Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 19 de Diciembre de 2000, B. 327. XXXII

Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación
 
CONTENIDO

B. 327. XXXII.

ORIGINARIO

Buenos Aires, Provincia de c/ V.P. y Cía. S.R.L. y otros s/ daños y perjuicios.

Corte Suprema de Justicia de la Nación Buenos Aires, 19 de diciembre de 2000.

Vistos los autos: ABuenos Aires, Provincia de c/ V.P. y Cía. S.R.L. y otros s/ daños y perjuicios@, de los que Resulta:

I) A fs. 41/45 se presenta la Provincia de Buenos Aires e inicia demanda contra la firma V.P. y Cía.

S.R.L. y C.M. en su carácter de propietario y conductor respectivamente del automotor tipo camión M.B., dominio C 1.617.026. Asimismo, la dirige contra quien resulte propietario y/o poseedor de ese vehículo.

Dice que el 14 de marzo de 1995, cuando el señor C.A.M.D., agente de la administración pública provincial, conducía el automotor F.F., dominio B 1.916.957, propiedad de la actora, por la Avenida Galdós desde M. hacia C. traspuso la calle Necochea con luz habilitante, fue embestido por el camión M.B. conducido por el codemandado M.. Sostiene que el accidente se debió exclusivamente al comportamiento de este conductor quien cruzó la intersección pese a la luz roja y a alta velocidad.

Estima los daños que describe y reclama por la depreciación del automotor. Pide la citación en garantía de la aseguradora.

A fs. 57 precisa que la demandada es la firma V.P. y Compañía S.R.L., la que es titular dominial del vehículo, según lo informa el Registro de la Propiedad Automotor.

II) A fs.

61/65 contesta la empresa mencionada.

Realiza una negativa de carácter general y da su propia versión de los hechos.

En ese sentido se limita a señalar que el rodado de su propiedad circulaba a marcha moderada y reglamentaria por la calle Necochea y que, al llegar a su intersección con la

Avenida Galdós encontrándose habilitado por la indicación del semáforo, fue violentamente embestido por el que conducía M.D., que avanzaba "en forma descontrolada".

Pide la aplicación de lo que dispone la ley 24.283 y la ley 24.432.

III) A fs. 78/82 se presenta el codemandado C.M., quien reproduce los argumentos expuestos por la empresa V.P.. En igual sentido se expresa a fs. 92/96 la citada en garantía (Compañía de Seguros Unión Comerciantes S.A.).

Considerando:

  1. ) Que este juicio es de la competencia originaria de la Corte Suprema (arts. 116 y 117 de la Constitución Nacional).

  2. ) Que como lo ha dicho esta Corte en Fallos:

    310:2804, y lo ha reiterado en numerosos precedentes, la sola circunstancia de la existencia de un riesgo recíproco no excluye la aplicación de lo dispuesto en el art. 1113, segundo párrafo del Código Civil, que regula lo atinente a la responsabilidad civil por el hecho de las cosas y, de tal suerte, en supuestos como el sometido a la consideración del Tribunal, se crean presunciones de causalidad concurrentes como las que pesan sobre el dueño o guardián, quienes deben afrontar los daños causados a otro salvo que prueben la existencia de factores eximentes.

  3. ) Que, en efecto, si bien ambas partes se imputan recíprocamente la culpa de la colisión, la prueba aportada por la demandada no resulta suficiente para liberarla de responsabilidad, máxime si se tiene en cuenta que quedó acreditado que el vehículo de su propiedad resultó ser el embestidor del automóvil Ford Falcon de propiedad del Estado provincial (conf. fs. 113, respuesta del codemandado M. -conductor

    B. 327. XXXII.

    ORIGINARIO

    Buenos Aires, Provincia de c/ V.P. y Cía. S.R.L. y otros s/ daños y perjuicios.

    Corte Suprema de Justicia de la Nación del camión M.B.- a la segunda posición -cuestionario de fs. 109-). Y si bien el absolvente pretendió eximirse de responsabilidad al hacer la aclaración de que él tenía luz verde a su favor, y que el vehículo de la actora cruzó con luz del semáforo en rojo, tal aseveración -que no ha sido demostrada- no excusa su conducta, pues en las vías reguladas por semáforos "debe permitirse finalizar el cruce iniciado por otro y no comenzar el propio aun con la luz verde, si del otro lado de la encrucijada pasa un vehículo o peatón" (conf. art.

