Procuración General de la Nación en la sentencia de Corte Suprema de Justicia, 30 de Noviembre de 2007, C. 990. XLIII

Emisor:Procuración General de la Nación
 
CONTENIDO

Policía de Entre Ríos s/presuntas irregularidades observadas en vehículo S.C. Comp. n° 990 XLIII S u p r e m a C o r t e :

Entre el Juzgado de Instrucción n1 4 de Paraná, provincia de Entre Ríos, y el Juzgado de Garanías n° 4 del departamento judicial de San Isidro, provincia de Buenos Aires, se suscitó la presente contienda negativa de competencia en la causa en la que se incautó un automotor Renault Kangoo -con chapas patentes colocadas CTN 411, duplicadas- al ser presentado en una planta verificadora de la referida ciudad entrerriana por C.A.R., que dijo haber adquirido el bien en la agencia "Z.A.", ubicada en ese mismo ámbito territorial, con la intermediación del vendedor J.M. y la gestión de R.R., quien llevaría adelante los trámites registrales (ver fojas 1, 2/2 vta., 12 y 13/14).

Surge de la investigación realizada que el chasis presentaba los números de individualización adulterados, y que al establecerse su identificación genuina se determinó que se trataba del correspondiente al vehículo con dominio DMX 815, que tenía pedido de secuestro por haber sido sustraído en la provincia de Buenos Aires. A su vez, consta que el número de motor podría ser apócrifo (ver fojas 8, 9, 12/14, 21, 25, 46 y siguientes, y 50/50 vta.).

Además, se desprende del acta de fojas 2/2 vta., que junto con el automotor también fue secuestrada una cédula de indentificación vehicular.

El magistrado de Entre Ríos, de conformidad con el dictamen fiscal, declinó su competencia territorial a favor del juez bonaerense que investiga la sustracción del rodado (fs. 90).

Éste, por su parte, rechazó tal atribución al considerarla prematura (fs. 98/99 vta.).

Devueltas las actuaciones, el tribunal de origen insistió en su criterio y elevó el incidente a la Corte (ver fojas 101, 103 y 107).

A mi modo de ver, en lo relativo al hallazgo de la carrocería que pertenece al bien cuya sustracción investiga el juez bonaerense (ver fojas 46 y siguientes, y 50/50 vta.) no advierto, en el caso, que se encuentren reunidos aún los elementos necesarios para encuadrar con el grado de certeza que esta etapa procesal requiere, la conducta en que habrían incurrido los involucrados en la causa.

Al respecto, entiendo que resulta indispensable contar con una adecuada investigación y un auto de mérito que defina su situación jurídica respecto del hecho que investiga el juzgado de San Isidro, especialmente si se repara en que no surge del incidente que se hayan realizado medidas tendientes a dilucidar aquellos aspectos (Fallos: 317:499, 325:950 y 326:908 y 1693; y Competencia n1 1379 L. XXXIX, in re "Amarilla, R.R.; C.R.; S.H.R. s/robo agravado", resuelta el 16 de marzo de 2004).

En tal sentido, no aprecio que se hubiera practicado alguna diligencia a partir de la exposición de R. ante las autoridades policiales (ver fojas 1 y 12/12 vta.), sin que ni siquiera conste en el expediente que el juez bonaerense haya determinado las posibles imputaciones a las que se podría arribar una vez establecida la sucesiva cadena de tenedores del bien y las circunstancias en que éstos habrían entrado en su posesión.

Con base en tales consideraciones, estimo que el titular del Juzgado de Garantías n° 4 del departamento judicial de San Isidro, deberá profundizar su investigación respecto de la sustracción del vehículo a partir de los elementos recabados con motivo del secuestro acaecido en Paraná, Entre Ríos, sin perjuicio de lo que resulte del trámite ulterior (Fallos 326:918 y Competencia N1 1584, L. XXXIX, in re "A., R.A. s/encubrimiento", resuelta el 2 de marzo de 2004).

Por otra parte, en cuanto a las restantes conductas investigadas, al menos relativas a la adulteración de la numeración del chasis, así como respecto de la sustitución de las correspondientes chapas patentes (ver fojas 1 y 2/2 vta., 46 y siguientes, y 50/50 vta.) entiendo que resulta de aplicación al caso la doctrina de V.E. según la cual las infracciones al artículo 289, inciso 3°, del Código Penal, según reforma ley 24.721, son de competencia de la justicia ordinaria, ya que no tienen entidad suficiente para producir un perjuicio al Registro Nacional de la Propiedad Automotor o una obstrucción a su normal funcionamiento (Fallos: 303:1607; 312:2347 y 313:86), y que en ausencia de prueba acerca del lugar de su comisión, debe intervenir la jurisdicción con competencia territorial donde se comprobó la anomalía (Fallos:306:1711; 311:1386 y 320:2778, y Competencia n1 536, L. XL in re "C., J.F. s/ robo en circunstancias del art. 163", resuelta el 19 de agosto de 2004).

Por aplicación de estos principios, y en atención a que de las probanzas del expediente no surge dónde se habrían cometido las infracciones, entiendo que corresponde su investigación al

Juzgado de Instrucción n1 4 de Paraná, en cuya jurisdicción se secuestró el rodado y donde aquéllas fueron comprobadas (Fallos: 306:1711; 311:1386 y 320:2778).

Por último, considero que el titular de ese tribunal deberá además profundizar la investigación acerca de la cédula de identificación del automotor -también secuestrada junto con el vehículo anómalo (ver fojas 1 y 2/2 vta.)- a fin de establecer su autenticidad, lo que además podría incidir en la competencia material (conf. Competencia n° 1169, L. XLI in re "Sosa, M.D. s/encubrimiento", resuelta el 21 de febrero de 2006) teniendo especialmente en cuenta el criterio establecido en las Competencias n° 1630 L. XL, in re "Comisaría Puerto San Julián s/investigación" y n° 212 L. XLI, in re "T.A.; Frora Dinámica S.A. y Toyota s/hurto de automotor o vehículo en la vía pública", resueltas el 31 de mayo y el 30 de agosto de 2005, respectivamente.

Buenos Aires, 30 de noviembre de 2007.

.

E.E.C..