Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 13 de Agosto de 1998, B. 505. XXXIII

Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación
 
CONTENIDO

B. 505. XXXIII.

RECURSO DE HECHO

Banco Central de la República Argentina c/ Sauni S.R.L.

Buenos Aires, 13 de agosto de 1998 Vistos los autos: "Recurso de hecho deducido por la demandada en la causa Banco Central de la República Argentina c/ Sauni S.R.L.", para decidir sobre su procedencia.

Considerando:

Que el recurso extraordinario, cuya denegación origina la presente queja, no se dirige contra la sentencia definitiva dictada por el superior tribunal de la causa (art. 14 de la ley 48).

Por ello, se desestima el recurso de hecho planteado.

R. el depósito de fs. 2 por no corresponder (art.

13, inc. j, de la ley 23.898 y sus modificaciones). N. y, previa devolución de los autos principales, archívese. JULIO S. NAZARENO - EDUARDO MOLINE O'CONNOR (en disidencia) - CARLOS S. FAYT - AUGUSTO CESAR BELLUSCIO - ENRIQUE SANTIAGO PETRACCHI - ANTONIO BOGGIANO - GUSTAVO A.

BOSSERT - ADOLFO R.V. (en disidencia).

DISI

B. 505. XXXIII.

2

RECURSO DE HECHO

Banco Central de la República Argentina c/ Sauni S.R.L.

DENCIA DEL SEÑOR VICEPRESIDENTE DOCTOR DON EDUARDO MOLINE O'CONNOR Y DEL SEÑOR MINISTRO DOCTOR DON A.R.V. Considerando:

  1. ) Que contra el pronunciamiento del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Penal Económico N° 3, que declaró improcedente el pedido de caducidad de instancia formulado en un juicio ejecutivo iniciado por el Banco Central de la República Argentina, la parte demandada dedujo recurso extraordinario (fs. 27/30 vta. del incidente que corre agregado por cuerda al principal), que fue desestimado, lo que motivó la presente queja.

  2. ) Que para así resolver, consideró que no resultaba de aplicación en el sub lite lo establecido por elart. 310, inc. 2°, del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, sino lo prescripto por el art. 313, inc. 1°, de dicho ordenamiento, en cuanto dispone que no se producirá la caducidad de instancia "en los procedimientos de ejecución de sentencia".

  3. ) Que el Banco Central inició este juicio ejecutivo con el objeto de hacer efectiva la multa que impuso a la demandada mediante la resolución de fecha 25 de octubre de 1988 del presidente de dicha entidad, por infracción al régimen penal cambiario (art. 1°, inc. f, de la ley 19.359, y normas complementarias) (confr. fs. 6/27 de los autos principales).

  4. ) Que si bien las decisiones que desestiman pedidos de caducidad de la instancia no constituyen sentencia

    definitiva en los términos del art. 14 de la ley 48 (Fallos: 289:148; 305:1979, entre otros) en el sub lite se configura un supuesto de excepción a ese principio pues, de ser admitida la caducidad, no sólo quedaría sin efecto el pronunciamiento que mandó llevar la ejecución adelante -que ya ha sido dictado en este pleito (fs. 123/125 de los autos principales)- sino que, además, dado el tiempo transcurrido, habilitaría a la demandada a oponer la prescripción de la multa en el caso de que la entidad oficial promoviese un nuevo juicio de apremio. En tales condiciones, lo resuelto ocasiona un gravamen de imposible o insuficiente reparación ulterior. Por lo demás, en virtud de lo dispuesto por el art.

    317 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, corresponde considerar -a los fines del recurso planteado- que la decisión impugnada emana del superior tribunal de la causa.

  5. ) Que la circunstancia de que los agravios del apelante remitan al examen de cuestiones de índole procesal que como regla y por su naturaleza son ajenas a la vía del art. 14 de la ley 48- no es óbice para invalidar el pronunciamiento impugnado cuando, como ocurre en el sub examine, la decisión no constituye derivación razonada del derecho vigente con aplicación a las circunstancias de la causa (doctrina de Fallos: 318:2511, entre muchos otros).

  6. ) Que, en efecto, la actora fundó su derecho al iniciar este proceso (fs. 6 vta. de los autos principales) en el art. 14 de la ley 19.359. Dicha norma dispone que "la ejecución de la pena de multa impuesta por el Banco Central de la República Argentina en los supuestos previstos por

    B. 505. XXXIII.

    3

    RECURSO DE HECHO

    Banco Central de la República Argentina c/ Sauni S.R.L. esta ley, estará a cargo de dicha institución y tramitará conforme al régimen previsto por el Código Procesal Civil y Comercial de la Nación para las ejecuciones fiscales constituirá título suficiente la copia simple de la resolución condenatoria, suscripta por dos firmas autorizadas del mencionado Banco". Coherentemente con ello, el a quo, al proveer la demanda, consideró aplicable lo dispuesto por los arts.

    604 y 605 del mencionado ordenamiento de rito, disposiciones que regulan los procesos de ejecución fiscal (fs. 29 de los autos principales).

  7. ) Que, en tales condiciones, resulta desconcertante que al pronunciarse sobre el pedido de caducidad, el juez niegue la aplicación de la norma que fija expresamente el plazo en el que ella opera en "el juicio ejecutivo" y en "las ejecuciones especiales" (art.

    310, inc. 2°, del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación), mediante el argumento de que se trata de un procedimiento de ejecución de sentencia, en el que no se produce la caducidad.

  8. ) Que ello importa apartarse injustificadamente de la disposición específicamente aplicable al caso, y adoptar una norma -art. 313, inc. 1° del ordenamiento de rito- prevista para situaciones claramente distintas de la suscitada en el sub lite, como lo son las contempladas en losarts. 499 y 500 del citado código, sobre la base del equivocado criterio de equiparar la resolución administrativa que se pretendía ejecutar con una sentencia judicial. Al ser ello así, resulta manifiesto que media relación directa e inmediata entre lo decidido y las garantías constitucionales

    que se dicen vulneradas.

    Por ello, se hace lugar a la queja, se declara procedente el recurso extraordinario y se deja sin efecto el pronunciamiento apelado. Con costas. Vuelvan los autos al tribunal de origen a fin de que por medio de quien corresponda, proceda a dictar nuevo fallo con arreglo a lo expresado. Agréguese la queja al principal. Reintégrese el depósito. N. y remítase. EDUARDO MOLINE O'CONNOR - A.R.V..