Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 27 de Diciembre de 1996, T. 138. XXXI

Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación
 
CONTENIDO
  1. 138. XXXI.

    RECURSO DE HECHO

    Tarante, C.D. c/ Eluplast S.R.L. y otros.

    Buenos Aires, 27 de diciembre de 1996.

    Vistos los autos: "Recurso de hecho deducido por Omega Cooperativa de Seguros Limitada (citada en garantía) en la causa Tarante, C.D. c/ Eluplast S.R.L. y otros", para decidir sobre su procedencia.

    Considerando:

    1. ) Que, contra la sentencia de la Sala VII de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo (fs. 261/265), confirmatoria, en lo principal, de la de primera instancia (fs. 183/190), que había hecho lugar a la demanda por accidente de trabajo fundada en la opción prevista en el art.

      17 de la ley 9688 y hecho extensiva la condena a la citada en garantía, ésta dedujo el recurso extraordinario (fs.

      272/276) que, denegado (fs. 287), dio origen a la queja en examen.

    2. ) Que la cámara sostuvo que carecía de asidero el planteo de la aseguradora, en el que invocaba la existencia de una cláusula contenida en la póliza de seguro, según la cual no había tomado a su cargo los casos en que "el evento dañoso ocurriera por infracción a las leyes y reglamentaciones sobre seguridad e higiene y sobre el régimen legal de las mujeres y menores".

      Para fundar tal afirmación el a quo sostuvo que, si bien se había probado la forma de producción del accidente y la existencia de la cláusula de exoneración de responsabilidad en supuestos tales como el del caso -actor menor de edad, al que le estaban prohibidas tareas de engrasado y limpieza de máquinas en movimiento y en el manejo de correas (art. 11, incs. e y f de la ley 11.357 y 195 L.C.T.), cir-

      cunstancias en las que se produjo el accidente-, no correspondía admitir que la aseguradora se amparara en dicha cláusula, pues se trataba de "un pacto entre emisor y tomador de una póliza de seguros que si bien resulta hábil para reglar las relaciones negociales entre ambos, de ningún modo puede liberarla del daño frente a los reclamos de la víctima para quien la concertación concluida entre ellos constituye 'res inter alios acta'". Agregó "que el contrato de seguros de responsabilidad civil tiene por objeto la obligación del asegurador de relevar al asegurado dentro de los límites de la póliza suscripta, a fin de proteger no ya al asegurado sino el eventual damnificado, pero las defensas y excepciones previstas sólo son oponibles entre las partes del contrato de seguro pero no frente al tercero quien no puede verse perjudicado, aunque entre aquellos quede luego pendiente el derecho de repetición que le pudiere corresponder según el caso".

    3. ) Que se agravia la aseguradora contra la decisión e invoca la doctrina de la arbitrariedad porque, a su entender, sobre la base de afirmaciones dogmáticas, la cámara ha prescindido de las disposiciones de la ley de seguros que, en su art. 109, establece que el asegurador se obliga a mantener indemne al asegurado por cuanto deba a un tercero en razón de la responsabilidad prevista en el contrato. En virtud de ello deben respetarse las limitaciones contractuales, sin imponerle que brinde una mayor protección que la estipulada.

    4. ) Que los agravios de la apelante suscitan cues

  2. 138. XXXI.

    RECURSO DE HECHO

    Tarante, C.D. c/ Eluplast S.R.L. y otros. tión federal bastante para su examen en la vía intentada pues, aunque remiten al examen de cuestiones de hecho y de derecho común, materia ajena -como regla y por su naturaleza- al remedio federal del art. 14 de la ley 48, tal circunstancia no constituye óbice decisivo para invalidar lo resuelto cuando -como en el caso- el tribunal se ha apartado de las normas que rigen el punto.

    1. ) Que, en efecto, demostrados los presupuestos fácticos y la existencia de la cláusula contractual invocada oportunamente, no hay razón legal para limitar los derechos de la aseguradora. La referencia del tribunal a la inoponibilidad de las condiciones estipuladas frente al tercero resulta insuficiente para prescindir de los términos del contrato de seguro, al que la propia ley reconoce como fuente de la obligación del asegurador y al que se halla circunscripto el alcance de su responsabilidad. Las afirmaciones del a quo importan un injustificado apartamiento del régimen específico vigente y la creación de una restricción al ejercicio de lo derechos, que privan de validez al pronunciamiento por lesionar las garantías constitucionales de defensa en juicio y propiedad.

    Por ello, se hace lugar a la queja, se declara procedente el recurso extraordinario y se deja sin efecto la sentencia apelada con el alcance indicado. Vuelvan los autos al tribunal de origen a fin de que, por quien corresponda, se dicte un nuevo fallo con arreglo al presente. Con costas.

  3. el depósito de fs. 90. Agréguese la queja al principal, hágase saber y, oportunamente, remítase. EDUARDO MOLINE O'CONNOR -AUGUSTO CESAR BELLUSCIO-ENRIQUE SANTIAGO PETRACCHI - ANTONIO BOGGIANO - GUILLERMO A.F.L. -G.A.B. -A.R.V. (en disidencia).

    DISI

  4. 138. XXXI.

    RECURSO DE HECHO

    Tarante, C.D. c/ Eluplast S.R.L. y otros.

    DENCIA DEL SEÑOR MINISTRO DOCTOR DON A.R.V. Considerando:

    Que el recurso extraordinario, cuya denegación origina esta presentación directa, es inadmisible (art. 280 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación). Que no obstante tal conclusión, es conveniente que esta Corte ponga de relieve -a fin de evitar interpretaciones erróneas acerca del alcance de sus fallos- que la desestimación de un recurso extraordinario mediante la aplicación de dicha norma no importa confirmar ni afirmar la justicia o el acierto de la decisión recurrida. En rigor la conclusión que cabe extraer de un pronunciamiento fundado en el citado art. 280 es que el recurso deducido no ha superado el examen de esta Tribunal encaminado a seleccionar los casos en los que entenderá según las pautas establecidas en ese precepto.

    Por ello se desestima la queja. D. perdido el depósito de fs. 90. N., devuélvanse los autos principales y, oportunamente, archívese. A.R.V..