Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 7 de Abril de 1999, V. 115. XXIV

Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación
 
CONTENIDO

V. 115. XXIV.

ORIGINARIO

V., J.M. y otra c/ Santiago del Estero y otro (Acuña, I. s/ sumario.

Buenos Aires, 7 de abril de 1999.

Vistos los autos: "V., J.M. y otra c/ Santiago del Estero y otro (Acuña, I. s/ sumario", de los que Resulta:

I) A fs. 14/20 vta. se presentan J.M.V. y S.N.P. e inician demanda de daños y perjuicios contra I.L.A. y la Provincia de Santiago del Estero.

Dicen que el 10 de septiembre de 1988, alrededor de las 13, en circunstancias en que su hija menor E.J. descendía de un ómnibus de la empresa C., interno n° 83, estacionado sobre la parada ubicada sobre el carril oeste, en dirección norte-sud, de la estación G.. Paz, departamento C. de la Provincia de Córdoba, y procedía a sortearlo por atrás y a encaminarse en sentido perpendicular a la mencionada ruta, fue embestida con la parte frontal de un vehículo pick up, marca Ford F.100, dominio G.038.498, afectado a tareas de ambulancia y perteneciente al Ministerio de Salud Pública de la Provincia de Santiago del Estero. El rodado, que era conducido por I.L.A. y a quien acompañaba V.K., circulaba a gran velocidad en sentido sud-norte y, al llegar a la parada oficial de la empresa C., aplicó los frenos, deslizándose con sus ruedas bloqueadas por espacio de aproximadamente 40m, desviándose hacia la derecha e invadiendo la banquina. En esas circuns-

tancias, golpeó a la menor despidiéndola hacia adelante imadamente unos diez metros. La menor quedó tendida en vimento y sufrió lesiones de consideración que provocau muerte, la que se produjo en el Hospital de Niños de udad de Córdoba. Atribuyen la responsabilidad del hecho ncionado A. y reclaman la reparación del daño emerdirecto e indirecto y el moral. En el primero de estos ptos, incluyen los gastos que debió afrontar en concepto rvicios de ambulancia y de sepelio, en tanto que con ión al segundo destacan el valor de la vida humana, la encia que la menor fallecida prestaba en las tareas docas, las expectativas de su desarrollo futuro y la asisa que podía brindarles en su ancianidad. Solicitan asiel daño moral por sí y en representación de su hija Yay piden, finalmente, la citación de la aseguradora del ulo propiedad de la Provincia de Santiago del Estero.

II) A fs. 22 el juez federal de la ciudad de Córdonte quien se radicó la causa, se declara incompetente.

III) A fs. 36 se resuelve que el caso corresponde a mpetencia originaria de esta Corte.

IV) A fs. 44/51 los actores ratifican la demanda, san el monto reclamado y se presentan, asimismo, en nomrepresentación de la menor Y.V. reclamando demnización del daño moral ocasionado.

V) A fs. 56 contesta la demanda I.L. . Dice que en el ejercicio de sus funciones de médico esempeña en la localidad de Sumampa, Provincia de S.E., viajaba en la camioneta pick up y al lle

V. 115. XXIV.

ORIGINARIO

V., J.M. y otra c/ Santiago del Estero y otro (Acuña, I. s/ sumario. gar a la localidad de Colón, en la Provincia de Córdoba, pasó "entre un ómnibus estacionado a su izquierda y otros vehículos situados a su derecha, a muy prudente velocidad por razones obvias, cuando por detrás del ómnibus...cruzó raudamente la ruta la víctima -quien resultó ser la menor E.J.V.- a quien embistió a pesar de los esfuerzos realizados para evitar el accidente".

VI) A fs. 64/68 contesta la Provincia de Santiago del Estero. Reproduce el contenido de la demanda, realiza una negativa de carácter general y niega la procedencia del reclamo porque "los daños pretendidos no han sido demostrados". Sostiene que de los antecedentes reseñados se desprende la exclusiva culpa de la víctima y que el hecho dañoso no fue generado por sus dependientes.

Opone la prescripción basada en los arts. 3949, 4017 y 4037 del Código Civil y pide la citación del Instituto Autárquico del Seguro de la provincia.

VII) A fs. 116/118 se presenta la Caja Popular de Ahorros de la Provincia de Tucumán. Declina la citación en garantía por no ser titular de contrato de seguro alguno que cubra al vehículo en cuestión. Pese a ello se adhiere a la contestación de demanda y atribuye el hecho a la imprudencia de la víctima.

Considerando:

  1. ) Que corresponde en primer término tratar la prescripción opuesta.

    Según surge de las fotocopias del expediente seguir las mismas partes ante la justicia local de la Provine Córdoba, los actores iniciaron esa demanda el 24 de de 1989. Declarada la incompetencia el 11 de diciembre 90, se inició esta causa el 20 de agosto de 1991 ante el do Federal n° 2 de Córdoba, cuyo titular se declaró petente el 5 de septiembre de ese año (fs. 22 y 24). cido el accidente que da origen al reclamo el 10 de sepre de 1988 las sucesivas demandas iniciadas tuvieron la alidad de interrumpir la prescripción (art. 3986 del Có- Civil). Por ello habida cuenta de que no ha transcurrido azo de dos años previsto en el art. 4037 de ese cuerpo corresponde rechazar la defensa opuesta.

