Procuración General de la Nación en la sentencia de Corte Suprema de Justicia, 30 de Octubre de 2003, C. 1026. XXXIX

Emisor:Procuración General de la Nación
 
CONTENIDO

Competencia N° 1026. XXXIX.

M., H.D. c/S., L.A. y otros s/ daños y perjuicios.

Procuración General de la Nación S u p r e m a C o r t e :

Vienen estos autos a la Procuración General a fin de dictaminar sobre el conflicto suscitado, atento a que el titular del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial N1 6 del Departamento Judicial de Mercedes, Provincia de Buenos Aires, resolvió su acumulación a la causa "Z.H. c/B.J. y otros s/ Daños y Perjuicios", en trámite por ante el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil N1 90, según lo solicitó la demandada y conformidad prestada por la actora (v. fs. 62 y 76). Entendió además que correspondía resolver el fondo del asunto al Juez que previno respecto de ambas causas, al existir identidad de partes demandadas y siendo el mismo hecho dañoso, decisión que fue admitida por el Juez Nacional a fs. 171 quien aproximadamente dos meses después declaro su incompetencia.

En cuanto a la cuestión en debate creo oportuno recordar que V.E. tiene dicho que la acumulación debe cumplir, para ser procedente, con los supuestos previstos en los arts.

188 y 190 del CPCC, los cuales señalan que se ordenará en cualquier etapa del proceso, hasta quedar en estado de sentencia, dejando a salvo el hecho de que procederá siempre que fuere admisible con arreglo a lo dispuesto por el art. 188 inc. 41 del código ritual, esto es que el estado de las causas lo permita en cuanto a su sustanciación conjunta sin producir demora perjudicial e injustificada en el trámite del o de los que estuvieren mas avanzados (conf. doctrina de Fallos 313:397; 314:811).

Al ser así cabe sin embargo ponderar en el presente caso que si bien ambas causas se hallan en trámite en la misma instancia pero ante jueces de diferentes jurisdicciones territoriales, y que el proceso que se ventila por ante el Juzgado Nacional en lo Civil N1 90 se encuentra mucho más

avanzado, ya que está en estado de dictar sentencia (el provincial recién inicia la apertura del periodo probatorio), es opinión de este Ministerio Público que la eventual demora en el trámite de las causa radicada en jurisdicción nacional (art. 188 inc. 41 del Código Procesal de la Nación), pierde relevancia frente a la necesidad de evitar el peligro del dictado de pronunciamientos contradictorios en juicios con identidad de hecho título y causa. Soy de parecer entonces que corresponde sin perjuicio del desistimiento de fs. 176 que este proceso quede radicado pero sin acumular ante el citado magistrado nacional, en especial, pues no surge de las actuaciones que haya cumplido con la exigencia que impone el art. 193 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación.

(conf. lo decidido lo V.E. en autos S.C.C..

2173, L.X.R.E.C. c/ Trado, L.A. y otros s/ daños y perjuicios de conformidad con lo dictaminado por esta Procuración General).

Por lo expuesto, opino que debe seguir entendiendo en el juicio el señor J. a cargo del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil N1 90 de esta Capital.

Buenos Aires, 30 de octubre de 2003.

N.E.B.