    42, apartado e del Reglamento Nacional de Tránsito y Transporte, aprobado por decreto 692/92, modificado por su similar 2254/92).

  4. ) Que ello se corrobora con el peritaje técnico de fs. 122/124. El experto ratifica lo expuesto en la demanda acerca del modo en que se produjo el accidente, destacando que el móvil de la actora "es impactado en su parte trasera izquierda por la parte delantera" del perteneciente a la demandada. Agrega que, en consideración a los daños que ilustran las fotografías del Ford Falcon, éste llegó "primero a la intersección" y después fue embestido por el camión con su frente; y que se ve claramente en aquéllas el impacto del paragolpes del vehículo de la demandada en el guardabarros del de la actora.

  5. ) Que en atención a lo expuesto cabe concluir que el conductor del camión de la demandada no tomó las precauciones necesarias y que su accionar fue la causa eficiente del accidente, motivo por el cual debe admitirse su responsabilidad y la de la empresa V.P. en su calidad de propietaria del vehículo.

  6. ) Que en consecuencia, corresponde determinar el alcance del resarcimiento pretendido, comprensivo del daño

    emergente y la desvalorización del vehículo.

  7. ) Que con relación al primer ítem cabe tener presente que con el peritaje mencionado se acredita que los daños detallados a fs.

    42 guardan suficiente relación con las características de la colisión (ver fs. 122 vta. punto b) y con el presupuesto proporcionado por el Departamento de Automotores de la Provincia de Buenos Aires agregado a fs. 10 vta., como así también que las reparaciones han sido efectuadas (ver fs. 22 vta. del expediente administrativo). Por lo que corresponde hacer lugar a la suma reclamada por este concepto en su totalidad.

  8. ) Que la actora debe ser indemnizada por la desvalorización del vehículo. En efecto, a juicio del experto, la naturaleza de las reparaciones a las que se vio sometido por los daños que describe y evidencian las fotografías de fs. 8/9 hacen razonable admitir una disminución del valor de un 8,95% que aquél estima en $ 349,05 al momento del dictamen (ver fs.

    122 vta./123 vta. puntos b, c y cuadro 2). No obsta a ello la objeción de la demandada acerca de la falta de inspección del automotor si se considera que los medios probatorios aportados (acta de choque, presupuestos y fotografías) permiten afirmar la mengua del valor de mercado sufrida por el rodado.

    Cabe puntualizar que para determinar el monto de este rubro se debe tomar en cuenta, también, el tiempo transcurrido desde la fecha en que se efectuó el peritaje, circunstancia que hace necesaria la aplicación del art. 165 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación. Por lo tanto y sobre esta base se lo fija en $ 250.

  9. ) Que, en tales condiciones, el monto total de la indemnización asciende a la suma de $ 1.050. Los intereses se deberán calcular desde el 14 de marzo de 1995 -fecha del accidente- hasta el efectivo pago, a la tasa que percibe el

    B. 327. XXXII.

    ORIGINARIO

    Buenos Aires, Provincia de c/ V.P. y Cía. S.R.L. y otros s/ daños y perjuicios.

    Corte Suprema de Justicia de la Nación Banco de la Nación Argentina en sus operaciones ordinarias de descuento (Fallos: 317:1921).

    Por ello y lo dispuesto por el art. 1113, segundo párrafo y concordantes del Código Civil, se decide: Hacer lugar a la demanda seguida por la Provincia de Buenos Aires contra V.P. y Cía. Sociedad de Responsabilidad Limitada, y C.M. condenándolos a pagar, dentro del plazo de treinta días, la suma de $ 1.050 con más los intereses que se liquidarán en la forma establecida en el considerando 9°. La condena se hace extensiva a la citada en garantía (art. 118, ley 17.418). Con costas (art. 68, Código Procesal Civil y Comercial de la Nación).

