Procuración General de la Nación en la sentencia de Corte Suprema de Justicia, 10 de Mayo de 1999, C. 144. XXXV

Emisor:Procuración General de la Nación
 
CONTENIDO

SALINAS S/ FALSIFICACION DE DOCUMENTOS PRIVADOS.

S.C. COMP. N° 144.XXXV.

PROCURACION GENERAL DE LA NACION

Suprema Corte:

Entre los titulares del Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción N1 21, y del Juzgado en lo Criminal y Correccional de Transición N1 3 del departamento judicial de San Martín, provincia de Buenos Aires, se suscito la presente contienda negativa de competencia en la causa instruida con motivo de la denuncia formulada por J.M.S., apoderado de la firma "M.S.A.".

En ella da cuenta que, por intermedio de un agente oficial -Buenos Aires Celular S.R.L.- se procedió tanto a la venta de una línea telefónica con un aparato celular como, posteriormente, a dar otra en comodato, a L.B. de D.. Finalmente, ante la intimación por falta de pago, ésta niega haber obtenido las líneas.

La justicia nacional consideró que el hecho se habría cometido en la localidad de San Miguel, provincia de Buenos Aires y se declaró incompetente para conocer en la causa (58/60).

Por su parte, la justicia local rechazó tal atribución. Entendió que el hecho imputado se habría consumado en las oficinas del agente oficial sitas en esta ciudad (fs.66/8).

Finalmente con la insistencia del tribunal de origen, quedó formalmente trabada la contienda (fs.69/70).

Es doctrina del Tribunal que tanto el lugar en el que se desarrolla el ardid propio de la estafa como aquél en que se verifica la disposición patrimonial, deben ser tenidos en cuenta para establecer la competencia territorial, la

que se resolverá, en definitiva, conforme a razones de economía procesal (Fallos 286:160, 311:2607 y Competencia N1 651, XXXIII, in re " N., E. s/ estafa", resuelta el 10 de diciembre de 11997).

Por aplicación de estos principios, y en consideración a que de los dichos del denunciante (fs. 4 y 13) y de la fotocopia de la documentación agregada a este incidente (fs.

33/34, 40/41, 46 y 49) surge que tanto la suscripción del contrato, como el lugar de entrega de los teléfonos y el domicilio de facturación se encuentran en San Miguel, soy de la opinión que es el tribunal local el que debe continuar con el trámite de la causa.- Buenos Aires, 10 de mayo de 1999.

E.E.C.