Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 21 de Junio de 2000, M. 426. XXXV

Actor:Matvichuck de Karabaza ana
Demandado:Anses
Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación
 
CONTENIDO

M. 426. XXXV.

R.O.

Matvichuck de Karabaza, Ana c/ ANSeS s/ pen- siones.

Corte Suprema de Justicia de la Nación Buenos Aires, 21 de junio de 2000.

Vistos los autos: "Matvichuck de Karabaza, Ana c/ ANSeS s/ pensiones".

Considerando:

1°) Que contra el pronunciamiento de la Sala I de la Cámara Federal de la Seguridad Social que, al revocar la sentencia de primera instancia que había rechazado la demanda y confirmado la resolución denegatoria de la pensión solicitada, ordenó al organismo previsional el dictado de una nueva decisión, la representante de la Administración de la Seguridad Social dedujo recurso ordinario de apelación, que fue concedido y es procedente de acuerdo con lo dispuesto por el art. 19 de la ley 24.463.

2°) Que después del fallecimiento de su hijo ocurrido en el año 1988, la actora pidió a la Caja Nacional de Previsión de la Industria, Comercio y Actividades Civiles la pensión derivada en razón de que, según sostuvo, estaba incapacitada y a cargo del causante. Por resolución 6911/91 la ANSeS no hizo lugar a la prestación pues la Gerencia de Medicina Social no había reconocido invalidez laboral en los términos del art. 38 de la ley 18.037, ya que sólo había estimado un porcentaje de disminución física del 35% de la total obrera.

3°) Que a pesar de que la Sala I de la ex Cámara Nacional de la Seguridad Social dictó sentencia confirmatoria de la referida decisión que fue consentida, en el mes de agosto de 1993, sobre la base de nuevos certificados médicos presentados por la interesada, se reabrió el procedimiento administrativo. La junta médica que intervino en esa oportunidad reiteró en el dictamen que el porcentaje alcanzaba al 35% de incapacidad física e intelectual, parcial y permanente

que no impedía el desempeño de tareas redituables, resolución que fue apelada.

4°) Que la parte fue notificada de la conversión del procedimiento dispuesta por los arts.

15 y 24 de la ley 24.463, y después de que la cámara salvó el error material de la resolución de la ANSeS 1614/94 -que había denegado la "jubilación por invalidez" en vez de expedirse sobre la "pensión derivada" (conf. fs. 34)- y de haberse producido la prueba pericial, el juez de primera instancia rechazó la demanda.

5°) Que, al respecto, el magistrado hizo mérito de que la actora no reunía los requisitos del art. 38 de la ley 18.037, ya que no se había comprobado la incapacidad física que aducía ni la dependencia económica, pues el porcentaje de invalidez atribuido por el perito oficial -40%- no alcanzaba el límite legal y en la declaración jurada de fs. 13 del expediente administrativo había manifestado que convivía con su cónyuge, quien no presentaba impedimentos para cumplir con los deberes maritales impuestos por las normas del Código Civil, toda vez que -de acuerdo con sus dichos- mantenía el hogar y compraba los remedios.

6°) Que la alzada revocó la referida resolución sobre la base de que si bien era cierto que la incapacidad laboral no se asimilaba a la física, también lo era que en el caso, ese criterio conduce a un estado de precariedad y desamparo provocado por determinadas condiciones económicas y sociales, circunstancias por las cuales se debía reparar el perjuicio con el reconocimiento de la prestación previsional.

7°) Que después del relato de las circunstancias fácticas y del examen de las pruebas producidas en la causa, en el memorial de agravios la demandada plantea la necesidad de que se respete el marco legal en el otorgamiento de las

M. 426. XXXV.

R.O.

Matvichuck de Karabaza, Ana c/ ANSeS s/ pen- siones.

Corte Suprema de Justicia de la Nación prestaciones previsionales para preservar el sistema general de jubilaciones y pensiones, más allá de las valoraciones que puedan efectuarse acerca de las dificultades actuales de inserción en el mercado laboral.

8°) Que, sobre el particular, cabe señalar que el art. 27 de la ley 18.037 establecía que "el derecho a las prestaciones se rige en lo sustancial, salvo disposición expresa en contrario, para las jubilaciones por la ley vigente a la fecha de cesación en el servicio, y para las pensiones por la vigente a la fecha de la muerte del causante".

Por lo tanto, el pedido de la actora debía examinarse a la luz de lo que disponía la aludida ley de trabajadores en relación de dependencia en vigor el 24 de noviembre de 1988, cuando se produjo el deceso del causante.

9°) Que al regular el beneficio de pensión de los "padres" en los casos de muerte de un hijo afiliado en actividad, el art. 38, inc. 4°, exigía que estuvieran "...incapacitados para el trabajo y a cargo del causante a la fecha de su deceso...". De las constancias de la causa resulta que la interesada no reunía a la fecha del fallecimiento los requisitos necesarios para acceder a la prestación pretendida.

10) Que, en efecto, no estaba incapacitada para el trabajo, como lo evidencian las conclusiones de los dictámenes médicos efectuados, ni a cargo de su hijo, según sus propias manifestaciones contenidas en la declaración jurada presentada en sede administrativa. La disminución de ingresos producida por la ausencia de uno de los sueldos que contribuían al mantenimiento del hogar no configura, por sí sola, el "...desequilibrio esencial en su economía..." caracterizado por el art. 39 de la ley de fondo, cuando no se aportan otros elementos de juicio que coadyuven a demostrar una situación de

extrema necesidad y la imposibilidad física de proveer al propio sustento.

Por ello, se revoca la sentencia apelada y se declara firme la de primera instancia. Costas por su orden (art. 21 de la ley 24.463). Notifíquese y remítase. JULIO S. NAZARENO - EDUARDO MOLINE O´CONNOR - AUGUSTO CESAR BELLUSCIO - ANTONIO BOGGIANO - GUILLERMO A. F. LOPEZ - GUSTAVO A. BOSSERT - ADOLFO ROBERTO VAZQUEZ.