Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 20 de Septiembre de 2005, R. 145. XL

Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación
 
CONTENIDO

R. 145. XL.

R. de T., N.S. c/ Guerra, M.B. y otro s/ ejecución de alquileres.

Corte Suprema de Justicia de la Nación Buenos Aires, 20 de septiembre de 2005.

Vistos los autos: A. de T., N.S. c/ Guerra, M.B. y otro s/ ejecución de alquileres@.

Considerando:

  1. ) Que los agravios expresados en el recurso extraordinario interpuesto por el señor L.A.D. configuran cuestión federal, pues ha alegado la imposición de una sanción sin audiencia previa ni revisión posterior, circunstancias que le impidieron ejercer la defensa en juicio (art. 18 de la Constitución Nacional).

    En tales condiciones, el recurrente ha fundado su posición en el art. 18 de la Constitución Nacional, tal como ha sido interpretado por esta Corte, y la decisión resultó contraria al derecho invocado (art. 14 inciso 3ero de la ley 48).

  2. ) Que los argumentos dados en el remedio federal, fueron objeto de adecuado tratamiento en el dictamen del señor P. General sustituto, cuyos fundamentos esta Corte comparte y a los cuales se remite por razón de brevedad.

  3. ) Que cabe hacer extensivas esas consideraciones con respecto al codemandado R.G.S., quien en el mismo escrito, Cotrosí de fs. 147 vta./148C y con idéntico patrocinio letrado, adhirió al recurso extraordinario presente, que había sido interpuesto por el doctor L.A.D.. Ello así pues si bien, como regla, esta Corte ha expresado que resulta improcedente la adhesión al recurso extraordinario (Fallos: 209:28; 257:48; 322:523, 326:4931, no cabe aplicar mecánicamente este principio fuera del ámbito que le es propio, de modo que redunde en una frustración ritual del derecho del recurrente (conf. arg. Fallos: 310:1091, entre otros). Ello tendría lugar si se considerase improcedente el

    planteo del codemandado S.C. fue sancionado con su letrado en forma conjuntaC sólo porque no insertó su presentación en el encabezamiento del escrito, habiéndolo hecho en una petición complementaria al pie de aquél, y se le vedase de ese modo la vía recursiva intentada, declarada admisible respecto de quien suscribía el principal.

  4. ) Que atento a la forma en que se decide el recurso extraordinario planteado por el doctor D., deviene inoficioso el tratamiento de la presentación efectuada por el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal (fs.

    153/156).

    Por ello, y lo concordantemente dictaminado por el señor Procurador General sustituto, se declara procedente el recurso extraordinario de fs. 134/148 con el alcance indicado. Con costas (art. 68 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación). Vuelvan los autos al tribunal de origen a fin de que, por quien corresponda, se dicte un nuevo pronunciamiento con arreglo al presente. N. y, oportunamente, remítase.

    E.S.P. -E.I. HIGHTON de NOLASCO - JUAN CARLOS MAQUEDA - E.

    RAUL ZAFFARONI (según su voto)- R.L.L. -C.M.A..

    VO

    R. 145. XL.

    R. de T., N.S. c/ Guerra, M.B. y otro s/ ejecución de alquileres.

    Corte Suprema de Justicia de la NaciónTO DEL SEÑOR MINISTRO DOCTOR DON E. RAUL ZAFFARONI Considerando:

  5. ) Que los agravios expresados en el recurso extraordinario interpuesto a fs. 134/147 vta., por parte del doctor L.A.D., han sido objeto de adecuado tratamiento en el dictamen del señor P. General sustituto, cuyos fundamentos esta Corte comparte y a los cuales se remite por razón de brevedad.

  6. ) Que en tales condiciones cabe analizar el planteo del codemandado S., quien a fs. 147 vta./148 vta. formuló su adhesión al recurso fundado por el doctor D., en el sentido que persigue la descalificación de la decisión recaída a fs. 125, en cuanto se declaró mal concedido el recurso de apelación interpuesto a fs. 99 conjuntamente con aquél.

  7. ) Que en tal sentido, sin dejar de advertir que el a quo concedió el recurso extraordinario considerando íntegramente a la presentación efectuada mediante el escrito de fs. 134/148 vta., corresponde atender a los extremos objetivos que determinan el cuestionamiento de la decisión atacada, no obstante la operatividad de deficiencias de carácter formal, tomando en cuenta la entidad de los valores que resultan afectados.

