Procuración General de la Nación en la sentencia de Corte Suprema de Justicia, 29 de Octubre de 1999, C. 409. XXXV

Emisor:Procuración General de la Nación
 
CONTENIDO

Competencia N° 409. XXXV.

V., J.A. c/L., J. y otros s/ presc. adq.

Procuración General de la Nación Suprema Corte:

-I-

El señor Juez a cargo del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil N° 78, se inhibió de entender en las actuaciones, remitiéndolas al Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial N° 8 del Departamento Judicial de Morón, donde tramitaría el sucesorio de uno de los demandados - F.A.L.- según los dichos de los actores, con fundamento en el fuero de atracción que el sucesorio ejerce -(v. fs. 477)-. Recepcionada la causa, el titular del citado juzgado, la envía al Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial N° 7 de dicho Departamento, a donde y por conexidad con los autos: A., A.J., C. de L., J. y L. de C., J. s/ sucesiones@, fue derivado el sucesorio (v. fs. 494).

Recibidas las actuaciones, el señor magistrado a cargo, resuelve no aceptar la declinatoria dispuesta a fojas 477, con fundamento en que el juicio sucesorio, no ejerce fuero de atracción respecto de la acción declarativa de usucapión -art. 3284 Código Civil- y en virtud de lo normado por los artículos 7, 9 a 12, 13 y concordantes del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, dispone elevar la causa a la Corte Suprema de Justicia de la Nación (v. fs.

499 y 499 vta.).

En tales condiciones y no existiendo un superior jerárquico común a los jueces en conflicto, corresponde que V.E. resuelva la contienda negativa de competencia suscitada, de conformidad con lo prescripto por el artículo 24, inciso 7° del decreto-ley 1285/58, texto según ley 21.708.

Del examen de los términos de la causa, a cuya exposición de los hechos cabe atender de modo principal para determinar la competencia (Fallos: 306:1056; 308:229, entre otros), surge que los actores, amparados en el art. 4015 y concordantes del Código Civil, y ley 14.159, promovieron demanda por usucapión contra los titulares de dominio del inmueble sito en Francisco Bilbao 1873 de Capital Federal, S..

J.L. o J.L. de C. y F.A.L. y/o quienes resulten sus herederos o legatarios.

Según los dichos de los actores, el inmueble lo habrían ocupado desde el año 1947, primero en condición de locatarios y a partir de 1975 con animus domini (v. fs. 354/359 vta.).

A fs.

366/378 contestaron demanda M.I.L., O.E.L. y N.B.G., en su carácter de herederos de F.A.L. de C., los dos primeros y de J.L. de C. el último de los nombrados, conforme declaratoria de herederos dictada en ambos sucesorios, solicitando se rechace la acción incoada por los actores, reconviniendo por reivindicación, con fundamento en los artículos 2513, 2553, 2557, 2558 y concordantes del Código Civil.

Corresponde señalar, tal como lo tiene resuelto V.E. que, no procede el fuero de atracción normado por el art. 3284 del Código Civil, respecto de la acción tendiente a determinar la existencia de derechos reales -juicio por usucapión de un inmueble- ya que no se trata de las acciones personales de los acreedores del difunto, ni de las relativas a bienes hereditarios que se suscitan entre coherederos (Fallos:

288:449; 296:485; 308:329, entre otros).

Por lo expuesto, soy de opinión que corresponde dirimir la cuestión, declarando la competencia del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil N° 78, para continuar

Competencia N° 409. XXXV.

V., J.A. c/L., J. y otros s/ presc. adq.

Procuración General de la Nación entendiendo en la causa.

Buenos Aires, 29 de octubre de 1999 Es copia N.E.B.