    Teniendo en cuenta la labor desarrollada en el principal y de conformidad con lo dispuesto por los arts. 6°, incs. a, b, c y d; 7°, 8°, 9°, 37 y 38 de la ley 21.839, modificada por la ley 24.432, se regulan los honorarios de los doctores R.F.C. y L.M.P., en conjunto, por la dirección letrada y representación de la actora, en la suma de seiscientos cincuenta pesos ($ 650) y los de los doctores A.D.M. y Z.S., en conjunto, en las sumas de ciento cuarenta y cinco pesos ($ 145) por la dirección letrada y representación de V.P. y Cía. Sociedad de Responsabilidad Limitada; en la de ciento cuarenta y cinco pesos ($ 145) por la dirección letrada y representación de C.M. y en la de ciento cuarenta y cinco pesos ($ 145) por la dirección letrada y representación de la citada en garantía.

    Asimismo, considerando la tarea cumplida a fs.

    122/124 por el perito ingeniero mecánico D.C., se fijan sus honorarios en la suma de doscientos cincuenta pesos ($ 250). N. y, oportunamente, archívese. EDUARDO MOLINE

    O=CONNOR - CARLOS S. FAYT (en disidencia parcial) - AUGUSTO CESAR BELLUSCIO - ENRIQUE SANTIAGO PETRACCHI - ANTONIO BOGGIANO (en disidencia parcial) - G.A.F.L. -G.A.B..

    DISI

    B. 327. XXXII.

    ORIGINARIO

    Buenos Aires, Provincia de c/ V.P. y Cía. S.R.L. y otros s/ daños y perjuicios.

    Corte Suprema de Justicia de la NaciónDENCIA PARCIAL DE LOS SEÑORES MINISTROS DOCTOR DON CARLOS S. FAYT Y DON ANTONIO BOGGIANO Considerando:

    Que los infrascriptos coinciden con el voto de la mayoría con excepción de los considerandos 8° y 9° que expresan en los siguientes términos.

  10. ) Que, en tales condiciones, el monto total de la indemnización asciende a la suma de $ 1.050. Los intereses se deberán calcular desde el 14 de marzo de 1995 -fecha del accidente- hasta el efectivo pago, a la tasa pasiva promedio que publica el Banco Central de la República Argentina (Fallos: 317:1921, disidencias parciales de los jueces F. y L. (h) y B.).

  11. ) Que la condena debe hacerse extensiva a la citada en garantía en los términos del art. 118 de la ley 17.418.

    Por ello, se decide: Hacer lugar parcialmente a la demanda seguida por la Provincia de Buenos Aires contra V.P. y Cía. Sociedad de Responsabilidad Limitada y C.M., condenándolos a pagar, dentro del plazo de treinta días, la suma de $ 1.050 con más los intereses que se liquidarán en la forma establecida en el considerando 8°. La condena se hace extensiva a la citada en garantía (art.

    118, ley 17.418). Con costas (art. 68, Código Procesal Civil y Comercial de la Nación).

    Teniendo en cuenta la labor desarrollada en el principal y de conformidad con lo dispuesto por los arts. 6°, incs. a, b, c y d; 7°, 8°, 9°, 37 y 38 de la ley 21.839, modificada por la ley 24.432, se regulan los honorarios de los doctores R.F.C. y L.M.P., en conjunto, por la dirección letrada y representación de la actora, en la suma de seiscientos cincuenta pesos ($ 650) y

    los de los doctores A.D.M. y Z.S., en conjunto, en las sumas de ciento cuarenta y cinco pesos ($ 145) por la dirección letrada y representación de V.P. y Cía. Sociedad de Responsabilidad Limitada; en la de ciento cuarenta y cinco pesos ($ 145) por la dirección letrada y representación de C.M. y en la de ciento cuarenta y cinco pesos ($ 145) por la dirección letrada y representación de la citada en garantía.

    Asimismo, considerando la tarea cumplida a fs.

    122/124 por el perito ingeniero mecánico D.C., se fijan sus honorarios en la suma de doscientos cincuenta pesos ($ 250). N. y, oportunamente, archívese. C.S.F. -A.B..