Procuración General de la Nación en la sentencia de Corte Suprema de Justicia, 31 de Octubre de 2000, C. 1216. XXXVI

Emisor:Procuración General de la Nación
 
CONTENIDO

Competencia N° 1216. XXXVI.

M., E.M. s/ estafa.

Procuración General de la Nación S u p r e m a C o r t e :

La presente contienda negativa de competencia suscitada entre los titulares del Juzgado en lo Criminal de Instrucción N1 11, y del Juzgado de Garantías N1 3 del departamento judicial de M., provincia de Buenos Aires, se refiere a la causa donde se investiga la denuncia formulada por R.C.G..

En ella refiere haber efectuado un préstamo dinerario por la suma de 4000 pesos a una cliente de nombre E.M.M., quien, ante la imposibilidad de devolverle el dinero, le entregó dos cheques, uno de ellos de pago diferido, pertenecientes a cuentas corrientes de terceros en el Bank Boston y en el Banco de la Provincia de Buenos Aires que, en oportunidad de ser presentados al cobro, le informaron que los valores registraban denuncia de robo.

El magistrado nacional, sostuvo que, sin perjuicio de que el hecho a investigar encuadraría en alguno de los supuestos del artículo 302 del Código Penal, por cuanto los cheques habrían sido entregados para saldar una deuda precontraída, la maniobra habría tenido principio de ejecución en la localidad de M., donde se entregó el dinero acordado. Por ello declinó la competencia en favor del tribunal provincial con jurisdicción sobre dicha localidad (fs. 10).

Por su parte, el magistrado local de conformidad a lo dictaminado por el fiscal, a cuyas conclusiones se remitió, rechazó tal atribución por considerar que la conducta reprochada a M., no encuadraría en la calificación legal propuesta por el preopinante, ya que los valores de terceros, habría sido denunciados como robados y entregados en esta jurisdicción (fs. 16).

Con la formación del incidente y su elevación a la

Corte, quedó trabada la contienda (fs. 19).

Más allá de que no se encuentran agregados al incidente la copia de la denuncia o el informe del banco respectivo que dé cuenta de este hecho, toda vez que de los dichos del denunciante surge que los cheques habrían sido entregados en pago de una deuda dineraria preexistente (conf. fs. 2/4 y 8/10), entiendo que no existió simultaneidad entre las contraprestaciones y, por ende, su entrega no constituyó el ardid determinante del delito de estafa (Fallos: 316:2505 y 317:194 y Competencia N1 776, XXXV in re ACorsinski, H.R. s/infr. al art. 302 del Código Penal@ resuelta el 4 de abril del año 2000).

En esta inteligencia, estimo que el hecho denunciado encuadraría prima facie en los supuestos del artículo 302 del Código Penal, que compete investigar al juez con jurisdicción sobre el domicilio del banco girado (Fallos:

310:2742; 311:1388; 315:1737 y 2746).

Por todo lo expuesto, opino que corresponde atribuir competencia al Juzgado de Garantías de M. para conocer en la causa.

Buenos Aires, 31 de octubre del año 2000.

L.S.G.W.