Procuración General de la Nación en la sentencia de Corte Suprema de Justicia, 29 de Agosto de 2001, C. 1385. XXXVII

Emisor:Procuración General de la Nación
 
CONTENIDO

Competencia N° 1385. XXXVII.

M., J.R. s/ asociación ilícita.

Procuración General de la Nación Suprema Corte:

Entre los titulares del Juzgado de Primera Instancia en lo Criminal N° 11 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, Provincia de Buenos Aires, y del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 9, se suscitó la presente contienda negativa de competencia en la causa en la que se investiga la conducta de J.R.M., quien junto con otros funcionarios de la policía de la Provincia de Buenos Aires, formarían parte de una organización delictiva destinada a la extorsión de personas, con la finalidad de obtener un lucro indebido.

De los antecedentes agregados al legajo surge que las actualizaciones tuvieron origen con la remisión de testimonios de las escuchas telefónicas obtenidas en el proceso iniciado ante la justicia federal, con motivo del atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (A.M.I.A.). Tal remisión tendría por finalidad la investigación de la posible comisión de delitos de acción pública por parte de los funcionarios policiales que no estarían afectados a aquella investigación.

Así, en sede provincial y ya avanzada la pesquisa, se dispuso la prisión preventiva de catorce miembros de la fuerza de seguridad en orden a los delitos que se desprenden de la conducta descripta ab initio (confr. fs. 39/121). Con motivo de los recursos interpuestos por las partes, la Cámara de Apelaciones departamental dispuso revocar parcialmente la medida cautelar respecto de los procesados R., I., A. y B., en orden al delito contemplado por el art. 210 del Código Penal, por cuanto consideró que los hechos materia de investigación, en relación a esa conducta, son los mismos que se ventilan en la causa comúnmente conocida como AAMIA@, cuyo juzgamiento por separado importaría la posibilidad de violar la prohibición constitucional del doble juzgamiento.

En relación a Maisú y a los hechos motivo de la contienda, el tribunal de alzada confirmó la prisión preventiva dictada a su respecto. Sostuvo particularmente que, sin

perjuicio de lo resuelto respecto de sus consortes, su situación es distinta a la de aquéllos, toda vez que no le ha sido imputada la participación en la asociación ilícita ante la justicia federal, indicando al a quo que debía expedirse sobre la competencia (fs. 157/164).

La magistrada provincial, sin perjuicio de dejar a salvo su criterio respecto a la falta de identidad entre los hechos, que afirmó la alzada, por cuanto, a su juicio, no existiría identidad de objeto, requisito necesario para la aplicación del precepto constitucional no bis in idem, declaró su incompetencia parcial y dispuso la remisión de las piezas procesales pertinentes al juez federal (fs. 170/174).

Este último, por su parte, de conformidad a lo dictaminado por el representante de este Ministerio Público Fiscal, rechazó la competencia atribuida. Consideró que la asociación ilícita imputada a M. tuvo su marco de actuación en los hechos delictivos que se investigan en la causa N° 64.580 del juzgado provincial, y que no tienen vinculación alguna con los que son materia del juicio oral y público que llevará a cabo el Tribunal Oral Federal N° 3.

Valoró, para ello, jurisprudencia de la cámara del fuero, en cuanto A...es admisible la posibilidad de persecución penal contra sólo un individuo aunque se le impute la comisión de un hecho delictivo en el que haya existido pluralidad de intervinientes@ (fs.

200/201).

Devueltas las actuaciones al tribunal de origen, su titular, mantuvo el criterio sustentado y, en esta oportunidad, agregó que la posibilidad de que la justicia federal juzgue a algunos de los coautores de un delito, mientras que la provincial sea la encargada de enjuiciar a otro de los coautores del mismo hecho, implica la posibilidad cierta de pronunciamientos definitivos contradictorios sobre el mismo punto a decidir. Por lo demás, agregó que si el hecho imputado a R., I., B. y A. como asociación ilícita en el fuero de excepción es el mismo que bajo ese rótulo se le reprocha a Maisú, en estas actuaciones, la situación debería ser resuelta en relación a todos los coauto-

Competencia N° 1385. XXXVII.

M., J.R. s/ asociación ilícita.

Procuración General de la Nación res, en la justicia federal. En cambio, si se tratare de hechos distintos, todos los imputados de aquel delito, deben ser juzgados por la justicia provincial.

Finalmente reiteró que, en su opinión, el delito de asociación ilícita que se investiga en su jurisdicción tiene base fáctica diferente a aquel que bajo la misma calificación legal ha de ser materia de juicio ante el Tribunal Oral Federal N° 3 de esta ciudad (fs. 208/209).

Así quedó trabada la contienda.

Preliminarmente, estimo de fundamental importancia definir el alcance de los hechos que motivan esta incidencia, por los que el aquí enjuiciado fuera sometido a proceso, y sus implicancias a fin de poder determinar el tribunal que continuará con la tramitación de la causa.

En este orden de ideas, y en mi opinión, la asociación ilícita que se le imputa a M., y por la cual fuera procesado ante la justicia provincial -nótese que es el único funcionario policial respecto del cual, en esa sede, se dictara una medida cautelar por ese delito- y aquella que se les reprocha a R., I., A. y B. ante la justicia federal de esta ciudad, es una sola, con pluralidad de hechos e intervinientes; ello sin perjuicio de que en la distribución de funciones, se asignen a algunos de sus coautores tareas relativas a injustos -de distinta competencia material- propia de esa figura penal, y que sus cómplices podrían o no conocer, pero con un fin común.

Tal circunstancia se desprende de los propios dichos de los magistrados contendientes, quienes, entre otros supuestos, se limitan a debatir la posibilidad de enjuiciar a algún partícipe de una misma asociación ilícita separadamente del resto, como así también de las numerosas constancias agregadas al expedientes que corre por cuerda (confr. fs.

144/146; 147/148; 223/235 y 246/255 del cuerpo Ahecho XI@; 217/218; 219/220 y 225/226 del cuerpo Ahecho IV@, entre muchas otras), en relación a los integrantes de la llamada A. de R.@.

Sentado ello y habida cuenta que el magistrado nacional no cuestiona que M. formara parte de la asociación ilícita que investiga el tribunal oral federal, sino que, por el contrario, lo reconoce expresamente, opino que en razón del carácter permanente del delito de que se trata y de la necesidad de no arribar a pronunciamientos contradictorios en una misma materia y de una mejor, más expedita y uniforme administración de justicia (Fallos: 293:115; 301:728; 306:842; 316:2529; 318:1831; 320:2482, entre muchos otros y Competencia N° 1083.XXXVII in re ADíaz, L.D. y otros s/ asociación ilícita@, resuelta el 23 de agosto del corriente año), corresponde asignar competencia al fuero de excepción para conocer en la causa, sin perjuicio de que el procesado no haya participado en la comisión de todos los hechos ilícitos imputados a los demás integrantes de la asociación.

Buenos Aires, 29 de agosto del año 2001.

L.S.G.W.