Procuración General de la Nación en la sentencia de Corte Suprema de Justicia, 7 de Mayo de 2004, B. 1745. XXXVIII

Emisor:Procuración General de la Nación
 
CONTENIDO
  1. 1745. XXXVIII.

    RECURSO DE HECHO

    Banco Español de Crédito S.A. c/ Aerolíneas Argentinas S.A.

    Procuración General de la Nación Suprema Corte:

    -I-

    La Sala "1" de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal, revocó la providencia del juez de grado, que a fs. 147 desestimó el pedido formulado por la actora para que se mantuviera en el Registro Nacional de Aeronaves, la situación registral respecto a la hipoteca que grava a dos aeronaves de la demandada. Dispuso, asimismo, que el juez interviniente debía poner esta decisión en conocimiento de aquel Registro (v. fs. 209/212).

    Para así decidir, en lo que aquí interesa, se ocupó de examinar los efectos que produjeron el suplemento de hipoteca y la aclaratoria referida a ella, al ser inscriptos en el Registro Nacional de Aeronaves.

    Dijo que, sobre estos documentos, la actora sostuvo que el primero de ellos -en tanto implicó la refinanciación del préstamo recibido por Aerolíneas Argentinas con un régimen de pagos que superaba el previsto en la hipoteca original-, al ser anotado, tuvo el efecto propio de la reinscripción consistente en dar a publicidad los alcances del gravamen que pesaba sobre ambas aeronaves; y que igual carácter se asignó a la aclaratoria, realizada al individualizar los motores instalados en aquéllas, que fue inscripta como "suplemento" en el Libro de Hipotecas del mismo Registro.

    Sostuvo que, con independencia de las tasas que fuera obligatorio pagar según el tipo de anotación a realizar en el Libro de Hipotecas, lo cierto era que tal circunstancia no parecía decisiva al tiempo de evaluar si esos actos, así inscriptos, tuvieron entidad suficiente como para conservar la hipoteca.

    Agregó, más adelante, que la inscripción de tal documento, según el informe de dominio de fs. 54 efectuada

    antes del vencimiento de los siete años que prevé el artículo 56 del Código Aeronáutico de la Nación, constituyó un instrumento suficiente para conservar la vigencia de la hipoteca, pues así lo contempló y significó su adaptación a las nuevas pautas contractuales. De tal modo -prosiguió-, el acceso de los terceros a la información que así constaba en el Registro daba satisfacción al propósito de publicidad que se persigue en este tipo de inscripción, y permitía conocer el grado de afectación a que estaban sujetas las aeronaves.

    -II-

    Contra este pronunciamiento, la demandada interpuso el recurso extraordinario de fs. 224/234 vta. cuya denegatoria de fs. 249/250, motiva la presente queja.

    Alega que existe en el caso cuestión federal suficiente, en primer lugar por tratarse de la interpretación de una norma de naturaleza federal, como es el artículo 56 del Código Aeronáutico, que ha sido cuestionada y la sentencia resolvió contra la validez del derecho o exención que se funda en dicha cláusula y fue materia de litigio.

    Sostiene, además, que la cuestión federal también se presenta en autos por la causal de arbitrariedad, que torna descalificable como acto jurisdiccional válido al decisorio, pues al admitir la defensa opuesta por el banco actor afecta los derechos adquiridos por la empresa demandada en virtud del artículo 56 del Código Aeronáutico, que es la liberación de la garantía real constituida a través de la hipoteca.

    Al entrar a la crítica de la sentencia, manifiesta que el juzgador se ha apartado de la clara letra de la ley y del hecho objetivo de que la hipoteca no ha sido reinscripta, circunstancia que, inexorablemente, lleva a la extinción de la misma.

    Afirma que el juzgador suplió una omisión de la

  2. 1745. XXXVIII.

    RECURSO DE HECHO

    Banco Español de Crédito S.A. c/ Aerolíneas Argentinas S.A.

    Procuración General de la Nación actora, pues ésta en modo alguno entendió que la inscripción del "suplemento de hipoteca" importaba la reinscripción de la misma, no sólo porque al ingresar el documento al Registro no lo hizo en el carácter de reinscripción ni pagó la tasa respectiva, sino porque tal acto no habría tenido sentido dado que todavía faltaban tres años para que se operara la extinción de la hipoteca por imperio del artículo 56 del Código Aeronáutico.

    Aduce que los terceros que, después del 5 de noviembre de 2000 hubieran obtenido información de dominio de la aeronaves, se hubieran encontrado, tal como surge de los informes del Registro de fecha 4 de julio de 2001 obrantes a fs. 128/129, con que en ellos no constaba la hipoteca, en virtud de lo expuesto por el Registro en su informe de fecha 12 de julio de 2001 (fs. 142):"La hipoteca se extingue de pleno derecho a los siete años de la fecha de su inscripción, si ésta no fuese renovada".

