Procuración General de la Nación en la sentencia de Corte Suprema de Justicia, 30 de Marzo de 2007, C. 1326. XLII

Emisor:Procuración General de la Nación
 
CONTENIDO

B.C.E. s/ solicita autorización judicial venta inmueble.

S.C.C.. N1 1326, L.XLII.

S u p r e m a C o r t e:

Los magistrados integrantes de la Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Azul, Provincia de Buenos Aires, la titular del Juzgado de Familia y del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial N° 2, ambos con asiento en la localidad de Trelew, Provincia del Chubut, discrepan respecto de la competencia para conocer en este proceso (fs. 87 y vta., 104 y vta. y 274/275 y vta.).

El tribunal de alzada local, revocó el decisorio del juez de grado y lo declaró incompetente para seguir conociendo en el proceso con fundamento en que debía tramitar ante el magistrado de la localidad de Trelew, por que allí tramitó el sucesorio de la madre de los menores declarados sus herederos y que en dicha jurisdicción se operó a favor de estos últimos la transmisión del bien inmueble objeto de la compraventa que motiva esta acción, donde, además, tienen su lugar de residencia.

Recibidas las actuaciones por la magistrada del fuero de familia de la ciudad de Trelew, resistió la radicación de la causa con sustento en el artículo 3284, inciso 1° del Código Civil, y señaló que resultaba competente el Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial N° 2 de la referida jurisdicción en donde tramitan los autos: AColaizzo, M.C. s/juicio sucesorio@, Expediente N° 1357-41-1997-52902, alegando que la autorización de venta que

B.C.E. s/ solicita autorización judicial venta inmueble.

S.C.C.. N1 1326, L.XLII. se persigue en los presentes actuados sería respecto de un bien cuya titular resultaría ser la causante del referido sucesorio.

Remitidas, finalmente, las actuaciones a éste ultimo magistrado, adujo, que la presente autorización de venta requerida debía tramitar con la sucesión de los padres de la causante M.C. y P., radicada ante el Juzgado de Paz de la localidad de R., Provincia de Buenos Aires, desde que en dicho proceso universal, aquella, si bien fue declarada única heredera, aún no se ha realizado la inscripción del bien a su nombre. Por tal razón, sus hijos, en calidad de herederos, son los que se hallan legitimados para requerir al juez del sucesorio de sus abuelos la partición del los bienes que componen el acervo de dicho proceso universal.

En tales condiciones, quedó trabada una contienda que corresponde dirimir a V.E. en los términos del artículo 24, inciso 71, del decreto/ley 1285/58.

Adelanto mi opinión en sostener que resulta competente para seguir conociendo en las presentes actuaciones el Juzgado de Paz de la localidad de R., Provincia de Buenos Aires.

Así lo pienso, toda vez que, conforme surge de la pretensión de inicio Ba los que se tiene que atender a fin de resolver las cuestiones de competencia- la misma se refiere a una acción personal de los herederos B. viudo en representación de sus hijos menoresB de la fallecida M.C.C. y P. relativa a la venta de un inmueble que le

B.C.E. s/ solicita autorización judicial venta inmueble.

S.C.C.. N1 1326, L.XLII. correspondería a ésta ultima con motivo del proceso sucesorio de sus padres caratulados:

AColaizzo, F.A. y otra s/sucesión@, radicado ante la ciudad de R., Provincia de Buenos Aires (Ver fojas 139/255).

Ahora bien, surge de estas actuaciones, que la fallecida Sra. M.C.C. y P. ha sido declarada, en las actuaciones mencionadas anteriormente, única heredera, pero que se ha omitido ordenar la pertinente inscripción de la declaratoria de herederos que así lo acredita y consecuentemente la anotación ante el registro correspondiente del bien inmueble a su nombre, ya que, según surge del informe obrante a fs. 265/267 el mismo aún figura a nombre de su madre como única titular. Las mencionadas circunstancias, permiten afirmar que el bien inmueble objeto de autos, cuya venta se persigue, aun integra el acervo hereditario de la sucesión de los padres de M.C.C. y por tanto es en éste ultimo proceso universal, donde los sucesores de la citada -esto es, sus hijos menores y cónyuge-(Ver fs. 17)-, se hallan legalmente habilitados para solicitar la correspondiente partición, división, del inmueble en cuestión y, de así considerarlo menester, es dicho magistrado quien, en el marco de sus facultades, podrá autorizar su venta, de la que en definitiva, resultarán, ser beneficiarios directos (Ver artículos 695 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, 3459 y 3465, inciso 1° del Código Civil).

B.C.E. s/ solicita autorización judicial venta inmueble.

S.C.C.. N1 1326, L.XLII.

Por lo expuesto, opino que habrá de dirimirse el presente conflicto, declarando que corresponde que continúe entendiendo en la causa el juzgado de Paz de la Localidad de R., Provincia de Buenos Aires.

Buenos Aires, 30 de marzo de 2007.- Dra. M.A.B. de G. Es copia .