Procuración General de la Nación en la sentencia de Corte Suprema de Justicia, 18 de Noviembre de 2003, F. 470. XXXVII

Emisor:Procuración General de la Nación
 
CONTENIDO

F. 470. XXXVII.

RECURSO DE HECHO

F.M.S.A. s/ concurso preventivo s/ incidente de apelación.

Procuración General de la Nación S u p r e m a C o r t e:

- I - El Superior Tribunal de la Provincia de Buenos Aires, resolvió a fs. 135 de los autos principales, (folios a los que referiré de ahora en más) rechazar el recurso de inaplicabilidad de ley provincial planteado por la incidentista.

Para así decidir, el tribunal a-quo, destacó que las decisiones que conceden o deniegan medidas cautelares, no tiene carácter de definitivas, porque no causan instancia, ni recaen sobre los puntos que son materia del litigio principal, ni impiden su continuación.

- II - Contra dicha decisión la Asociación de Industrias Argentinas de Carnes, interpuso recurso extraordinario a fs.138/176, el que desestimado a fs.186, da lugar a esta presentación directa.

Señala el recurrente, en lo que aquí interesa, que la resolución cuestionada es asimilable a definitiva porque pone fin a una cuestión clave del proceso, cual es la de mantener sin criterio de razonabilidad alguno y contra legem la cautelar ordenada en perjuicio de derechos de los representados por la asociación, y otros interesados, causando con ello un perjuicio irreparable que sólo por la esta vía excepcional se puede reparar.

Destaca que el objeto del recurso es que se de una autentica y final interpretación de varias normas que se refieren a la regulación de un régimen esencialmente federal, cual es el de la asignación de cupos de cuota H. y la protección de los derechos de igualdad, propiedad, el ejercicio libre de toda industria lícita y del principio de división de poderes, que se hallan afectados por la medida cautelar decretada.

Pone de relieve que en el caso no existe una acción de fondo que sustente la medida cautelar ordenada por el juez del concurso dirigida a la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, en virtud de la cual se ordena no aplicar la reglamentación específica por un extenso período y de efectuar asignaciones fijas a favor de la concursada, lo cual constituye un apartamiento de las disposiciones federales vigentes que proporcionan un ilegítimo e ilegal beneficio, y desbaratan las facultades del órgano otorgadas por dicha legislación.

Agrega también que la decisión omite tratar la cuestión de fondo debatida, que es la legitimación de su parte para solicitar el levantamiento de la medida con fundamento en las normas federales que rigen la asignación de la cuota H., la que es procedente por cuanto se trata de un juicio universal, donde no solo son parte los acreedores, el síndico y la concursada, sino los terceros afectados por resoluciones judiciales que recaen en el concurso.

Expresa que el rechazo por el tribunal de segunda instancia de su legitimación para solicitar el levantamiento de la medida resulta improcedente por cuanto si bien la afectada por la medida cautelar es la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, la distorsión que se provoca en la distribución de las cuotas con un paralelo desfasaje hacia las empresas del sector, impactan en un costo y perjuicio que soporta el resto del mercado exportador que integran otros frigoríficos y entre ellos a los que conforman la asociación apelante.

- III - Cabe señalar de inicio que V. E . tiene dicho, que el recurso extraordinario no procede respecto de resoluciones que decretan o deniegan medidas cautelares porque no revisten

F. 470. XXXVII.

RECURSO DE HECHO

F.M.S.A. s/ concurso preventivo s/ incidente de apelación.

Procuración General de la Nación el carácter de sentencia definitiva en los términos del artículo 14 de la ley 48.(conf. Fallos:305:1084, 1929 y muchos otros).

También es doctrina de V.E., que el remedio excepcional no tiene por objeto revisar decisiones que son propias de la facultad de los jueces de la causa, porque atienden a cuestiones de hecho y prueba o aplican e interpretan normas de derecho común, cual es el caso de la admisibilidad, revocación o modificación de medidas cautelares que han sido resueltas con fundamento en la ley de concursos.

De igual manera tiene resuelto el Alto Tribunal que el recurso del Art.14 de la ley 48, no procede respecto de la aplicación e inteligencia de normas de derecho público local que regulan la competencia de sus órganos judiciales, salvo que medie arbitrariedad en la decisión y de ello se derive la violación a derechos de consagración constitucional, o se prive a V.E. de conocer como Máximo Tribunal de Justicia del Estado de cuestiones que versen sobre la interpretación de normas federales. (conf. Fallos:303:219, 1622, 306:1111;1323 y otros).

Creo que en el sub-lite no se configura ninguno de los supuestos que habiliten la concesión del recurso extraordinario, en virtud de que se trata de la impugnación de la sentencia del Máximo Tribunal de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, que denegó el recurso de inaplicabilidad local, con fundamento en que la sentencia apelada no es definitiva, porque se trata de la decisión que rechaza el pedido de levantamiento de una medida cautelar, fundada en normativa procesal local y no decide la cuestión de fondo, que en el caso sería si se afectaron las facultades del órgano para asignar los cupos de la cuota H. en el marco de las normas federales que lo rigen, aspecto este que no aparece cuestionado

por la directa interesada que es la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación.

Cabe consignar que el tribunal de alzada cuya resolución fue impugnada por vía del recurso de inaplicabilidad de ley, le negó al apelante legitimación para cuestionar la medida cautelar del juez del concurso, con fundamento en que la alegada violación de las facultades discrecionales de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, para la asignación de cupos y beneficiarios destinados a cubrir la denominada cuota H. de exportación de Carnes, no fue objetada por el citado organismo, que era el destinatario de la medida y el único habilitado para impugnar la decisión.

Es del caso destacar que dichos argumentos se ajustan a las circunstancias de hecho que surgen de la causa y encuentran sustento en normas de derecho común, que más allá de su acierto o error al no mediar arbitrariedad imposibilitan la procedencia del remedio excepcional, máxime cuando no se advierte que la decisión constituya sentencia definitiva sobre el punto que pretende introducir el apelante mediante la objeción a la medida cautelar, que como se dijo, finalmente consiste en determinar, si el obrar del órgano administrativo, ha observado las disposiciones federales a las que debe sujetar su cometido.

Estimo que la cuestión planteada no es susceptible de tratarse en esta oportunidad, ni en la presente causa, en tanto se trata de una objeción al obrar de la Secretaria mencionada que por acatar la decisión del juez del concurso, supuestamente habría violado las disposiciones federales que regulan su accionar, aspecto que si dudas resulta pasible de observación por los interesados en participar de la asignación de los cupos, pero ello estimo debe ser dirigido contra la decisión del organismo por las vías pertinentes de naturaleza

F. 470. XXXVII.

RECURSO DE HECHO

F.M.S.A. s/ concurso preventivo s/ incidente de apelación.

Procuración General de la Nación administrativa o judicial que permitan cuestionar su obrar dentro del marco de las facultades discrecionales que el propio recurrente ha reconocido le asisten al órgano.

Cabe poner de resalto asimismo que no se aprecia la existencia del agravio irreparable invocado, por cuanto no surge de autos, ni se ha manifestado que tales observaciones se hayan efectuado en la órbita administrativa y en todo caso el agravio con sustento en las normas federales invocadas aparece como conjetural, ya que supone que la posible modificación y asignación de los cupos de la cuota H. por decisión de la Secretaría del área por razones de índole cautelar necesariamente hubiera mejorado su situación o la de otros interesados que no identifica para acceder al derecho que pretenden.

Por todo ello opino que corresponde desestimar la presente queja.

Buenos Aires, 18 de noviembre de 2003.