Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 20 de Marzo de 2003, C. 460. XXXVII

Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación
 
CONTENIDO
  1. 460. XXXVII.

    RECURSO DE HECHO

    C., H.F. c/L., C.L..

    Corte Suprema de Justicia de la Nación Buenos Aires, 20 de marzo de 2003.

    Vistos los autos: "Recurso de hecho deducido por la actora en la causa C., H.F. c/L., C.L.", para decidir sobre su procedencia.

    Considerando:

    1. ) Que contra el pronunciamiento de la Sala E de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil que, al modificar parcialmente el de primera instancia que había declarado el divorcio vincular, dejó sin efecto la culpabilidad que se había admitido respecto de la demandada y la confirmó con relación a la del actor, este último interpuso el recurso extraordinario cuya denegación dio origen a la presente queja.

    2. ) Que el remedio federal denegado es inadmisible, ya que los agravios propuestos por el apelante resultan ineficaces para habilitar la vía intentada, pues remiten al examen de cuestiones de hecho y de derecho común y procesal, materia propia del tribunal de la causa y ajena C. regla y por su naturalezaC al recurso del art. 14 de la ley 48.

    3. ) Que por lo demás, no se advierte que la resolución apelada, al revocar el divorcio vincular por culpa de la demandada y considerar que dicha causal no se había interpuesto en debida forma al contestar la reconvención, se halle viciada de un exceso ritual manifiesto que justifique su descalificación como acto jurisdiccional.

    4. ) Que ello es así pues, en el caso, la introducción en el pleito del tema de la culpa de la demandada debió realizarse por vía de reconvención de la reconvención y el magistrado interviniente haber dado traslado de su contenido a la demandada con el objeto de preservar el derecho constitucional de defensa en juicio, por tratarse de un nuevo objeto litigioso distinto del contenido en la demanda y en la

    reconvención Cseparación de hecho sin voluntad de unirse y divorcio vincular por culpa del actor, respectivamenteC, lo que no ocurrió.

    Por ello, y oído el señor Procurador General, se desestima la queja. N. y, previa devolución de los autos principales, archívese. JULIO S. NAZARENO - EDUARDO MOLINE O'CONNOR (en disidencia)- CARLOS S. FAYT - AUGUSTO CESAR BE- LLUSCIO - ENRIQUE SANTIAGO PETRACCHI (según su voto)- A.B. -G.A.F.L. (en disidencia)- ADOLFO RO- BERTO VAZQUEZ - JUAN C.M..

    VO

  2. 460. XXXVII.

    RECURSO DE HECHO

    C., H.F. c/L., C.L..

    Corte Suprema de Justicia de la NaciónTO DEL SEÑOR MINISTRO DOCTOR DON E.S.P. Considerando:

    Que el recurso extraordinario, cuya denegación originó esta queja, es inadmisible (art. 280 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación).

    Por ello, oído el señor Procurador General, se desestima la queja. N. y archívese, previa devolución de los autos principales. E.S.P..

    DISI

  3. 460. XXXVII.

    RECURSO DE HECHO

    C., H.F. c/L., C.L..

    Corte Suprema de Justicia de la NaciónDENCIA DEL SEÑOR VICEPRESIDENTE DOCTOR DON EDUARDO MOLINE O'CONNOR Y DEL SEÑOR MINISTRO DOCTOR DON GUILLERMO A. F.

    LOPEZ Considerando:

    1. ) Que contra el pronunciamiento de la Sala E de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil que, al modificar parcialmente el de primera instancia que había declarado el divorcio vincular, dejó sin efecto la culpabilidad que se había admitido respecto de la demandada y la confirmó con relación a la del actor, este último interpuso el recurso extraordinario cuya denegación dio origen a la presente queja.

    2. ) Que aun cuando los agravios planteados por el recurrente remiten al examen de cuestiones de derecho común y procesal, materia ajena C. regla y por su naturalezaC al remedio del art. 14 de la ley 48, ello no constituye óbice para su consideración por la vía intentada cuando, con lesión de la garantía consagrada por el art. 18 de la Constitución Nacional, el tribunal ha omitido el tratamiento de elementos esenciales para la correcta solución del caso e incurrido en exceso de rigor formal.

    3. ) Que ello es así pues el a quo concluyó en forma dogmática que no correspondía examinar la atribución de culpa a la demandada porque el actor no la había planteado en debida forma, esto es, al contestar la reconvención deducida por su contraparte, oportunidad en la que sólo le había imputado la comisión de injurias graves sin plantear dicha pretensión por vía reconvencional, solución que ha prescindido de que la cónyuge había contado con la posibilidad de controvertir las alegaciones del demandante y que si no lo hizo no podía invocar menoscabo alguno al derecho de defensa en juicio.

    4. ) Que en tal sentido, "cabe poner de relieve que la

      inviolabilidad de la defensa en juicio exige que se conceda una efectiva oportunidad de probar y alegar en resguardo de los derechos de la parte; pero si, ofrecida esa oportunidad, ella no es utilizada por negligencia imputable al interesado, su agravio no es atendible pues no se configura una ilegítima restricción a la garantía de que se trata" (conf. Fallos:

      287:145; 290:99; 306:195; 307:361; 311:758 y 318:1587).

    5. ) Que ello es así pues, frente a la contestación de la reconvención, la demandada pudo tomar conocimiento de sus términos y de ejercer su defensa, así como de producir la prueba correspondiente y alegar a su debido tiempo, mas nada dijo al respecto y sólo introdujo la cuestión al expresar agravios ante la segunda instancia, por lo que la situación de indefensión se produjo por su propia negligencia.

    6. ) Que los agravios vinculados con la contradicción en que había incurrido el tribunal al dejar sin efecto la admisión del divorcio vincular por culpa de la demandada y rechazar el daño moral solicitado por dicha parte, han sido objeto de adecuado tratamiento en el dictamen del señor P. General, cuyos fundamentos esta Corte comparte y a los cuales se remite por razón de brevedad.

    7. ) Que, en tales condiciones, las garantías constitucionales que se dicen vulneradas guardan nexo directo e inmediato con lo resuelto, por lo que corresponde admitir el recurso y descalificar el fallo apelado (art. 15 de la ley 48).

      Por ello, y lo concordemente dictaminado por el señor Procurador General, se declara formalmente admisible el recurso extraordinario y se deja sin efecto la resolución apelada. Con costas (art. 68 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación). Vuelvan los autos al tribunal de origen a fin de que, por medio de quien corresponda, proceda a dictar

  4. 460. XXXVII.

    RECURSO DE HECHO

    C., H.F. c/L., C.L..

    Corte Suprema de Justicia de la Nación un nuevo fallo con arreglo a lo expresado. Agréguese la queja al principal. N. y remítase. EDUARDO MOLINE O'CONNOR - G.A.F.L..