Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 25 de Septiembre de 1997, C. 420. XXXIII

Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación
 
CONTENIDO

W., J. s/ art. 302 C.P.

S.C. Comp.420.XXXIII.

PROCURACION GENERAL DE LA NACION

Suprema Corte:

Entre los señores jueces a cargo del Juzgado Nacional en lo Penal Económico N° 4 y del Juzgado de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional N° 11 de la ciudad de San Isidro, provincia de Buenos Aires, se suscitó la presente contienda negativa de competencia en la causa instruida con motivo de la denuncia formulada contra la firma "K. y Cía. S.A.C.I.". El presunto delito se habría consumado con la entrega, por parte del presidente de la firma imputada, de varios cheques de los bancos de Galicia y R., ambos de la sucursal O., en concepto de pago a cambio de la prestación de servicio de personal temporario, los que presentados al cobro fueron rechazados por encontrarse suspendido el servicio de pago.

La justicia nacional, al entender que debe conocer en el hecho el magistrado en cuya jurisdicción se encuentra el banco girado, se declaró incompetente y remitió el incidente a la justicia provincial (fs. 14).

El juez de S.I. rechazó tal planteo por prematuro. Consideró que de los términos de la denuncia no puede descartarse que además del personal, la firma denunciante le proveyera de los medios útiles para la limpieza que pudiera dar lugar a una contraprestación, por lo que en ese caso el hecho podría encuadrar en la figura de estafa, cuya competencia correspondería en ese caso al fuero en lo Criminal de Instrucción (fs. 15).

El titular del juzgado en lo penal económico insistió en los argumentos expuestos en su anterior declinatoria y remitió el incidente a la cámara del fuero (fs.

16),

que con base en las previsiones del artículo 24, inciso 7°, del decreto-ley 1285/58, declaró mal elevada la causa (fs.

22).

Devuelto el sumario al inferior, este resolvió su elevación a la Corte (fs. 24).

En primer lugar, cabe señalar que si el magistrado de San Isidro consideró competente para el juzgamiento de la conducta en análisis a la justicia nacional en lo criminal de instrucción, es a ella a la cual debió remitir las actuaciones, para evitar demoras que dañan la buena administración de justicia que supone la pronta terminación de los procesos (Fallos: 306:1961 y 307:1739).

Ahora bien, de las escasas constancias reunidas en el incidente, surge que los documentos presentados al cobro y rechazados por suspensión del servicio de pago, fueron emitidos con fecha posterior a la contratación del servicio (ver copias de los cheques obrantes a fs. 3/4, referencia de las facturas a fs. 9 y declaración obrante a fs. 10).

Siendo ello así, estimo que la conducta reprochada a la firma "K. y Cía. S.A.C.I.", encuadra en el artículo 302 del Código Penal, en cuyo caso corresponde asignar su conocimiento al magistrado con jurisdicción sobre el banco girado (Competencia N° 95.XXIX, resuelta el 30 de mayo de 1995).

Habida cuenta de ello, y que los domicilios de pago de las instituciones bancarias se encuentran en la localidad de Florida, provincia de Buenos Aires, opino que es el Juzgado de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional N° 11 de San Isidro, quien deberá conocer en la causa.

Buenos Aires, 18 de julio de 1997.

Es copia.

N.E.B..

Competencia N° 420. XXXIII.

W., J. s/ art. 302 C.P.

Buenos Aires, 25 de septiembre de 1997.

Autos y Vistos:

Por los fundamentos y conclusiones del dictamen del señor Procurador General, a los que cabe remitirse en razón de brevedad, se declara que deberá entender en la presente causa el Juzgado en lo Criminal y Correccional N° 11 del Departamento Judicial de San Isidro, Provincia de Buenos Aires, al que se le remitirá. H. saber al Juzgado Nacional en lo Penal Económico N° 4. JULIO S.

NAZARENO - EDUARDO MOLINE O'CONNOR - AUGUSTO CESAR BELLUSCIO - ENRIQUE SANTIAGO PETRACCHI - GUSTAVO A.B. -A.R.V..