    Agrega que, aunque en el artículo 4° del instrumento de hipoteca las partes hayan establecido que ésta se inscribirá por el término máximo de siete años pero subsistirá hasta tanto no hayan sido canceladas definitiva y totalmente las obligaciones de "ARSA" (la demandada), no podrían evitar la extinción de la hipoteca si no la reinscriben en el plazo legal, pues se trata de una cuestión de orden público, en el que está en juego el interés de terceros. Insiste en que, como lo señaló el juzgador, la hipoteca aeronáutica (art. 56 del Código Aeronáutico) a diferencia de la civil (art. 3135 del Código Civil), ni siquiera mantiene su validez entre las partes en caso de falta de renovación de la inscripción, y si este acto no se lleva a cabo, no podrán evitar la extinción.

    Finalmente, dice que el juzgador incurrió en la

    causal de arbitrariedad por autocontradicción, pues, al diferenciar la hipoteca aeronáutica con la naval, señaló que esta última se extingue si no se la renueva dentro del plazo legal "si el plazo de amortización no fuese mayor", alternativa que no fue prevista en el régimen aeronáutico. Sin embargo -dicesobre la base del suplemento de hipoteca concluyó manteniendo la vigencia de la hipoteca aeronáutica por haberse extendido el plazo de amortización más allá de los siete años desde la fecha de su inscripción.

    También se contradice -añade- respeto a la hipoteca civil, pues por un lado resaltó la diferencia con la aeronáutica al aseverar que aquella no es oponible a terceros pero se mantiene entre las partes en caso de defecto de inscripción, mientras que no sucede lo mismo con la aeronáutica, pues su falta de renovación extingue la garantía.

    Sin embargo -concluye- mantuvo la hipoteca aeronáutica frente a terceros y entre las partes a pesar de la falta de reinscripción.

    -III-

    En primer lugar, estimo que existe cuestión federal que habilita la instancia extraordinaria en los términos del inciso 31 de la ley 48, toda vez que se ha cuestionado la inteligencia de una ley federal (art. 56 del Código Aeronáutico), y la decisión impugnada es contraria al derecho que los recurrentes pretenden sustentar en aquélla.

    Corresponde, asimismo, tratar en forma conjunta los agravios relativos a la supuesta arbitrariedad del pronunciamiento en la consideración de argumentos planteados en la causa, pues a ello se imputa la directa violación de los derechos constitucionales invocados, guardando, en consecuencia, ambos aspectos, estrecha conexidad entre sí (conf. Fallos:321:3596, voto de los Dres. Carlos S.

    Fayt y A.B., considerando 3°).

    -IV-

  3. 1745. XXXVIII.

    RECURSO DE HECHO

    Banco Español de Crédito S.A. c/ Aerolíneas Argentinas S.A.

    Procuración General de la Nación Examinados los términos de la sentencia, y los agravios que se invocan en el escrito de impugnación, se advierte que los argumentos del a-quo, no son refutados mediante críticas conducentes para poner en evidencia una decisiva falta de fundamentación en el decisorio. En este orden, puede observarse que las quejas de la apelante, sólo traducen diferencias de criterio con el juzgador, y no resultan suficientes para rechazar las consideraciones en que se apoya el pronunciamiento recurrido, máxime frente a la excepcionalidad del remedio que se intenta.

    En efecto, si bien el artículo 56 establece que la hipoteca se extingue de pleno derecho a los siete años de su inscripción si ésta no fuera renovada, tal disposición -a mi verno debe ser interpretada con tal rigorismo formal, como para concluir que los actos inscriptos en la especie -al margen de las tasas que fuera obligatorio pagar, como lo señaló el a-quo- no tuvieran suficiente entidad para conservar la hipoteca.

    Los agravios de la apelante, se reitera, sólo constituyen una disconformidad con el criterio del juzgador, quien consideró que el llamado suplemento de hipoteca, que revela los datos de la refinanciación acordada, montos, tipo de interés a cancelar y comisión a cargo de ARSA por la renovación, implica una clara voluntad común de mantener la garantía constituida originalmente, pero sujeta a esta nueva modalidad.

    Asiste razón, asimismo, al jugador, cuando más adelante expresa que una solución contraria importaría desconocer no sólo el sentido que las partes dieron al "suplemento" -con una nueva programación de pagos bajo la misma garantía real-, sino también el interés de que tal convenio adquiriese la publicidad relativa a su naturaleza, al disponer su ins-

    cripción.

    Son elocuentes al respecto, las expresiones del mentado suplemento en orden a "...que la hipoteca, de conformidad con los términos en que fue constituida, sin perjuicio del plazo de inscripción, subsiste hasta la cancelación total y definitiva del préstamo o sus renovaciones sucesivas...", para agregar luego bajo el subtítulo de "Estipulaciones", que "...las partes acuerdan celebrar el presente suplemento de la hipoteca a fin de ser presentado ante el Registro Nacional de Aeronaves con el objeto de dejar constancia de la celebración con fecha 20 de junio de 1997 de la refinanciación" (v. fs.

    30, el subrayado me pertenece).

    Lo cierto es que, como bien lo indicó el juzgador, las partes acordaron mantener la hipoteca durante un lapso distinto del original y que ello fue informado a través del Registro pertinente.

    Por todo lo expuesto, estimo que debe rechazarse la presente queja.

    Buenos Aires, 7 de mayo de 2004.

    F.D.O.