Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 10 de Diciembre de 1998, P. 40. XXXIV

Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación
 
CONTENIDO
  1. 40. XXXIV.

    RECURSO DE HECHO

    P., Amelia c/ M., R.A. y otro.

    Buenos Aires, 10 de diciembre de 1998.

    Vistos los autos: "Recurso de hecho deducido por la actora en la causa P., Amelia c/ M., R.A. y otro", para decidir sobre su procedencia.

    Considerando:

    Que el recurso extraordinario cuya denegación origina la presente queja, es inadmisible (art. 280 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación).

    Por ello, se desestima esta presentación directa.

  2. y archívese, previa devolución de los autos principales. JULIO S. NAZARENO - EDUARDO MOLINE O'CONNOR (en disidencia) - C.S.F. (en disidencia) - AUGUSTO CESAR BELLUSCIO - ENRIQUE SANTIAGO PETRACCHI - ANTONIO BOGGIANO - GUILLERMO A. F. LOPEZ (en disidencia) - G.A.B. -A.R.V.. (en disidencia)DISI

  3. 40. XXXIV.

    RECURSO DE HECHO

    P., Amelia c/ M., R.A. y otro.

    DENCIA DEL SEÑOR VICEPRESIDENTE DOCTOR DON EDUARDO MOLINE O'CONNOR Y DE LOS SEÑORES MINISTROS DOCTORES DON CARLOS S. FAYT, DON GUILLERMO A. F. LOPEZ Y DON ADOLFO ROBERTO VAZQUEZ Considerando:

    1. ) Que contra la sentencia de la Sala F de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, confirmatoria de la que había decretado la caducidad de la instancia en estas actuaciones, la actora interpuso el recurso extraordinario cuya denegación motivó la presente queja.

    2. ) Que, en primer lugar, cabe destacar que la decisión cuestionada causa un perjuicio de imposible reparación ulterior, toda vez que el recurrente perdería la posibilidad de reiterar eficazmente su reclamo en las instancias ordinarias, en tanto la situación se encuadraría -a los efectos de la prescripción liberatoria- en lo dispuesto por el art. 3987 del Código Civil (Fallos:

      306:851; 307:146; 308:334; 310:1782; 318:1047; causas:

      F.125.XXXI "F., M.A. c/ S.B., R.A.J. y Cosecha Cooperativa de Seguros Limitada", del 1° de abril de 1997 y B.1314.XXXII, "B., G. c/R., L.T. y otros", del 6 de mayo de 1997).

    3. ) Que, por lo demás, los agravios del recurrente suscitan una cuestión federal que habilita la apertura de la instancia extraordinaria, pues si bien remiten al examen de cuestiones fácticas y de derecho procesal, ajenas -como regla y por su naturaleza- al remedio del art. 14 de la ley 48, corresponde hacer excepción a ese principio cuando

      -como en el caso- la sentencia carece de un análisis crítico de elementos relevantes para la solución del planteo y, por vía de una aplicación del criterio que preside la caducidad de la instancia más allá del ámbito que le es propio, culmina en la frustación ritual del derecho del recurrente a obtener una sentencia que se pronuncie sobre el fondo del asunto, con grave lesión del derecho de defensa en juicio (Fallos: 310:1091 y 1782).

    4. ) Que la actora solicitó a fs. 343 que se tuviera a la demandada por negligente en la producción de la prueba informativa. La jueza de primera instancia rechazó dicho pedido, fundándose en que el art. 1101 del Código Civil era de orden público, aunque señaló también que la prueba era común a ambas partes. Apelada esa decisión, la cámara consideró que el citado artículo se refería a la imposibilidad de dictar sentencia en sede civil hasta tanto no recayera condenación del ejecutado en sede criminal, lo que no suponía la suspensión del trámite del presente proceso. Como consecuencia, sostuvo que éste podría haber avanzado hasta el llamado de autos para sentencia, lo que no ocurrió debido a la "inactividad de la actora" durante cuatro meses.

    5. ) Que dicha interpretación evidencia un excesivo rigor formal, ya que no se tuvo en cuenta que el actor había cumplido parcialmente la prueba informativa -hasta donde era posible hacerlo- y que había hecho reserva de agregar la sentencia penal cuando fuese dictada. Asimismo, se desconocio que, dado que el trámite del proceso criminal no había finalizado en la sede respectiva, no era útil arribar a la etapa de presentación de alegatos, en atención a los términos en que había sido opuesta la prescripción, y que tampoco podía

  4. 40. XXXIV.

    RECURSO DE HECHO

    P., Amelia c/ M., R.A. y otro. la recurrente acusar a la parte contraria de negligencia en la producción de la prueba común.

    1. ) Que cabe tener presente que la caducidad de la instancia sólo halla justificación en la necesidad de conferir un instrumento al Estado para evitar la indefinida prolongación de los juicios frente al desinterés de los justiciables, pero no es un artificio tendiente a impedir un pronunciamiento sobre el fondo del pleito (Fallos:

      313:1156; causas G.101.XXXI, "González, R.H. c/ Consorcio de Propietarios Coronel Díaz 1865 y otros", del 20 de agosto de 1996; F.634.XXXI "Fisco Nacional (Dirección General Impositiva) c/ La Tropa S.A.", del 16 de diciembre de 1997). De ahí que la idea de abandono del proceso no puede ser interpretada con criterio amplio (Fallos:

      316:1708), sino restrictivo.

    2. ) Que, en consecuencia, el pronunciamiento recurrido no satisface sino en forma aparente la necesidad de ser derivación razonada del derecho aplicable, con adecuada referencia a los hechos comprobados de la causa, por lo que se impone su descalificación como acto jurisdiccional.

      Por ello, se hace lugar a la queja y al recurso extraordinario interpuestos, y se deja sin efecto la sentencia con el alcance indicado. Con costas. Agréguese la queja al principal. Vuelvan los autos al tribunal de origen a fin de que, por quien corresponda, se dicte nuevo pronunciamiento con arreglo al presente. N. y remítase. EDUARDO MOLINE O'CONNOR - C.S.F. -G.A.F.L. -A.R.V..