Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 25 de Septiembre de 2001, A. 9. XXX

Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación
  1. 9. XXX.

    ORIGINARIO

    Ahumada, L.I. c/ Buenos Aires, Provincia de y otros s/ daños y perjuicios.

    Incidente sobre beneficio de litigar sin gastos.

    Corte Suprema de Justicia de la Nación Buenos Aires, 25 de septiembre de 2001.

    Autos y Vistos: Para resolver sobre el beneficio de litigar sin gastos solicitado por el codemandado R.A.E. a fs. 5/6.

    Considerando:

    1. ) Que la concesión del beneficio de litigar sin gastos queda librada a la prudente apreciación judicial, en tanto los medios probatorios incorporados al incidente reúnan los requisitos suficientes para llevar al ánimo del juzgador la verosimilitud de las condiciones de pobreza alegadas. En efecto, a diferencia de los ordenamientos procesales derogados, el legislador ha omitido referencias tasadas sobre el concepto de pobreza, pues éste, por ser contingente y relativo, presenta insalvables dificultades para ser definido con un alcance genérico que abarque la totalidad de las diferentes circunstancias que puedan caracterizar a los distintos casos por resolver. En suma, en cada situación concreta el Tribunal deberá efectuar un examen particularizado a fin de determinar la carencia de recursos o la imposibilidad de obtenerlos de quien invoque el beneficio para afrontar las erogaciones que demande el proceso en cuestión (conf.

      Fallos:

      311:1372; Z.15.X. "Zacarías, C.H. c/C., Provincia de y otros s/ sumario. Inc. sobre beneficio de litigar sin gastos" y C.308.XXIV "Corzo, M.A.T. vda. de y otros c/ Misiones, Provincia de - Dos Santos, W.H.; B., D.V. y/o quien resulte responsable s/ daños y perjuicios - incidente sobre beneficio de litigar gastos", pronunciamientos del 14 de octubre de 1.999 y del 4 de abril de 2.000, respectivamente).

      Este instituto encuentra sustento en dos preceptos

      de raigambre constitucional:

      la garantía de la defensa en juicio y la de la igualdad ante la ley (arts. 18 y 16 de la Constitución Nacional). Ello es así, habida cuenta de que por su intermedio se asegura la prestación de los servicios de justicia no ya en términos formales, sino con un criterio que se adecua a la situación económica del litigante. Empero, no debe olvidarse que frente a los intereses del peticionario se hallan los de su contraria, tan respetables como los de aquél, los que podrían verse complicados si a un limitado beneficio se lo transforma en indebido privilegio (conf.

      Fallos:

      311:1372 y C.308 XXIV. ya citados).

    2. ) Que en virtud de los principios expuestos y de conformidad con lo dictaminado precedentemente por la señora Procuradora Fiscal, el beneficio solicitado por el codemandado R.A.E. debe ser desestimado. En efecto, el peticionario no sólo no ha logrado acreditar los extremos invocados sino que deliberadamente ha omitido cumplir con los recaudos solicitados por el señor representante del Fisco a fs. 47 y ordenados por el Tribunal a fs. 49.

    3. ) Que, en primer lugar, si bien los testigos propuestos han coincidido en que E. ha sufrido complicaciones de salud, las que en su presentación funda en la injusta persecución penal de la que fue objeto como consecuencia del deceso de E.J.C. y con lo que pretende acreditar la disminución de sus ingresos, no han sido acompañadas en autos pruebas que así lo justifiquen ni ha demostrado que tales problemas hayan influido en el desempeño de las múltiples actividades que venía desarrollando en el campo profesional. En efecto, según los dichos de la testigo Jovtis, el doctor E. es reconocido internacionalmente y reclamado,

  2. 9. XXX.

    ORIGINARIO

    Ahumada, L.I. c/ Buenos Aires, Provincia de y otros s/ daños y perjuicios.

    Incidente sobre beneficio de litigar sin gastos.

    Corte Suprema de Justicia de la Nación por lo tanto, para que ejerza la docencia en las universidades, es profesor titular de la cátedra de oncología clínica de la Universidad del Salvador; es miembro de la "Asociación Argentina de Oncología Clínica", de la "Sociedad Argentina de Mastología" y de la "Sociedad Argentina de Cancerología", es representante argentino de la "Unión Internacional de Lucha contra el Cáncer", es miembro de la "Asociación Americana de Oncología Clínica" y de la E.O.R.T.C., las que lo requieren para dar conferencias (ver resp. preg. 4, fs. 26 vta./27).

    Es de destacar que E. no dejó de concurrir a ninguna de ellas ni a los distintos congresos a los que fue invitado, a poco que se repare en los reiterados pedidos de permiso para viajar al exterior efectuados en la causa N° 27.383 caratulada "E., R.A. por art. 84 C.

    Penal s/ incidente de autorización para salir del país", venidos ad effectum videndi et probandi del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional N° 5, los que fueron oportunamente otorgados (ver. fs. 6 vta., 11, 16, 25, 28, 31, 35 y 42). Incluso, el pedido de autorización efectuado a fs. 36 y reiterado a fs. 41 para concurrir a Tampa (Estados Unidos) lo fue con motivo de un simposio que él mismo estaba organizando. Todo lo cual crea, además, profundas dudas sobre la importancia de los problemas de salud que dice sufrir o haber sufrido y que, según él, perjudicaron su actividad profesional.

