Procuración General de la Nación en la sentencia de Corte Suprema de Justicia, 17 de Diciembre de 2001, C. 1962. XXXVII

Emisor:Procuración General de la Nación
 
CONTENIDO

Competencia N° 1962. XXXVII.

A., A.O. s/ infr. art. 302 del C.P.

Procuración General de la Nación Suprema Corte:

La presente contienda negativa de competencia finalmente trabada entre los titulares del Juzgado Nacional en lo Penal Económico N° 6, y del Juzgado de Garantías N° 1 del Departamento Judicial de Morón, Provincia de Buenos Aires, se refiere a la causa donde se investiga la denuncia formulada por S.M., apoderado de "Etaba SAIC".

Allí refiere que su poderdante se dedica a la venta de materiales para la construcción y alquiler de andamios, y que con motivo de esa actividad entabló una relación comercial con la firma "Empresa Integral Rodas y Asociados", la cual, en pago de mercadería, entregó un cheque de pago diferido de la cuenta corriente en el Banco Caja perteneciente a A.O.A., por un valor de 1.845 pesos, el cual al ser presentado al cobro fue rechazado por denuncia policial de robo. Ante ello, se comunicó con el titular de la cuenta quien le comentó que, un mes atrás, le habían sustraído del interior de su auto la chequera.

La titular del Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción N° 38, que previno, se inhibió para entender en la causa por cuanto estimó que la conducta denunciada encuadraría en las previsiones de los incs. 1° y 2° del art. 302 del Código Penal y remitió las actuaciones a conocimiento de la justicia en lo penal económico (fs. 14/15).

Este último, por su parte, basándose en la jurisprudencia de los fallos plenarios "Ortega, S.N." y "Fiumana, H.W." y los precedentes de V.E. en la materia (Fallos: 293:115 y 311:1388), se declaró incompetente

para conocer del libramiento de un cheque con domicilio de pago en el ámbito provincial (fs. 17).

El magistrado local, con jurisdicción sobre la localidad de M., no aceptó el planteo por prematuro. Sostuvo, compartiendo el criterio del fiscal, que no se encuentra debidamente acreditado en autos, que el cheque haya sido rechazado por "orden de no pagar denuncia policial", como tampoco si éste se encontraba en blanco o completo al momento de la sustracción, circunstancias que comprobadas podrían variar la calificación legal propuesta por el declinante (fs. 18/19).

Con la insistencia del juzgado penal económico y la elevación del incidente a la Corte, quedó trabada la contienda (fs. 21).

V.E. tiene establecido que es presupuesto necesario para una concreta contienda negativa de competencia que los jueces entre quienes se suscita se la atribuyan recíprocamente (Fallos: 304:342 y 1572; 305:2204; 306:591; 307:2139; 311:1965 y 314:239, entre otros), lo que no sucede en el sub lite, dado que el juez provincial no atribuyó competencia a la justicia en lo penal económico para conocer en el hecho objeto de este proceso.

Para el supuesto de que el Tribunal, por razones de economía procesal y atendiendo a la necesidad de dar pronto fin a la cuestión, decidiera dejar de lado este reparo formal, me pronunciaré sobre el fondo de la misma.

Habida cuenta que de los dichos del denunciante, -no controvertidos por otros elementos de la causa, y en base a los cuales me expediré para dirimir este conflicto (Fallos:

306:1387; 307:1145; 308:213 y 1786; 317:223)- se desprende que el cheque, materia de esta contienda, le habría sido sustraído

Competencia N° 1962. XXXVII.

A., A.O. s/ infr. art. 302 del C.P.

Procuración General de la Nación a su propietario, estimo que no se habría descartado, en el caso, la existencia de una posible conducta defraudatoria (Competencia N° 1762 in re APanagópulo, N. s/ infr. art.

302 del C.P.@, resuelta el 20 de noviembre de este año).

Por ello, en mi opinión, resulta aplicable al presente la doctrina de V.E., conforme la cual en el delito de estafa, o su tentativa, perpetrado mediante el uso de cheques extraviados o sustraídos cabe atenerse, a fin de determinar la jurisdicción competente, al lugar donde los títulos fueron entregados (Fallos: 313:823 y Competencia N° 775.XXXII, in re ACánovas, C.E. s/ denuncia tentativa de estafa@, resuelta el 10 de diciembre de 1996).

Habida cuenta que los escasos elementos probatorios agregados al incidente no alcanzan para acreditar esa circunstancia, estimo que corresponde al juzgado nacional que previno, profundizar la investigación en este sentido (Competencia N° 96.XXXIII in re A.G. de Szewczuk, M. s/ tentativa de estafa@, resuelta el 13 de mayo de 1997), sin perjuicio de lo que resulte una vez determinadas la causa y el lugar de la entrega originaria, anteriores a la presentación al cobro del valor y que aparecen como posibles de acreditar sobre la base, precisamente, del endoso del depositante, individualizado en el anverso del documento (Fallos: 323:59).

En mérito a lo expuesto, opino que corresponde al Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción N° 38, seguir

entendiendo en la causa, sin perjuicio de un posterior pronunciamiento fundado en los resultados obtenidos.

Buenos Aires, 17 de diciembre de 2001.

L.S.G.W.