Procuración General de la Nación en la sentencia de Corte Suprema de Justicia, 7 de Junio de 2005, F. 1029. XL

Emisor:Procuración General de la Nación
 
CONTENIDO

F. 1029. XL.

ORIGINARIO

PENAL F.S., M. s/ denuncia falsificación de documento privado.

Procuración General de la Nación S u p r e m a C o r t e :

La titular del Juzgado Nacional en lo Correccional N1 3 declinó la competencia en favor de la originaria de V.E. en la causa donde se investiga el delito de falsificación de documento privado.

Reconoce como antecedente la denuncia formulada por M.F.S., C. General de España en Buenos Aires, en la que refirió que habrían presentado certificados médicos falsos con la finalidad de urgir el trámite de nacionalidad de M.C., quien supuestamente padecía una enfermedad terminal y debía ser intervenido quirúrgicamente en un hospital español.

Asimismo, manifestó que al mismo efecto y en reiteradas oportunidades, se hicieron presentes en esa sede dos personas, una de ellas en silla de ruedas, que decían ser el interesado y su tío, pero que en realidad resultaron ser el gestor y un actor, que inclusive firmó el acta de opción de la ciudadanía española, oportunidad en la que habría exhibido el documento nacional de identidad de Cejas.

El Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N1 5, que conoció primero en la denuncia, luego de disponer el archivo parcial de las actuaciones por inexistencia de delito, se declaró incompetente para seguir entendiendo en la falsificación de los documentos privados (fs. 255/258).

A solicitud de la representante de este Ministerio Público, la magistrada nacional en lo correccional se inhibió para entender en la causa por considerar que el hecho a investigar, además de haber sido denunciado por una persona que goza de status diplomático, habría afectado el desempeño de las actividades propias de la representación extranjera y de sus funcionarios (fs. 263/265).

Al respecto, estimo que cabe aplicar al caso la reiterada jurisprudencia de V.E., según la cual, los estados extranjeros y sus representaciones diplomáticas no revisten la calidad de aforados, en los términos de los artículos 116 y 117 de la Constitución Nacional y 24, inciso 11, del decreto-ley 1285/58 (Fallos: 297:167; 305:1148 y 1872; 308:1673; 311:1187 y 2788; 312:2487; 313:213, 397; 323:3593 y 324:3696).

Por otra parte, no advierto que algún funcionario de esa legación se presentara como parte en el proceso, ni que los hechos denunciados interfirieran en la función propia del consulado (Fallos: 304:1495; 306:988; 311:916, 2125; 324:3696 y 3853), que fue, precisamente, el que develó el ardid evitando el engaño.

En atención a que V.E. tiene establecido que no basta la mera posibilidad de tal afectación para que surta su competencia excepcional (Fallos:

304:1893), opino que, en tanto no se acredite en autos alguno de los extremos enunciados, esta causa resulta ajena a la competencia del Tribunal (Fallos: 306:988; 311:916, 2125; 324:3696, 3853).

Buenos Aires, 3 de septiembre del año 2004.

L.S.G.W.