Procuración General de la Nación en la sentencia de Corte Suprema de Justicia, 30 de Agosto de 2001, B. 1163. XXXVI

Emisor:Procuración General de la Nación
 
CONTENIDO
  1. 1163. XXXVI.

    RECURSO DE HECHO

    B., G. c/ Ogrizek, N.R..

    Procuración General de la Nación S u p r e m a C o r t e:

    I El Tribunal Superior de la provincia de Santa Cruz hizo lugar al recurso de casación interpuesto por la demandada y revocó las resoluciones del juez, quien había rectificado el monto de la condena con relación al saldo de precio adeudado y mandó llevar adelante la ejecución.

    Contra ese pronunciamiento, interpuso recurso extraordinario la actora, cuya denegatoria motiva la presente queja.

    II El juez dictó sentencia haciendo lugar a la demanda (fs. 10/3) y condenó a la accionada a escriturar un inmueble previo pago del saldo de precio pactado en un acuerdo modificatorio otorgado el 25 de abril de 1983, a cuyo tenor el comprador debía abonar la suma de $ 2.820.000.000.- (según la moneda vigente en esa fecha) con más los intereses que se aplicaran a las operaciones comunes de descuento (ver fs. 16 de los autos principales).

    La demandada objetó el cómputo de intereses admitido en la sentencia sobre la base de que no resarcían los efectos de la desvalorización monetaria devengada desde entonces y solicitó la indexación del capital adeudado hasta el 31 de marzo de 1991 según los índices de costo de vida, con más un interés del 8% anual y a partir de la fecha mencionada,

    intereses según la tasa pasiva del Banco de la Nación Argentina hasta su efectivo pago (ver fs. 21).

    La Cámara hizo lugar al agravio y sustituyó los intereses pactados por el ajuste según índices de actualización B. era usual en aquélla época- y dijo tener en cuenta que el cálculo arrojaba la suma de U$S 51.575,40, que consideró un precio adecuado a la realidad económica imperante a la fecha del fallo (ver fs. 31 vta).

    Luego, la actora advirtió que había mediado un error en la conversión de la cifra estimada por el tribunal de Alzada, en virtud de los sucesivos cambios de moneda, de modo que el monto correctamente actualizado ascendía a $ 5.157,53.

    El Superior Tribunal de la provincia juzgó extemporánea la aclaratoria deducida por tal motivo y la Corte Federal estimó inadmisible el recurso extraordinario, aunque señaló que la parte podría deducir en la etapa de ejecución de sentencia su planteo sobre el error aritmético (fs. 37).

    Finalmente, el juez hizo lugar a la corrección sobre la base de un peritaje que corroboró el error denunciado (fs.

    43/44) y la Cámara confirmó el fallo (fs. 62/6). Sin embargo, el Superior Tribunal de la provincia revocó el pronunciamiento y juzgó que, de todos modos, el valor total del precio estimado antes por la Cámara -en U$S 81.917,89era el apropiado de acuerdo al conocimiento general que proporciona la experiencia común y las características del inmueble. Luego también desestimó el recurso federal interpuesto contra ese fallo (fs. 93/8).

    III

  2. 1163. XXXVI.

    RECURSO DE HECHO

    B., G. c/ Ogrizek, N.R..

    Procuración General de la Nación El recurrente sostiene que la sentencia del Superior Tribunal es arbitraria porque se ha apartado de las constancias de la causa al omitir el análisis del error numérico invocado, afirmando que el saldo establecido no era un mero producto aritmético sino la mezcla de cálculos y otros componentes como el valor paisajístico y la potencialidad turística del inmueble. Destaca que tales hechos habían sido computados por la Cámara para sustituir los intereses por la indexación y que sólo se trataba de mantener el valor adquisitivo de lo pactado en el contrato y no realizar una nueva estimación de su valor. Destaca que el error numérico es manifiesto y comprobado y que fue admitido por el mismo tribunal que incurrió en él.

    IV En mi opinión asiste razón al apelante en cuanto señala que no puede convalidarse el monto de una condena que constituye la expresión de un error en la conversión de la moneda Blo que no está controvertido- bajo pretexto de que el resultado parece adecuado al valor del bien. Pues ello importaría un apartamiento del principio de congruencia, lesivo del derecho de defensa, ya que el juicio no versó acerca de la revisión del valor del precio acordado por las contratantes.

    La Corte tiene dicho que si bien las cuestiones comprendidas en la litis y el alcance de las peticiones de las partes no constituye, como regla, materia del recurso extraordinario, cabe hacer excepción a dicho principio cuando, como ocurre en el caso, el tribunal modifica el monto de la

    condena sin hacerse cargo de que procedía de un error numérico y excediendo lo peticionado oportunamente por el apelante en sus agravios (conf. doctrina de Fallos 307:1173, 1834; 306:1271, 2054 entre otros).

    En efecto, si bien es cierto que, observando reiterada jurisprudencia sobre la materia, los jueces de la causa admitieron la sustitución de los intereses pactados por un sistema de indexación monetaria, advierto también, que el error en el cálculo pudo condicionar la decisión que entonces adoptó la Cámara, de aceptar solamente la actualización del saldo mediante índice de costo de vida (fs. 22/33), mientras que la demandada B. expresar los agravios que le causó la sentencia del juez- había solicitado también la inclusión de intereses al 8% anual desde el vencimiento de las cuotas hasta el 31 de marzo de 1991 y, desde entonces, la aplicación de la tasa pasiva que paga el Banco de la Nación Argentina.

    A mi modo de ver, el tribunal a-quo debe volver a examinar ese reclamo, a la vista del cálculo correcto, pues sólo en esa medida podría elevarse la liquidación de la condena sin exceder los términos de la litis.

    Es que en cierto modo, es atinado lo que señaló la Corte local cuando dijo que la fijación de la condena no se fundó solamente en un cálculo aritmético, sino en la evaluación de que ese resultado B.- era adecuado para preservar el equilibrio contractual.

    Pues bien, ello implica que esta última consideración Bbasada en un error- autoriza a revisar si el ajuste por índice de precios ordenado en la sentencia es adecuado como pauta de ajuste para mantener inalterado el valor de la prestación comprometida, o si cabe adicionar intereses como se había solicitado en los agravios.

  3. 1163. XXXVI.

    RECURSO DE HECHO

    B., G. c/ Ogrizek, N.R..

    Procuración General de la Nación En consecuencia, opino que V.E. debe declarar procedente el recurso extraordinario y ordenar que se dicte un nuevo fallo con los alcances expuestos.

    Buenos Aires, 30 de agosto de 2001.

    N.E.B.