Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 21 de Agosto de 2003, P. 834. XXXV

Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación
 
CONTENIDO

P. 834. XXXV.

R.O.

Ponce, Alba Themis c/ ANSeS s/ pensiones.

Corte Suprema de Justicia de la Nación Buenos Aires, 21 de agosto de 2003.

Vistos los autos: "P., Alba Themis c/ ANSeS s/ pensiones".

Considerando:

  1. ) Que la Sala I de la Cámara Federal de la Seguridad Social confirmó la sentencia de primera instancia que había revocado la resolución administrativa que había denegado la pensión derivada de la jubilación por invalidez del cónyuge, en razón de que la peticionaria había incurrido en la causal de pérdida del referido derecho prevista por el art. 1°, inc. a, de la ley 17.562, vigente a la fecha de fallecimiento de aquél.

    Contra dicho fallo, la demandada interpuso el recurso ordinario que fue concedido a fs. 87 y es formalmente admisible (art. 19, ley 24.463).

  2. ) Que el a quo hizo mérito de que el organismo administrativo sólo había ponderado que la actora no había acreditado su falta de culpa en la ruptura de la relación matrimonial, sin tomar en consideración otros elementos de juicio que indicaban que la titular había tenido que abandonar el hogar conyugal y que se había quedado en situación de desamparo con nueve hijos, según surgía de las actuaciones de fs. 32/35, y que el de cujus había denunciado su matrimonio en oportunidad de iniciar el trámite jubilatorio.

  3. ) Que la alzada también evaluó que era condición para la pérdida del beneficio que la separación se hubiera producido por culpa de ambos o por culpa exclusiva del cónyuge supérstite, y que la recta interpretación del art. 1° de la ley 17.562 imponía al organismo previsional establecer si

    la peticionaria había sido culpable o no de la separación mediante la fehaciente demostración de tal culpabilidad, pero nunca presumir su existencia y someter a la interesada a la exigencia de demostrar su inocencia.

  4. ) Que los argumentos expresados por la demandada relativos a la convivencia de la titular con un tercero antes de la muerte del de cujus no resultan eficaces para desvirtuar la solución del a quo ya que no permiten tener por probada la culpa de la apelante en la separación de hecho, elemento subjetivo que es condición para la pérdida del derecho a pensión en los términos del art. 1°, inc. a, de la ley 17.562, sin que resulte posible fulminar con aquella sanción a la peticionaria inocente o cuya culpa en la ruptura matrimonial no hubiese sido fehacientemente probada.

  5. ) Que tampoco resulta eficaz el argumento referente a que en la modificación del art. 2, inc. b, de la ley 17.562, efectuada por la ley 23.570, se mantuvo como causal de extinción del beneficio de pensión la vida marital de hecho, pues el planteo no se hace cargo de que en la mentada reforma se excluyó al cónyuge supérstite de entre los causahabientes enumerados en el referido inciso.

    Por ello, se declara admisible el recurso ordinario y se confirma la sentencia apelada. Costas por su orden. Notifí-quese y devuélvase. CARLOS S. FAYT - AUGUSTO CESAR BE- LLUSCIO - ENRIQUE SANTIAGO PETRACCHI - EDUARDO MOLINE O'CONNOR - GUILLERMO A.

    F.

    LOPEZ - ADOLFO ROBERTO VAZQUEZ (en di-

    P. 834. XXXV.

    R.O.

    Ponce, Alba Themis c/ ANSeS s/ pensiones.

    Corte Suprema de Justicia de la Nación sidencia) - J.C.M..

    DISI

    P. 834. XXXV.

    R.O.

    Ponce, Alba Themis c/ ANSeS s/ pensiones.

    Corte Suprema de Justicia de la NaciónDENCIA DEL SEÑOR MINISTRO DOCTOR DON A.R.V. Considerando:

  6. ) Que la Sala I de la Cámara Federal de la Seguridad Social confirmó la sentencia de primera instancia que había revocado la resolución del Instituto Nacional de Previsión Social D 6916/92, denegatoria de la pensión derivada de la jubilación por invalidez del cónyuge, en razón de que la peticionaria había incurrido en la causal de pérdida del referido derecho prescripta por el art. 1°, inc. a, de la ley 17.562, vigente a la fecha de fallecimiento de aquél.

