Procuración General de la Nación en la sentencia de Corte Suprema de Justicia, 17 de Septiembre de 2003, L. 310. XXXVIII

Emisor:Procuración General de la Nación
 
CONTENIDO

L. 310. XXXVIII.

RECURSO DE HECHO

L., J.O. c/L., O.R. y otros.

Procuración General de la Nación S u p r e m a C o r t e :

I.- Contra la decisión de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, S.H., que confirmó la medida cautelar ordenada por el estrado inferior (fs. 381/383 del incidente n1 43.165/2000, s/ precautorias), "Garantía Mutual de Seguros del Transporte Público de Pasajeros" interpuso el recurso extraordinario de fs. 395/410 del mismo expediente que, al ser denegado, motiva esta presentación directa.

En lo que interesa, en el proceso principal el Juez de primera instancia condenó, entre otros, a la aseguradora "Garantía Compañía Argentina de Seguros S.A." a pagar a la actora una suma de dinero, como consecuencia de los daños y perjuicios que sufriera en un accidente de tránsito (fs.

336/350 de esos autos, n1 122.688/1998).

Apelado el decisorio, la Cámara lo ratificó en relación a "Garantía Compañía de Seguros S.A." (fs. 622/640, idem), y desestimó a continuación su recurso extraordinario federal (fs. 677, idem).

En incidente por separado, el Juez hizo lugar al pedido de la actora que solicitó se trabara embargo sobre los fondos que en cuenta corriente bancaria poseyera "Garantía Mutual de Seguros del Transporte Público de Pasajeros", arguyendo que ésta aseguradora asumió el pasivo y el activo de "Garantía Compañía de Seguros S.A.".

(fs. 27/28 vta. y 330/ 333 de la pieza n1 43.165).

La Cámara Civil, como ya adelanté, confirmó la precautoria, con el argumento de que "Garantía Compañía de Seguros S.A." y "Garantía Mutual de Seguros del Transporte Público de Pasajeros" acordaron una cesión, mediante la cual ésta última aceptaba todos los activos y pasivos que fueran consecuencia de los contratos de seguro celebrados por la

primera, y que cubrieran los riesgos de los vehículos automotores destinado al transporte de pasajeros.

Con fundamento en los artículos 44 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, y 1434, 1457, 1469, 1474, 3262, 3266 y 3270 del Código Civil, el Tribunal entendió que, en casos como el presente, la cesionaria (la asociación mutual), ocupa en el proceso el lugar de su cedente, y no puede alegar derechos mejores ni más extensos que ésta, debiendo sujetarse a lo decidido con anterioridad a la cesión , sin retrotraerse por el simple traspaso del crédito.

En su recurso extraordinario la quejosa invoca la doctrina de la arbitrariedad, y sostiene que el resolutivo en crisis ha violado en su perjuicio los derechos y garantías constitucionales de defensa en juicio, legalidad, propiedad y supremacía de la Carta Magna. Aduce que no ha sido demandada y en consecuencia los efectos de la sentencia no la pueden alcanzar.

Específicamente, en relación a la decisión de Cámara, arguye que en la misma se ha aplicado una normativa que nada tiene que ver con la cuestión debatida y resuelta en primera instancia, ya que refiere a una cesión de derechos que fue anterior a la demanda, al accidente que la originó y a la contratación del seguro por parte del actor con la sociedad cedente.

II.- En resumen, la situación planteada en el sub examine es la siguiente:

Mediante resolución n1 25.429 del 5.11.1997, la Superintendencia de Seguros de la Nación autorizó a operar en el seguro de responsabilidad civil de vehículos automotores destinados al transporte público de pasajeros, a las nuevas entidades que adoptaran la forma jurídica de sociedades de seguros mutuos, y recibieran -a título de cesión- los activos

L. 310. XXXVIII.

RECURSO DE HECHO

L., J.O. c/L., O.R. y otros.

Procuración General de la Nación y pasivos de las aseguradoras existentes a la fecha de aquélla resolución originados en la cobertura referida (ver fs. 40/48 del incidente).