  2. ) Que no se controvierte la existencia del hecho rovocó la muerte de la menor E.J.V., compoco la legitimación de los actores para reclamar la nización pretendida. Por lo tanto, sólo debe considerardefensa de los demandados que atribuye la muerte a la exclusiva de la víctima. Pero ninguna prueba eficaz se ortado para acreditar tal eximente, por lo que cabe reer la responsabilidad del codemandado A. y, consitemente, la de su principal, la Provincia de Santiago stero (arts. 1109 y 1113, parte, del Código Civil).

  3. ) Que en tales condiciones corresponde decidir el del resarcimiento.

    El reclamo comprende el daño material sufrido por adres, estimado como la pérdida de la "chance" de contar n futuro sostén económico por parte de la víctima.

    V. 115. XXIV.

    ORIGINARIO

    V., J.M. y otra c/ Santiago del Estero y otro (Acuña, I. s/ sumario.

    Con relación a la posibilidad de ayuda futura, este Tribunal ha decidido que si de lo que se trata es de resarcir la "chance" que -por su propia naturaleza- es sólo una posibilidad, no puede negarse la indemnización con el argumento de que es imposible asegurar que de la muerte de un menor vaya a resultar perjuicio, pues ello importa exigir una certidumbre extraña al concepto mismo de "chance", de cuya reparación se trata (Fallos: 308:1160).

    Por otro lado, tampoco cabe excluirla en función de la edad del fallecido, pues aun en casos como el del sub examine es dable admitir la frustración de una posibilidad de futura ayuda y sostén para los progenitores, expectativa legítima de acuerdo con lo dispuesto por el art. 367 del Código Civil, y verosímil según el curso ordinario de las cosas, particularmente en medios familiares de condición humilde (conf. Fallos: 303:820; 308:1160 considerando 4°).

    Al tiempo de su fallecimiento, la menor E.J.V. tenía 10 años de edad y cursaba estudios primarios en los que, según los certificados glosados a fs.

    10/13, había alcanzado el cuarto grado con buenas calificaciones. Sus padres, J.M.V. y S.N.P., de 32 y 25 años, tienen otra hija que contaba 9 años a la época del accidente y se desempeñaban en la empresa Tecmaq S.R.L. y en el Ministerio de Salud Pública provincial con ingresos de A 1.977,50 por quincena y A 4.413,63 mensuales respectivamente (ver recibos reservados en secretaría

    que en copia obran a fs. 8/9). S.N.P. era vez propietaria de un inmueble donado por su abuela C.L.B., ubicado en Estación General Pedanía itución, departamento Colón, Provincia de Córdoba. De ao a estos antecedentes, es dable inferir la probabilidad uda futura por parte de la menor -que contaría en la lidad con 20 años- en el marco de una visión realista de tuación económico-social de la familia sin perder de por otro lado, la existencia de otra hija y las poidades de sobrevida de sus integrantes. Por ello, resulropiado fijar en $ 30.000 la indemnización por este con- .

  4. ) Que en cuanto al reclamo por daño moral, el 1078 lo admite, en caso de muerte, solamente para los eros forzosos, de modo que sobre la base de este princiorresponde rechazar el pedido efectuado por Y.V., hermana de la causante (conf. B.201.XXIII, "B. y otra c/ Buenos Aires, Provincia de s/ daños y peros", pronunciamiento del 10 de diciembre de 1996) y haugar al formulado por J.M.V. y S.N.. Para ello se tienen en cuenta las especiales cirancias del caso, en que dos jóvenes padres perdieron a ja de corta edad, viviendo la trágica experiencia que eupone, quizá la mayor causa de aflicción espiritual, por e cabe estimar en $ 100.000 el monto de este rubro.

    El reclamo se completa con el reintegro de los gasn que se incurrió, los que comprenden el traslado en amcia de la menor desde la ciudad de J.M. al Hospi

    V. 115. XXIV.

    ORIGINARIO

    V., J.M. y otra c/ Santiago del Estero y otro (Acuña, I. s/ sumario. tal de Niños en Córdoba y posteriormente a la localidad de General Paz, y el costo del sepelio, cuyos montos ilustran las facturas que en copia obran a fs. 6/7 y cuyos originales se encuentran reservados en secretaría.

    Los importes respectivos, actualizados al 1° de abril de 1991 ascienden a $ 2.072.

  5. ) Que los intereses se deberán calcular a la tasa del 6% anual desde el 10 de septiembre de 1988 -día del accidente- hasta el 31 de marzo de 1991 y de allí en más los que correspondan según la legislación que resulte aplicable (Fallos: 316:165).

    Por ello, y de conformidad con lo dispuesto por los arts. 1109, 1113, 2° párrafo y concs. del Código Civil, se decide: I.- Hacer lugar a la demanda seguida por J.M.V. y S.N.P. contra la Provincia de Santiago del Estero e I.L.A., condenándolos a pagar, dentro del plazo de treinta días, la suma de $ 132.072 con más los intereses que se liquidarán en la forma indicada en el considerando precedente. Con costas (art.

