Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 7 de Mayo de 1998, F. 301. XXXIII

Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación
 
CONTENIDO

F. 301. XXXIII.

Fisco Nacional -D.G.I.- c/ B. y Cía.

S.R.L. s/ ejecución fiscal.

Buenos Aires, 7 de mayo de 1998.

Vistos los autos: "Fisco Nacional -D.G.I.- c/ B. y Cía. S.R.L. s/ ejecución fiscal".

Considerando:

  1. ) Que el Juzgado Federal de Primera Instancia de Eldorado (Provincia de Misiones) hizo lugar a la excepción de inhabilidad de título opuesta por la demandada y, en consecuencia, rechazó la ejecución promovida por el Fisco Nacional tendiente a obtener el cobro de la suma de $ 28.889.487,61 liquidada a raíz de haber caducado -según se expresa en el certificado de deuda que encabeza estas actuaciones- el plan de facilidades de pago establecido por el decreto 1646/90, al que se había acogido el contribuyente. Impuso las costas a la parte actora.

  2. ) Que, para así decidir, el a quo admitió el argumento de la demandada consistente en que ella nunca se acogió al régimen del citado decreto 1646/90 sino que lo hizo al que estableció el decreto 1809/90 (fs. 39/55 vta. y 130 vta.). Consideró, por lo tanto, que era inexigible la deuda reclamada por el Fisco Nacional en tanto se fundaba en la caducidad que se habría operado respecto del acogimiento al primero de los citados regímenes. Afirmó que el decreto 1646/90 no instauró un sistema de facilidades de pago -como se expresa en la boleta de deuda- sino de "presentación espontánea", y que el organismo recaudador "ha dictado una única norma reglamentaria: la RG 3228, aplicable a ambos regímenes" (fs. 135), lo que ha llevado dice la sentencia- a que los formularios de acogimiento

    requeridos (F.453 y F.453/1) sean los mismos para ambos decretos. Desde tal perspectiva, el juez interviniente entendió que aunque el formulario en el que la demandada efectuó el acogimiento exprese que éste corresponde al "régimen de presentación espontánea del D.. 1646/90", en realidad debe interpretarse, dado que el contribuyente había declarado anteriormente los conceptos adeudados, que se trataba de obligaciones que debían ser incluidas en el régimen de facilidades de pago a que se refiere el decreto 1809/90.

  3. ) Que, por otra parte, sostuvo el a quo que el certificado de fs. 1 es inválido pues en él los rubros y conceptos detallados "son de difícil comprensión e imposible determinación" (fs. 136 vta.), ya que no se indica el momento en el que se comienzan a computar la actualización y los intereses.

  4. ) Que contra tal sentencia el Fisco Nacional interpuso el recurso extraordinario que fue concedido mediante el auto de fs. 187/189 vta. y que resulta formalmente admisible por cuanto -como lo ha sostenido la Corte en reiterados pronunciamientos- a partir de la reforma que la ley 23.658 introdujo en el art. 92 de la ley 11.683, la sentencia del juez de primera instancia debe considerarse emanada del superior tribunal de la causa a los fines del art. 14 de la ley 48 -ya sea que mande llevar la ejecución adelante (Fallos:

    318:2053) o que la rechace (Fallos: 317:1400)- a lo que cabe agregar que aun cuando en el ámbito de los juicios de apremio las resoluciones carecen, en principio, del carácter de definitivas, lo decidido por el a quo ocasiona al fis

    F. 301. XXXIII.

    Fisco Nacional -D.G.I.- c/ B. y Cía.

    S.R.L. s/ ejecución fiscal. co recurrente un gravamen de imposible reparación ulterior en tanto le impide reclamar en otra oportunidad procesal la deuda emergente de la caducidad del acogimiento al régimen del decreto 1646/90 (art. 553, párrafo cuarto, del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, y doctrina de Fallos: 315:2555. considerando 2° y su cita, entre otros). Por lo demás, el pronunciamiento apelado no constituye derivación razonada del derecho vigente con arreglo a las circunstancias comprobadas de la causa, por lo que los agravios del apelante son susceptibles de ser considerados en la instancia extraordinaria de acuerdo con la conocida doctrina elaborada en torno de las sentencias arbitrarias.