En virtud de dicha normativa, se constituyó "Garantía Mutual de Seguros del Transporte Automotores de Pasajeros", inscripta en el Instituto Nacional de Acción Cooperativa y Mutual el 28.1.1998 (fs. 75/76 idem).

En fecha 11.2.98 se protocolizó en registro notarial el contrato de cesión de activos y pasivos (fs.23/24 idem) entre "Garantía S.A." y "Garantía Mutual" (cesionaria), referido a los contratos de seguro celebrados por la cedente.

A continuación, la Superintendencia de Seguros autorizó a la mutual cesionaria a operar en el seguro de responsabilidad civil que ya referencié (resolución n1 25.646 del 27.2.1998, fs. 21/22 idem).

La demanda promovida en los principales, tiene como origen un accidente de tránsito ocurrido en fecha 25 de setiembre de 1999, y "Garantía Cía. Argentina de Seguros S.A." fue condenada en su carácter de aseguradora del coaccionado O.L. (póliza emitida en fecha 10.7.98 con vigencia hasta el 9.1.1999, ver fs. 51/61 de los autos n1 122.688/98).

Como ya dije más arriba, el Juez de primera instancia hizo lugar al pedido de embargo sobre fondos de la mutual cesionaria, con la doble argumentación de que había existido una cesión de activos y pasivos, y que las aseguradoras involucradas se encuentran íntimamente ligadas, por lo que la medida precautoria decretada tendía a hacer observar el principio de que el patrimonio es la prenda común de los acreedores, confirmando la Cámara en todo en cuanto había sido materia de agravios el criterio mencionado.

III.- Es doctrina de V.E. que si bien, como regla, las

resoluciones dictadas en materia de medidas cautelares no constituyen sentencia definitiva a los fines del recurso extraordinario, ello es así en tanto su mantenimiento no genere, en virtud de las particularidades del caso, consecuencias de imposible o insuficiente reparación ulterior, como ocurre en el sub lite, en el que la medida precautoria ha devenido en ejecutoria, ya que los fondos embargados a la recurrente salieron de su patrimonio y fueron por orden judicial depositados en el expediente (Fallos 313:116,279; 312:409; 308:144; entre otros).

Es por ello que cabe examinar el fondo la cuestión, a los efectos de determinar si ha existido arbitrariedad en la decisión de los jueces de la causa.

IV.- Debo advertir, en primer lugar, que, como lo indica la Cámara, la resolución n1 25.429 de la Superintendencia de Seguros de la Nación, para autorizar a entes mutuales como la quejosa a operar en el seguro de transporte público de pasajeros, exigía el requisito de que debían recibir a título de cesión los activos y pasivos de aseguradoras existentes a la fecha. Como ya indiqué en su momento la S.A. cedió a la mutual todos los activos y pasivos, consecuencia de contratos de seguros por ella celebrados.

Si indico ello así, la cesión efectuada por la sociedad anónima cedente, no podía legalmente -tal como pretende la mutual en sus queja-, ser sólo parcial.

Por otra parte, de las constancias de autos surge la íntima vinculación entre "Garantía Cía. Argentina de Seguros S.A." y "Garantía Mutual de Seguros del Transporte Público de Pasajeros" (ver cesión de activos y pasivos de fs. 37/38; testimoniales de fs. 252/253 y 254/255, peritación contable de fs. 259/264 y 314/316 y composición de sus elencos directivos

L. 310. XXXVIII.

RECURSO DE HECHO

L., J.O. c/L., O.R. y otros.

Procuración General de la Nación de fs. 275/280, actuaciones obrantes en autos n1 43.165, s/ precautorias) por lo que la decisión que afecta el patrimonio de esta última, más allá de las consideraciones jurídicas vertidas por los jueces de la causa, no es a mi criterio arbitraria, pues razonablemente tiende a proteger los derechos de terceros ajenos a la descripta situación irregular.

Descarto, por lo tanto, la existencia de agravios que susciten cuestión federal suficiente en el expediente traído a dictamen, por lo que estimo debe desestimarse la queja.

Buenos Aires, 17 de septiembre de 2003.

N.E.B.