    68, Código Procesal Civil y Comercial de la Nación). II.- Rechazar la demanda iniciada por Y.V.. Con costas (art. 68 del código citado). Las derivadas de la intervención de la Caja Popular de Ahorros de la Provincia de Tucumán serán soportadas por la Provincia de S. delE. toda vez que su citación resultó improcedente pues no ha sido acreditado el contrato de seguros invocado.

    Regúlanse los honorarios de los profesionales innientes, con relación al reclamo formulado por Julio n V. y S.N.P., de la siguiente malos del doctor A.B. por el patrocinio letrado s actores en la suma de mil cuatrocientos pesos ($ ; los de los doctores Edelmira Milano de Sayavedra, F.P. y S.R.C., en conjunor la dirección letrada y representación de los actores de diecinueve mil novecientos pesos ($ 19.900); los del r R.N.A., por la dirección letrada y sentación de I.L.A. en la de dos mil ientos pesos ($ 2.300) y los del doctor H.R. o, por la dirección letrada y representación de la a en garantía en la de ocho mil cien pesos ($ 8.100) . 6°, incs. a, b, c y d; 7°, 9°, 11, 22, 37 y 38 de la 1.839).

    Regúlanse los honorarios de los profesionales innientes, con relación al reclamo formulado por Y. lba, de la siguiente manera: los del doctor A.B. el patrocinio letrado de la actora en la suma de dosos cincuenta pesos ($ 250); los de los doctores Edelmira o de Sayavedra, F.A.P. y S.R. ello, en conjunto, por la dirección letrada y rentación de la actora en la de tres mil cien pesos ($ ; los de los doctores L.A.C.C., M. delC. y J.C.G., en conjunto, por rección letrada y representación de la Provincia de S.E., en la de tres mil doscientos pesos ($ ;

    V. 115. XXIV.

    ORIGINARIO

    V., J.M. y otra c/ Santiago del Estero y otro (Acuña, I. s/ sumario. los del doctor R.N.A., por la dirección letrada y representación de I.L.A. en la de mil pesos ($ 1.000) y los del doctor H.R.C., por la dirección letrada y representación de la citada en garantía en la de dos mil cien pesos ($ 2.100) (arts.

  6. , incs. a, b, c y d; 7°, 9°, 11, 22, 37 y 38 de la ley 21.839). N. y, oportunamente, archívese. JULIO S.

    NAZARENO - EDUARDO MOLINE O'CONNOR - CARLOS S. FAYT - AUGUSTO CESAR BELLUSCIO - ENRIQUE SANTIAGO PETRACCHI - ANTONIO BOGGIANO (por su voto) - G.A.F.L. -G.A.B. -A.R.V..

    VO-//

    V. 115. XXIV.

    ORIGINARIO

    V., J.M. y otra c/ Santiago del Estero y otro (Acuña, I. s/ sumario.

    TO DEL SEÑOR MINISTRO DOCTOR DON ANTONIO BOGGIANO Considerando:

    Que el infrascripto coincide con el voto de la mayoría con exclusión de la regulación de honorarios que expresa en los siguientes términos:

    Regúlanse los honorarios de los profesionales intervinientes, con relación al reclamo formulado por J.M.V. y S.N.P., de la siguiente manera: los del doctor A.B. por el patrocinio letrado de los actores en la suma de mil cuatrocientos pesos ($ 1.400); los de los doctores Edelmira Milano de Sayavedra, F.A.P. y S.R.C., en conjunto, por la dirección letrada y representación de los actores en la de diecinueve mil novecientos pesos ($ 19.900); los del doctor R.N.A., por la dirección letrada y representación de I.L.A. en la de dos mil trescientos pesos ($ 2.300) y los del doctor H.R.C., por la dirección letrada y representación de la citada en garantía en la de ocho mil cien pesos ($ 8.100) (arts. 6°, incs. a, b, c y d; 7°, 9°, 11, 22, 37 y 38 de la ley 21.839, modificada por la ley 24.432).

    Regúlanse los honorarios de los profesionales intervinientes, con relación al reclamo formulado por Y.V., de la siguiente manera: los del doctor A.B. por el patrocinio letrado de la actora en la suma de doscientos cincuenta pesos ($ 250); los de los doctores E.

    ra Milano de Sayavedra, F.A.P. y S. to Capucello, en conjunto, por la dirección letrada y sentación de la actora en la de tres mil cien pesos ($ ; los de los doctores L.A.C.C., M. delC. y J.C.G., en conjunto, por rección letrada y representación de la Provincia de ago del Estero, en la de tres mil doscientos pesos ($ ;los del doctor R.N.A., por la direcletrada y representación de I.L.A. en la l pesos ($ 1.000) y los del doctor H.R.C., a dirección letrada y representación de la citada en tía en la de dos mil cien pesos ($ 2.100) (arts. 6°, a, b, c y d; 7°, 9°, 11, 22, 37 y 38 de la ley 21.839, icada por la ley 24.432). N. y, oportunamente, vese. A.B..

    PIA