Procuración General de la Nación en la sentencia de Corte Suprema de Justicia, 28 de Octubre de 2002, R. 361. XXXVII

Actor:Rachid Luis
Emisor:Procuración General de la Nación
 
CONTENIDO

R. 361. XXXVII.

RECURSO DE HECHO

R., L. s/ causa N° 734/00.

Procuración General de la Nación Suprema Corte:

-I-

El Superior Tribunal de Justicia de Río Negro resolvió rechazar la queja interpuesta por el imputado R. contra la denegatoria del recurso de casación, respecto del fallo de la cámara de apelaciones en lo criminal con asiento en Viedma, por el cual se rechazara el recurso de apelación interpuesto contra la denegatoria de la excepción de incompetencia planteada (confrontar fs. 9/12, 15/19 de la queja y 1/2 y 4/6 del incidente de competencia que corre por cuerda a los autos principales).

Para adoptar ese temperamento, el a quo sostuvo que los agravios formulados no lograban rebatir eficazmente los términos de la denegatoria, lo que obsta a la prosecución del remedio procesal directo pues no cumple su cometido. Por lo demás, ponderó que la resolución recurrida por vía casatoria no constituía una decisión equiparable a definitiva y que la presunta privación de justicia alegada Csupuesto de excepción a ese principio generalC sólo fue referida nominalmente sin demostrar su existencia real (fs. 65/69).

Contra ese pronunciamiento se interpuso recurso extraordinario, cuya denegatoria, a fs. 44/49, dio lugar a la articulación de la presente queja.

-II-

En su escrito de fs. 52/58 el recurrente planteó, en forma genérica y poco clara, que la decisión del Superior Tribunal de Justicia de Río Negro no constituye una derivación razonada de los hechos y el derecho vigente en cuanto lo estaría privando de la garantía del juez natural, indispensable para que pueda ejercer las de defensa en juicio y debido proceso legal.

Alegó que los sentenciantes no analizaron, en el

caso, la competencia del fuero federal de esta ciudad, en el cual tramitarían procesos presuntamente conexos con el aquí en estudio, denegándole, así, su acceso, circunstancia que, además de constituir una efectiva privación de justicia, le ocasionaría un perjuicio irreparable.

-III-

Llamado a opinar acerca de la procedencia del recurso, entiendo que el mismo debe ser desestimado.

Así, las cuestiones en que se resuelven conflictos de competencia, según reiterada jurisprudencia de V.E., no constituyen, prima facie, sentencia definitiva en los términos del art. 14 de la ley 48 (Fallos: 301:615; 303:802; 305: 502; 311:605 y 1232; 316:1791 y 3093, entre otros y más recientemente en D.641.XXXV. in re ADu Pont Argentina S.A. c/ Industrias Atlántida S.A.@, resuelta el 9 de abril de este año).

Ahora bien, este principio reconoce excepciones en los casos en que exista denegatoria del fuero federal o cuando las cuestiones debatidas remitan a la consideración de puntos regidos por disposiciones constitucionales, y que constituyen materia de agravio.

En cuanto a la primera de ellas, estimo importante remarcar que el reclamo originario formulado por R. se circunscribía a que las actuaciones tramitaran ante la justicia ordinaria de esta ciudad, ratione loci (confrontar fs.

85/87 de los autos principales y 13/14, 20/21 y 26/27 de la queja) y no ratione materia, y que, además, la cuestión, sólo fue planteada por el recurrente en oportunidad de interponer el recurso extraordinario y en la queja ante su denegatoria, tardíamente a mi juicio (Fallos:

310:896, 1476; 313:1242; 320:305; 324:4358).

Por lo demás, tampoco se habría comprobado en el

R. 361. XXXVII.

RECURSO DE HECHO

R., L. s/ causa N° 734/00.

Procuración General de la Nación caso en estudio una posible afectación de principios regulados por nuestra Carta Magna, toda vez que la distribución de competencia entre los tribunales permanentes del país, es cuestión extraña a la garantía de los jueces naturales, la cual no se ve afectada por el hecho de que la causa tramite ante uno u otro de aquéllos (Fallos: 259:359; 262:73; 267:45 y 301:449) y no reúne, ninguna de las características de los constituidos ex profeso que veda el art. 18 de la Constitución Nacional (Fallos: 323:2035).

Nótese que a este respecto el Superior Tribunal de Río Negro convalidó, sea cual fuere la calificación legal de los hechos denunciados a la que se arribe, la competencia territorial de los tribunales de su provincia (confrontar fs.

68 de la queja).

A ello debemos agregar que el recurrente no rebate ninguno de los fundamentos invocados por el a quo al rechazar el planteo.

Esa omisión, también invalida la vía ahora intentada pues el recurrente no cumplió, como lo indica el superior tribunal provincial, con la carga de refutar todos y cada uno de los fundamentos de la decisión apelada ni con la necesidad de demostrar la existencia de cuestión federal (Fallos: 316:

2410, 2436 y 3093).

-IV-

Por ello opino que corresponde rechazar la presente queja.

Buenos Aires, 28 de octubre de 2002.

L.S.G.W.