2008, respectivamente, entre otras].

  3. ) Que frente a la conclusión alcanzada de no considerar al Estado provincial aforado ante la jurisdicción originaria en razón de no verificarse el recaudo de causa civil de la materia ventilada en la litis, la citación de tercero que efectuó el juez federal interviniente sobre la base de lo solicitado por las partes no es un instituto apto para justificar esta competencia de excepción y de exclusiva raigambre constitucional, en tanto el privilegio federal de la Nación permite que sea demandada ante los tribunales federales de grado, y la Provincia de Buenos Aires no es aforada ante esta Corte para cuestiones de la naturaleza indicada. Así lo ha subrayado el Tribunal en los precedentes "Aragnelli, C.A." (Fallos: 329:5543); G.2260.XLI "G., M.Á. c/ Estado Nacional y otra s/ daños y perjuicios"; T.861.XLI "T., J.D. y otra c/ Estado Nacional y otro (Provincia de Mendoza) s/ daños y perjuicios"; Competencia N° 591.XLII "Caubarrus, L. c/ Belcastel S.A. s/ daños y perjuicios"; y M.2576.XLII "M., D. c/ Santa Cruz, Provincia de y otros s/ daños y perjuicios", sentencias del 5 de diciembre de 2006, del 14 de agosto de 2007, del 19 de febrero de 2008 y de la fecha, respectivamente, a cuyos fundamentos cabe remitir por razones de brevedad.

    En este proceso de resarcimiento de daños y perjuicios no se verifica, además, una relación jurídica entre el Estado Nacional demandado y la Provincia de Buenos Aires citada como tercero que, como las examinadas en los precedentes de Fallos: 274:470; 299:132, entre otros, dé lugar a un litisconsorcio necesario que permita hacer excepción a la doctrina establecida en el precedente "Mendoza" (Fallos: 329:

    2316), tal como este Tribunal lo ha recordado, también para

    M. 340. XLII.

    ORIGINARIO

    M., N.B. c/ Estado Nacional (Buenos Aires citado como tercero) s/ daños y perjuicios. denegar su competencia originaria, en las causas L.733.XLII "Lavado, D.J. y otros c/ Mendoza, Provincia de y otro s/ acción declarativa de certeza" (considerando 12); A.228.

    XXXIV "Aldo Enerio Pereyra Empresa Constructora c/ Santiago del Estero, Provincia de y otros s/ contrato de obra pública"; M.2576.XLII "M., D. c/ Santa Cruz, Provincia de y otros s/ daños y perjuicios" y T.861.XLI "T." antes citada, sentencias del 20 de marzo de 2007, 4 de diciembre de 2007, del 19 de febrero de 2008 y de la fecha.

    De ahí, pues, que el Tribunal debe inhibirse de conocer en este asunto.

  4. ) Que el estado procesal de las actuaciones no obsta a un pronunciamiento como el indicado, pues la competencia originaria de esta Corte Cde incuestionable raigambre constitucionalC reviste el carácter de exclusiva e insusceptible de extenderse, por persona ni poder alguno, como lo ha establecido una constante jurisprudencia del Tribunal (Fallos:

    271:145; 280:176; 302:63), razón por la cual la inhibición que se postula debe declararse de oficio en cualquier estado de la causa y pese a la tramitación dada al asunto (Fallos: 109:65; 249:165; 250:217; 258:342; 259:157, entre muchos otros).

  5. ) Que, por último, cabe subrayar que para situaciones como la que dio lugar a estas actuaciones, el tribunal de la causa deberá sujetarse a la precisa conclusión enfatizada en los pronunciamientos a los cuales se reenvía, en el sentido de que esta clase de pretensiones deben promoverse Co continuarseC en las jurisdicciones respectivas que correspondiesen según la persona que, en uno u otro caso, se optare por dar intervención: ante la justicia federal de serlo el Estado Nacional, una agencia de igual carácter u otro ente al que le corresponda esa competencia, o ante los tribunales locales en caso de emplazarse a la provincia (caso "Mendoza",

    considerando 16).

  6. ) Que en las condiciones expresadas de denegar la radicación del proceso ante esta instancia originaria y sobre la base de que el privilegio federal del Estado Nacional emplazado permite que únicamente sea demandado ante los tribunales federales y de que, además, las provincias no pueden ser sometidas a éstos y sólo litigan ante sus propios órganos judiciales y en el orden federal ante esta Corte, cabe reiterar el mandato impartido al juez de la causa por este Tribunal en el citado precedente "Aragnelli" (considerando 10, segundo párrafo, Fallos: 329:5543), en el sentido de que a fin de no violentar los principios en juego de raigambre constitucional, el juzgado interviniente deberá reconsiderar lo resuelto en este proceso en cuanto a la admisibilidad del instituto procesal de la citación de tercero con respecto a la Provincia de Buenos Aires.

    Esta es la solución que el Tribunal ha adoptado en sus pronunciamientos más recientes cuando, a pesar de haberse inhibido de continuar conociendo en su instancia originaria por no ser aforado el Estado provincial citado como tercero y resultar inadmisible la conformación de un litisconsorcio pasivo entre los demandados, salvaguardó el principio de conservación, mantuvo la validez de las etapas cumplidas y autorizó la continuación del proceso ante las sedes competentes (causas L.1614.XLI. "L., V.N. y otros c/ Buenos Aires, Provincia de y otros s/ daños y perjuicios"; C.4035.XLI. "C., J.R. c/ Buenos Aires, Provincia de y otro (Estado Nacional) s/ daños y perjuicios"; G.374.XLII "G. de Diel, N. de las Nieves c/ Tucumán, Provincia de y otros s/ daños y perjuicios"; A.216.XXXVIII "Agrar S.A. c/ Santa Fe, Provincia de y otros s/ daños y perjuicios"; R.327.XL. "R., R. y otros c/ Chubut, Provincia del y

    M. 340. XLII.

    ORIGINARIO

    M., N.B. c/ Estado Nacional (Buenos Aires citado como tercero) s/ daños y perjuicios. otros (Estado Nacional) s/ daños y perjuicios"; A.228.XXXIV "Aldo Enerio Pereyra Empresa Constructora c/ Santiago del Estero, Provincia de y otros s/ contrato de obra pública"; y M.2576.XLII "M., D. c/ Santa Cruz, Provincia de y otros s/ daños y perjuicios", sentencias del 5 y del 12 de diciembre de 2006, del 10 de abril de 2007, del 5 de junio de 2007, del 14 de agosto de 2007, del 4 de diciembre de 2007 y de la fecha, respectivamente).

    Por ello y de conformidad con lo dictaminado, en lo pertinente, por la señora Procuradora Fiscal, se resuelve declarar la incompetencia de esta Corte para entender en forma originaria en este juicio. N., comuníquese al señor P. General de la Nación, agréguense copias de los precedentes citados en los considerandos 2°, 3° y 6° y, oportunamente, devuélvase al tribunal de origen a fin de que se proceda como está indicado en el considerando 6° de este pronunciamiento. R.L.L. -C.S.F. - EN- R.S.P. -J.C.M..

    Actora: N.B.M., con el patrocinio letrado de las Dras. A.S.V. y N.I.B. Demandada: Estado Nacional, representado por los Dres. M.A.V. y Raúl C.

    Yaber Grass.

    Citada como tercero: Provincia de Buenos Aires, representada por el Dr. A.J.F.L..