Procuración General de la Nación en la sentencia de Corte Suprema de Justicia, 9 de Agosto de 2007, C. 814. XLIII

Emisor:Procuración General de la Nación

"P. G., M. y otros s/ calumnias e injurias" S.C.

Comp. 814, L. XLIII S u p r e m a C o r t e :

La presente contienda negativa de competencia suscitada entre el Juzgado Nacional en lo Correccional N / 6 y el Juzgado en lo Correccional N / 1 del Departamento Judicial de Dolores, provincia de Buenos Aires, se refiere a la querella formulada por J.A.S. por el delito de calumnias e injurias.

Allí relató que como consecuencia de su desempeño laboral en el "Consorcio de Copropietarios del Edificio Libertador" ubicado en Pinamar, recibió una carta documento suscripta por el administrador, por medio de la que se le hizo saber que le correspondía una sanción, la que consistió en suspenderlo por dos días de sus tareas habituales, sin goce de haberes, por diversos motivos -considerados injuriantes por el querellante- tales como trabajar en estado de ebriedad, apoderarse de cosas ajenas y ausencia reiterada en el lugar de trabajo, entre otros. El magistrado nacional se declaró incompetente para conocer en la causa, con fundamento en que el querellante recibió la carta documento supuestamente ofensiva, en su domicilio situado en Pinamar, donde se habría consumado el delito denunciado (fs. 12).

El magistrado provincial, por su parte, rechazó la competencia en el entendimiento de que no existiría en el legajo ninguna constancia que acredite que los términos presuntamente agraviantes se hubiesen exteriorizado en esa jurisdicción.

Por ello, consideró que correspondería al juez capitalino determinar ese extremo, dado que además, allí se encuentra ubicado el domicilio de la sede de la administración (fs. 19).

Vuelto el expediente a este último, insistió en su postura, dio por trabada la contienda y la elevó a conocimiento de V.

"Porflidtt Garces, M. y otros s/ calumnias e injurias" S.C.

Comp. 814, L. XLIII E. (fs. 25).

Toda vez que los magistrados intervinientes no cuestionan la calificación legal del hecho a investigar, resulta de aplicación la doctrina reiterada de la Corte, según la cual los delitos de calumnias e injurias deben considerarse cometidos en el lugar en el que se exteriorizan los términos presuntamente agraviantes (Fallos:

328:1031, entre otros).

En concordancia con esta doctrina, estimo que asiste razón al juez nacional en cuanto a que tal exteriorización habría tenido lugar en Pinamar, donde el querellante recibió las cartas documentos con los términos supuestamente calumniosos que dieron origen a la causa penal (ver telegramas de fs. sin numerar).

Por ello, opino que corresponde declarar la competencia de la justicia de Dolores para entender en la causa.

Buenos Aires, 9 de agosto del año 2007.

L.S.G.W.