Procuración General de la Nación en la sentencia de Corte Suprema de Justicia, 31 de Mayo de 2007, C. 410. XLIII

Emisor:Procuración General de la Nación
 
CONTENIDO

"G., R.D. y otros s/ injurias" S.C. Comp. 410, L. XLIII S u p r e m a C o r t e :

La presente contienda negativa de competencia suscitada entre el Juzgado en lo Correccional N/ 4 del Departamento Judicial de Quilmes, provincia de Buenos Aires, y el Juzgado Nacional en lo Correccional Nº 1, se refiere a la causa instruida a raíz de la querella formulada por P.V.P., por la presunta comisión de los delitos de calumnias e injurias.

En ella expresó que tres personas que participaron en un programa televisivo emitido por el canal América TV, a través de una nota periodística que se presentó como "El Veterano Perverso", efectuaron graves acusaciones en su contra relativas al rol que habría tenido en la guerra de Malvinas. Más precisamente, le endilgaron haber ordenado torturas en perjuicio de un soldado, consistentes en haberlo estaqueado de pies y manos, y que esas expresiones calumniosas fueron posteriormente reproducidas por diversos medios gráficos publicados en la localidad de Quilmes. El magistrado provincial se declaró incompetente para conocer en la causa, con fundamento en que las expresiones presuntamente injuriantes se habrían difundido a través de un medio televisivo de esta Capital, sin perjuicio de que posteriormente fueron reproducidas por distintos periódicos publicados en esa jurisdicción (fs.

23/25).

A su turno, el magistrado nacional declaró nula la declinatoria de competencia dispuesta por el juez provincial en cuanto dispuso la remisión de las actuaciones a la oficina de sorteos y denuncias de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de esta Capital.

En ese sentido, sostuvo que el estímulo procesal oficioso en los delitos de calumnias e injurias acarrea la nulidad, pues a su entender se desnaturaliza con ello la privacidad de la acción instaurada, dado que debería mediar la voluntad concreta y expresa del

"G., R.D. y otros s/ injurias" S.C. Comp. 410, L. XLIII damnificado sobre tal extremo (fs. 33). En consecuencia devolvió el legajo al juez de origen que insistió en su postura y, en esta oportunidad, alegó que la declinatoria de competencia no desnaturaliza la privacidad de la acción sino que se trata de una cuestión de orden público que es preciso evaluar de conformidad con las disposiciones del procedimiento común.

Así, tuvo por trabada la contienda y la elevó a la Corte (fs. 47/50).

En primer término, estimo conveniente recordar que V.

E. tiene establecido que la resolución sobre la competencia para juzgar un hecho representa una cuestión de orden público y es presupuesto para el dictado de la que recaiga sobre el fondo del pleito, de conformidad con la legislación procesal de previo y especial pronunciamiento que es aplicable por analogía al caso de autos (Fallos: 324:1137). Por lo demás, y sin perjuicio de que el juez nacional no se pronunció sobre su competencia en los hechos, ha sostenido el Tribunal que corresponde entender en la querella por injurias, al juez del domicilio desde donde se generó y divulgó la información injuriante (Fallos: 323:4197).

Asimismo, es doctrina de V.E. que los delitos de calumnias e injurias deben considerarse cometidos en el lugar en que se exteriorizan los términos presuntamente agraviantes, y cuando ellos son reproducidos por la prensa, corresponde atribuir la competencia al magistrado del lugar donde se realizó la impresión de las expresiones cuestionadas (Fallos: 323:549, 2210 y 4095, entre muchos otros).

En esa inteligencia, si bien surgiría del legajo que las expresiones agraviantes se habrían divulgado en algunos medios gráficos de Quilmes, las mismas habrían sido originariamente vertidas y adquirieron difusión a través del programa "Informe Central" emitido por el canal América TV, y fueron publicadas en los días subsiguientes

"Gleriano, R.D. y otros s/ injurias" S.C. Comp. 410, L. XLIII en medios gráficos locales -tal como lo reconoce expresamente el querellante (ver fs. 3/9)-.

Por ello, opino que corresponde declarar la competencia del juzgado nacional para conocer en la causa.

Buenos Aires, 31 de mayo del año 2007.

L.S.G.W.