Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 4 de Noviembre de 1997, J. 153. XXXII

Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación
 
CONTENIDO

J. 153. XXXII.

RECURSO DE HECHO

J., D. c/ Municipalidad de General Pueyrredón, Federación Argentina de Triatlón, Asociación Bancaria y/o responsable.

Buenos Aires, 4 de noviembre de 1997.

Vistos los autos: "Recurso de hecho deducido por la actora en la causa J., D. c/ Municipalidad de General Pueyrredón, Federación Argentina de Triatlón, Asociación Bancaria y/o responsable", para decidir sobre su procedencia.

Considerando:

Que el recurso extraordinario, cuya denegación origina esta presentación directa, es inadmisible (art. 280 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación).

Por ello, se desestima la queja. N. y, oportunamente, archívese, previa devolución de los autos principales. JULIO S. NAZARENO - EDUARDO MOLINE O'CONNOR (en disidencia)- C.S.F. (en disidencia)- AUGUSTO CESAR BELLUSCIO - ENRIQUE SANTIAGO PETRACCHI - ANTONIO BOGGIANO - GUILLERMO A. F. LOPEZ - GUSTAVO A. BOSSERT (en disidencia).

DISI

J. 153. XXXII.

RECURSO DE HECHO

J., D. c/ Municipalidad de General Pueyrredón, Federación Argentina de Triatlón, Asociación Bancaria y/o responsable.

DENCIA DEL SEÑOR VICEPRESIDENTE DOCTOR DON EDUARDO MOLINE O'CONNOR Y DE LOS SEÑORES MINISTROS DOCTORES DON CARLOS S.

FAYT Y DON GUSTAVO A. BOSSERT Considerando:

  1. ) Que contra el pronunciamiento de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires que desestimó el recurso de inaplicabilidad de ley respecto de la sentencia de la alzada que había excluido de la condena a la Asociación Bancaria y fijado el monto de la indemnización en un juicio de daños y perjuicios derivado de un accidente deportivo, el actor dedujo el remedio federal cuyo rechazo dio motivo a la presente queja.

  2. ) Que los agravios del apelante vinculados con la exclusión de la condena de dicha asociación, que era una de las entidades auspiciantes de la prueba de atletismo realizada en la vía pública, y respecto del monto fijado para resarcir la incapacidad sobreviniente, remiten al examen de cuestiones de hecho, prueba y derecho común, materias propias del tribunal de la causa y ajena -como regla y por su naturaleza- al remedio del art. 14 de la ley 48, máxime cuando la decisión apelada se sustenta en argumentos suficientes que, más allá de su acierto o error, bastan para excluir la tacha de arbitrariedad invocada.

  3. ) Que, en cambio, los agravios relacionados con la reparación de los gastos médicos futuros suscitan materia

    para abrir el recurso federal, habida cuenta de que mediante argumentos equivocados el a quo se negó a rectificar el error numérico en el que había incurrido al determinar el resarcimiento correspondiente a la partida aludida, circunstancia que condujo a reducir en una cantidad sustancial el monto de la condena, con el consecuente menoscabo de los derechos de defensa en juicio y de propiedad del demandante.

  4. ) Que ello es así pues el juez de primera instancia había examinado en particular cada uno de los ítems correspondientes a los gastos médicos futuros y discriminado el monto del resarcimiento en los siguientes conceptos: terapias multidisciplinarias $ 216.000; pañales, sondas vesicales, bolsas colectoras de orina y medicamentos $ 172.000; gastos de enfermería y acompañante $ 172.800; y, finalmente, erogaciones correspondientes a operaciones quirúrgicas $ 21.600. La suma de todas estas partidas alcanzaba a la cantidad de $ 582.400, empero el magistrado expresó que el total de dichos renglones ascendía a $ 409.600, error que no fue subsanado en la parte dispositiva de la sentencia.

  5. ) Que la alzada rechazó el pedido de corrección afirmando que la cuestión planteada por el demandante devenía abstracta porque -tal como había sido sostenido en otro considerando de la sentencia al examinar otros agravios del actor- no correspondía aferrarse a fórmulas matemáticas para fijar las indemnizaciones correspondientes a daños futuros.

  6. ) Que la corte local dejó firme esa decisión sos

    J. 153. XXXII.

    RECURSO DE HECHO

    J., D. c/ Municipalidad de General Pueyrredón, Federación Argentina de Triatlón, Asociación Bancaria y/o responsable. teniendo que no se había demostrado la existencia de absurdo en la determinación del daño aludido, empero este aspecto de la decisión resulta objetable porque basta con sumar las distintas partidas englobadas dentro del ítem gastos médicos futuros para advertir la existencia del error invocado, sin que la mención de un criterio jurisprudencial que predica la inconveniencia de sujetarse a cálculos actuariales- pueda justificar la existencia de una equivocación al realizar una simple operación matemática.

  7. ) Que, por lo demás, los jueces de la causa no podían negarse a subsanar el error aludido porque los obligados al pago no habían cuestionado la base adoptada por el juez de primera instancia -432 meses de sobrevida- para efectuar los cálculos correspondientes a los gastos médicos futuros y el único agravio formulado por la Asociación Bancaria que podría haber justificado una reducción de esta partida no fue ni debía ser examinado por la alzada frente al rechazo de la demanda respecto de esta parte.

  8. ) Que, en tales condiciones, las garantías constitucionales que se invocan como vulneradas guardan nexo directo e inmediato con lo resuelto con referencia al punto expresado, por lo que en esa medida debe declararse procedente el recurso extraordinario y descalificarse el fallo.

    Por ello, con el alcance indicado, se declara proceden

    te el remedio federal y se deja sin efecto la sentencia de fs. 1100/1108. Con costas en proporción al vencimiento recíproco (art. 71 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación). Vuelvan los autos al tribunal de origen a fin de que, por medio de quien corresponda, proceda a dictar un nuevo fallo con arreglo a lo expresado. Agréguese la queja al principal. N. y devuélvase. EDUARDO MOLINE O'CONNOR -CARLOS S. FAYT- GUSTAVO A. BOSSERT.