  8. ) Que desde esta óptica debe considerarse que la efectiva primacía de la verdad jurídica objetiva reconoce base constitucional, concorde con el adecuado servicio de justicia (Fallos:

    311:2004) y, en el caso, se ha configurado una situación que frustra la vía utilizada por el justiciable, mediante una decisión dispuesta en claro apartamiento de la solución normativa prevista en la última parte del art. 242 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, que dispone la inaplicabilidad del monto mínimo, para la admisi-

    bilidad del recurso de apelación, respecto de las resoluciones donde se discutan sanciones procesales.

  9. ) Que resulta necesario contemplar que al declararse mal concedido el recurso de apelación (fs. 125), la decisión tuvo como único sustento una interpretación que se aparta inequívocamente de la letra de la ley y, en tales condiciones, no aparece susceptible de escisión el agravio provocado a cada uno de los recurrentes, independientemente de las eventuales consecuencias que la sanción impuesta podría ocasionar, en orden al ámbito de actuación de cada uno, en tanto la objeción concreta, de modo unívoco, radica en la falta de operatividad del precepto aplicado por la alzada, de manera que se afecta la garantía de defensa en juicio consagrada en el art. 18 de la Constitución Nacional.

  10. ) Que, asimismo, cabe entender que las normas procesales no se reducen a una mera técnica de organización formal de los procesos sino que, en su ámbito específico, tienen por finalidad y objetivo ordenar adecuadamente el ejercicio de los derechos en aras de lograr la concreción del valor justicia en cada caso y salvaguardar la garantía de la defensa en juicio; todo lo cual no puede lograrse si se rehuye atender a la verdad objetiva de los hechos que de alguna manera aparecen en la causa como de decisiva relevancia para la justa decisión del litigio (Fallos: 310:870 y, en igual sentido, 302:1611 considerando 5°).

  11. ) Que si bien el codemandado S. planteó un recurso extraordinario, en el que adhiere al interpuesto por el doctor D., y que la jurisprudencia de esta Corte ha señalado la improcedencia de adhesión al remedio federal; en el caso no puede obviarse que al resolver respecto del deducido por el profesional (considerando 1° de la presente), en el

    R. 145. XL.

    R. de T., N.S. c/ Guerra, M.B. y otro s/ ejecución de alquileres.

    Corte Suprema de Justicia de la Nación sentido de su procedencia, se receptan los argumentos expuestos por el señor Procurador General sustituto, los que indican la inaplicabilidad del único fundamento legal expresado en el pronunciamiento recurrido.

    Esta decisión aparecería contradicha, si por imperio de obstáculos formales, se llevara a la inadmisible consecuencia de que, existiendo respecto de ambos recurrentes el mismo agravio federal, se atendiera sólo a la queja de uno de ellos, lo cual lesionaría las mismas garantías que se pretende rescatar (Fallos: 310:2402, voto del juez C., considerando 2°).

    En esta inteligencia, frente a un idéntico gravamen, debe procederse de modo que los óbices formales no enerven las garantías de raigambre constitucional afectadas, pues un proceder contrario importaría sólo atender al recurso de uno de ellos, en contradicción con la primacía de los valores señalados.

    Ello determina la necesidad de admitir, en el contexto que presenta las particularidades del caso, el recurso con la modalidad adhesiva utilizada por el codemandado S..

  12. ) Que en orden a la forma en que se decide el recurso extraordinario planteado por el doctor D., en tanto se lo declara procedente y se deja sin efecto la decisión recurrida, deviene abstracto pronunciarse respecto de la presentación efectuada por el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, de fs. 153/156.

    Por ello, se resuelve: a) Declarar procedente el recurso extraordinario interpuesto por el doctor L.A.D. y el señor R.G.S. y dejar sin efecto la sentencia apelada; b) Declarar abstracta la cuestión referida a la presentación del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal. Vuelvan los autos al tribunal de origen a fin de

    que, por quien corresponda, se dicte un nuevo fallo con arreglo al presente. N. y remítase. E.R.Z..

    Recurso extraordinario interpuesto por el Dr. L.A.D., por derecho propio, patrocinado por el Dr. H.P.I.T. contestado por los Dres. L.N.C. y D.J.V. Tribunal de origen: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, S.K.T. que intervinieron con anterioridad: Juzgado Nacional de Primera Instan- cia en lo Civil N° 97