  7. ) Que el a quo hizo mérito de que el organismo administrativo sólo había ponderado que la actora no había acreditado su falta de culpa en la ruptura de la relación matrimonial, sin tomar en consideración otros elementos de juicio que indicaban que la titular había tenido que abandonar el hogar conyugal y que se había quedado en situación de desamparo con nueve hijos, según surgía de las actuaciones de fs. 32/35, y que el de cujus había denunciado su matrimonio en oportunidad de iniciar el trámite jubilatorio.

  8. ) Que contra ese pronunciamiento la representante de la Administración Nacional de la Seguridad Social dedujo recurso ordinario de apelación, que fue concedido a fs. 87 y es admisible conforme con las prescripciones del art. 19 de la ley 24.463. Los agravios traídos a conocimiento de esta Corte cuestionan el fallo porque omitió tener en cuenta que la demandante había convivido en aparente matrimonio con R.M.C. desde que se separó de hecho de su esposo, unión de la que habían nacido dos hijos.

  9. ) Que por ser ello así no parece dudoso que la convivencia con un tercero durante la vida del causante ex-

    tinguió el derecho a la pensión en los términos de la legislación vigente al momento de producirse el hecho generador de la prestación, criterio que resulta acorde con las directivas del art. 210 del Código Civil que prevé la cesación de todo derecho alimentario para el cónyuge que vive en concubinato.

  10. ) Que sobre el particular, aun cuando nada se dijo sobre el tema en el escrito de demanda, las constancias del expediente administrativo agregado ponen de manifiesto la convivencia de la peticionaria en aparente matrimonio desde el año de la separación conyugal, ya que a fin de obtener las "franquicias escalafonarias" de la empresa Ferrocarril General Belgrano, para la cual prestaba sus servicios, el señor C. denunció que aquélla era casada, separada judicialmente y que estaba a su exclusivo cargo desde el año 1966, acompañando como constancia una información sumaria realizada ante el Juzgado de Paz Letrado de San Miguel de Tucumán.

  11. ) Que después de acaecido el fallecimiento del conviviente, la titular inició otra información sumaria realizada en el mismo juzgado para probar la larga vida en común que habían mantenido y que Ca su criterioC la habilitaba para acceder a los beneficios de la seguridad social. Sobre esa base, en virtud de lo prescripto por el art. 1 de la ley 23.570, en el año 1990, por resolución 01345 de la gerencia de la Caja Nacional de Previsión para el Estado y Servicios Públicos, se la incluyó en el beneficio que percibían los hijos nacidos de la aludida unión de hecho.

  12. ) Que, en consecuencia, la decisión de la cámara no se presenta como una derivación razonada del derecho vigente con aplicación a las circunstancias de la causa, ya que sobre la base de aspectos que examinaron sólo en forma parcial los hechos debatidos en las actuaciones, omitió ponderar pruebas conducentes para la correcta solución del litigio y, sin

    P. 834. XXXV.

    R.O.

    Ponce, Alba Themis c/ ANSeS s/ pensiones.

    Corte Suprema de Justicia de la Nación proporcionar argumentos serios, soslayó lo prescripto por el citado art. 1°, inc. a, de la ley 17.562, aplicable al caso por ser la norma vigente a la fecha de fallecimiento del causante, cuyo sentido y alcances deben ser ponderados teniendo en cuenta las disposiciones del Código Civil relativas a la cesación de todo derecho alimentario para el cónyuge que vive en concubinato (art. 210).

  13. ) Que, por último, es sabido que el beneficio de pensión tiende a cubrir una contingencia de muerte que conlleva el desamparo de las personas vinculadas con el afiliado fallecido, extremo ajeno al caso ya que está expresamente reconocido por la titular que dependió económicamente de la persona con quien convivió durante un lapso prolongado y que su cónyuge se desentendió de su subsistencia, ya que después de la separación no le proporcionó ayuda económica alguna.

    Por ello, se declara procedente el recurso de apelación y se revoca la sentencia apelada. Costas por su orden (art. 21 de la ley 24.463). N. y, oportunamente, remítase.

    A.R.V..