    1. ) Que a fs. 123/129 de estos autos, como así también a fs. 1/4, 9, 14, 22, 26, 30 y 32 del incidente indicado obran las notas e invitaciones a los citados congresos de las que se desprende que, a diferencia de lo manifestado por él, sólo en tres ocasiones -Cancún, Los Angeles y Viena- los gas-

      tos de pasaje y estadía corrían por cuenta de las instituciones organizadoras. Sin dejar de destacar, por otra parte, que los viajes siempre excedieron los días previstos para las reuniones académicas, por lo que cabe entender que esos gastos estaban a su cargo.

    2. ) Que, asimismo, los testigos manifiestan que el doctor E. vendió las acciones de las que era titular en el instituto que lleva su nombre en 1989 o 1990 (ver fs. 23 vta.). Es de señalar al respecto que no sólo llama la atención que ello haya sucedido precisamente al tiempo de haberse iniciado la querella criminal sino que además nada se dice ni se acredita sobre el destino que se ha dado a los fondos que como consecuencia se percibieron.

    3. ) Que si bien ellos relatan, también, que la atención a los pacientes por parte de E. es poco frecuente, que sólo hace algunas visitas domiciliarias y otras en su consultorio particular (ver resp. preg.

      2, testigos C. y Jovtis, fs. 23/23 vta. y 26/26 vta., respectivamente) o incluso que actualmente no atiende a nadie (ver, resp. preg. 7, testigo M., fs. 25 vta.), no ha intentado corroborarlo siquiera acompañando alguna documentación al expediente que justifique tal circunstancia como podrían haber sido, por ejemplo, los libros de citas de los pacientes.

    4. ) Que, asimismo, prueba de la reticencia de E. en cumplir con las medidas ordenadas lo constituye la presentación de los resúmenes de las tarjetas de crédito correspondientes a los últimos doce meses.

      En efecto, en autos acompaña los del año 1995 de Diners y los del año 1994 de American Express, lo cual impide un cotejo de los gastos realmente efectuados durante un mismo período. Sin dejar de

  3. 9. XXX.

    ORIGINARIO

    Ahumada, L.I. c/ Buenos Aires, Provincia de y otros s/ daños y perjuicios.

    Incidente sobre beneficio de litigar sin gastos.

    Corte Suprema de Justicia de la Nación destacar que, aquí también, resulta llamativa la fecha de su renuncia a esta última tarjeta.

    A su vez, de los resúmenes de operaciones del Banco del Buen Ayre resulta que también es socio de Visa, tarjeta que no había sido denunciada en autos. De todas ellas se desprenden los numerosos gastos realizados en el exterior -E.E.

    U.U., Europa (en estos dos lugares en varias oportunidades), India y China- como así también los efectuados en lugares de veraneo dentro del país y en esta ciudad. No puede dejar de señalarse, además, que hay una gran cantidad de pasajes comprados con las tarjetas, como, por ejemplo, a las compañías Varig, British Airways y American Airlines (ver fs. 52/71, 76/95 y 103/119). Lo cual corrobora que no todos los viajes efectuados al extranjero fueron solventados por las empresas organizadoras de congresos.

    1. ) Que con la documentación obrante a fs. 99/102 y 103/119 se acredita que el peticionario posee caja de ahorro y cuenta corriente en los Bancos de la Provincia de Buenos Aires y del B.A.. En este último mantiene, además, una cuenta corriente en dólares y un depósito a plazo fijo cuyo monto, también, se ha omitido denunciar.

      De la primera de las instituciones indicadas sólo se acompañan tres resúmenes y de la segunda falta el correspondiente al mes de octubre.

    2. ) Que a fs. 201 el Registro de la Propiedad Inmueble de la Provincia de Buenos Aires informa que R.A.E. es propietario de un inmueble, cuya valuación fiscal se intenta acreditar con un informe que no corresponde a ese bien. En efecto, repárese que el inmueble aparece a nombre de R.G.R., y que tampoco coincide el número de partida ya que mientras que el bien del peticionario

      figura como parcela 1670 D, la valuación se refiere a la parcela 1670 F. Asimismo, las inscripciones de dominio tampoco corresponden:

      una lleva el N° 084-018899 y la otra el N° 084-035388-5. Con lo que tampoco ha logrado cumplir con esta medida de prueba.

      10) Que, por último, cabe señalar que E. cobra un retiro militar de $ 1.443,08 como coronel médico (ver fs.

      30) y su esposa percibe una jubilación de $ 628,49 (ver fs.

      121). Sumas que no coinciden con el nivel de vida que lleva, de conformidad con las pruebas aportadas en el expediente.

      Asimismo, a fs. 122 obra copia del recibo de pago del servicio médico prepago "Medicus" del cual es socio y que asciende a la suma de $ 371,32.

      Por ello, de conformidad con lo dictaminado por el señor representante del Fisco a fs. 263, y la señora Procuradora Fiscal precedentemente, se resuelve: Rechazar el beneficio de litigar sin gastos solicitado por R.A.E.. Con costas (arts. 68 y 69 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación). N.. EDUARDO MOLINE O'CONNOR - CARLOS S.

      FAYT - AUGUSTO CESAR BELLUSCIO - ENRIQUE SANTIAGO PETRACCHI - ANTONIO BOGGIANO - GUSTAVO A.

      BOSSERT - ADOLFO R.V..