  5. ) Que surge con toda nitidez de la documentación acompañada por la misma demandada en oportunidad de oponer excepciones que ella se acogió al régimen establecido por el decreto 1646/90 en fecha 18 de octubre de 1990 a fin de cancelar de ese modo la deuda que mantenía en el impuesto al valor agregado -en concepto de actualización monetaria- por haber abonado una vez vencidos los plazos correspondientes a distintos períodos fiscales comprendidos entre los años 1987 y 1989 los saldos resultantes de las respectivas declaraciones juradas (confr. fs. 13/16, en concordancia con las copias obrantes a fs. 63/65).

  6. ) Que, en efecto, la demandada presentó ante el organismo recaudador los formularios F.453 y F.453/1 que según se indica expresamente en el texto del primero de ellos, corresponden al "Régimen de presentación espontánea

    D.. 1646/90 y mod." (fs. 14). La exigencia de tales formularios obedece a lo dispuesto por la resolución general (D.G.I.) 3238 (confr. arts. 6° y 24, entre otros) que estableció los requisitos a los que debían ajustarse los contribuyentes y responsables "a los fines de adherir al régimen de presentación espontánea dispuesto por el decreto 1646, de fecha 23 de agosto de 1990, modificado por su similar n° 1809 del 11 de septiembre de 1990" (art. 1°). Es útil destacar, en atención al equivocado argumento que el a quo sostuvo al respecto, que en lo atinente al régimen específico instaurado por el decreto citado en último término, el organismo recaudador dictó normas complementarias propias para él resolución general 3244- contemplando la presentación de formularios distintos de los anteriormente mencionados (F.

    455, F.455/1 y F.455/2; confr. arts. 6° y 19 de la citada resolución general 3244).

  7. ) Que tampoco es correcta la aseveración de la sentencia relativa a que al haber presentado la demandada un plan de facilidades de pago, no procedía su inclusión en el decreto 1646/90, ya que éste sólo preveía un régimen de "presentación espontánea". Si bien es verdad que dicho decreto estableció un régimen de esas características, autorizó también que las obligaciones manifestadas por los contribuyentes y responsables se regularizasen mediante planes de facilidades de pago (confr. art. 3°, párrafos segundo -incs. a y c- y cuarto), cuyas condiciones estableció en los cuatro incisos de su art. 10. En concordancia con ello, la ya citada resolución general 3238 dispuso expresamente que podían "so

    F. 301. XXXIII.

    Fisco Nacional -D.G.I.- c/ B. y Cía.

    S.R.L. s/ ejecución fiscal. licitarse facilidades de pago para el ingreso de las obligaciones regularizadas espontáneamente conforme al régimen del decreto 1646/90 y sus modificaciones..." (art.

    12), y dedicó íntegramente su capítulo II a reglamentar los pormenores de los respectivos planes.

  8. ) Que, en tales condiciones, el organismo recaudador al indicar en el certificado de deuda que el origen de ésta era la caducidad del régimen de facilidades de pago previsto en el decreto 1646/90, no hizo sino ajustarse al encuadramiento que el propio contribuyente asignó a su presentación en sede administrativa, sin que por lo tanto resulte razonable reprocharle al ente fiscal que no haya indagado si la deuda no era susceptible de ser incluida en otro régimen distinto de aquél, puesto que no están en juego sino las consecuencias del obrar discrecional del contribuyente que voluntariamente se sometió a las normas del citado decreto 1646 para cancelar la deuda tributaria por él mismo reconocida, tal como surge inequívocamente de las pruebas incorporadas al proceso, de cuyas constancias el juez a quo se apartó sin justificaciones válidas.

  9. ) Que, por otra parte, el mencionado certificado -obrante a fs. 1- individualiza suficientemente los rubros reclamados, así como el importe correspondiente a cada uno de ellos, por lo que carecen de sustento legal las objeciones que el a quo ha formulado a su respecto (confr. art. 92, primer párrafo, de la ley 11.683).

    Por ello, se declara procedente el recurso extraordinario y se revoca la sentencia apelada, con costas. Vuelvan los autos al tribunal de origen a fin de que, por quien corresponda, se dicte un nuevo fallo. N. y remítase.

    JULIO S. NAZARENO - EDUARDO MOLINE O'CONNOR - CARLOS S. FAYT - AUGUSTO CESAR BELLUSCIO - ANTONIO BOGGIANO - GUILLERMO A.

    F. LOPEZ - GUSTAVO A. BOSSERT - ADOLFO ROBERTO VAZQUEZ.