Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 12 de Noviembre de 1996, B. 382. XXXI

Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación
 
CONTENIDO
  1. 382. XXXI.

    RECURSO DE HECHO

    B., D.O. c/ Banco de Entre Ríos.

    Buenos Aires, 12 de noviembre de 1996.

    Vistos los autos: "Recurso de hecho deducido por la actora en la causa B., D.O. c/ Banco de Entre Ríos", para decidir sobre su procedencia.

    Considerando:

    Que el recurso extraordinario, cuya denegación origina esta queja, es inadmisible (art. 280 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación).

    Por ello, se desestima la queja. D. perdido el depósito de fs. 39. N. y, oportunamente, archívese, previa devolución de los autos principales.

    JULIO S. NAZARENO - EDUARDO MOLINE O'CONNOR (en disidencia) -CARLOS S. FAYT -AUGUSTO CESAR BELLUSCIO -ENRIQUE SANTIAGO PETRACCHI - ANTONIO BOGGIANO (su voto) - GUILLERMO A. F.

    LOPEZ (en disidencia) - G.A.B. -A.R.V..

    VO

  2. 382. XXXI.

    2

    RECURSO DE HECHO

    B., D.O. c/ Banco de Entre Ríos.

    TO DEL SEÑOR MINISTRO DOCTOR DON ANTONIO BOGGIANO Considerando:

    Que el recurso extraordinario, cuya denegación origina esta presentación directa, es inadmisible (art. 280 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación).

    Que no obstante tal conclusión, es conveniente que esta Corte ponga de relieve -a fin de evitar interpretaciones erróneas acerca del alcance de sus fallosque la desestimación de un recurso extraordinario mediante la aplicación de dicha norma no importa confirmar ni afirmar la justicia o el acierto de la decisión recurrida.

    En rigor, la conclusión que cabe extraer de un pronunciamiento fundado en el citado artículo 280, es que el recurso deducido no ha superado el examen de este Tribunal encaminado a seleccionar los casos en los que entenderá, según las pautas establecidas en ese precepto del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación (confr. disidencia del juez B. en la causa M.530.XXIV "M., D.F. c/I., J.C. y otros s/ daños y perjuicios - sumario", sentencia del 9 de diciembre de 1993).

    Por ello, se desestima la queja. D. perdido el depósito de fs. 39. N. y, oportunamente, archívese, previa devolución de los autos principales.

    A.B..

    DISI

  3. 382. XXXI.

    3

    RECURSO DE HECHO

    B., D.O. c/ Banco de Entre Ríos.

    DENCIA DEL SEÑOR VICEPRESIDENTE DOCTOR DON EDUARDO MOLINE O'CONNOR Y DEL SEÑOR MINISTRO DOCTOR DON GUILLERMO A. F. LOPEZ Considerando:

    1. ) Que contra el pronunciamiento de la Sala Civil y Comercial del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Entre Ríos que rechazó el recurso de inaplicabilidad de ley interpuesto por el actor, éste dedujo recurso extraordinario federal cuya denegación dio origen a la presente queja.

    2. ) Que, para decidir del modo en que lo hizo, el sentenciante consideró que la determinación de las circunstancias constitutivas del vicio de lesión previsto en el art. 954 del Código Civil conducía al examen de cuestiones de hecho y prueba cuyo análisis quedaba excluido del margen de conocimiento del recurso planteado.

    3. ) Que si bien en principio no resultan revisables por esta vía las decisiones que declaran la inadmisibilidad de los recursos locales (Fallos: 290:106, 297:227), cabe hacer excepción a dicho principio cuando la decisión conduce a una restricción sustancial de la vía utilizada por el justiciable sin fundamentación idónea o suficiente, lo que se traduce en una violación de la garantía del debido proceso (Fallos: 311:148).

    4. ) Que ello ocurre en el presente caso toda vez que el tribunal declaró la inadmisibilidad del recurso omitiendo analizar si la cámara había tratado conducentemente

      lo invocado por el actor con referencia a que, como consecuencia de la utilización de un índice equivocado, la deuda de su parte refinanciada en el convenio acompañado había sido doblemente reajustada, extremo que lo autorizaba a obtener la repetición de lo abonado.

    5. ) Que la cámara sustentó el rechazo de la demanda en la circunstancia de que la calidad de comerciante del actor tornaba inaplicable el art. 954 del Código Civil, omitiendo analizar si, con prescindencia de dicho encuadre jurídico, el empleo del mencionado índice había producido aquel resultado y eventualmente provocado un enriquecimiento sin causa del demandado que justificara el aludido derecho a repetir invocado por el actor.

    6. ) Que lo expresado en torno a que el error alegado reconocía su origen en el contrato de refinanciación celebrado entre las partes, no excusaba al a quo de efectuar dicho análisis, a cuyo efecto debió considerar si resultaba suficiente la razón invocada por la cámara para omitirlo, consistente en que la calidad de comerciante del actor obstaba a la procedencia del planteo.

    7. ) Que ello es así con mayor razón si se advierte que, al atribuir esa relevancia a la aludida condición del demandante, la cámara desatendió la circunstancia de que el contrato cuestionado integraba la específica actividad comercial del demandado, cuya calidad de prestador del servicio bancario institucionalizado y responsable de una hacienda especializada en razón de ese objeto, debieron ser ponderados también a fin de evaluar si le era dable invocar la profesión del demandante para legitimar su pretensión de

  4. 382. XXXI.

    4

    RECURSO DE HECHO

    B., D.O. c/ Banco de Entre Ríos. mantener las sumas eventualmente pagadas en exceso de lo adeudado. Sostener que el deudor es un avezado comerciante es una razón que no puede esgrimir un banco para cobrar más de lo que el cálculo financiero arroja como resultado de las operaciones aquí debatidas (arts. 902 y 953 del Código Civil).

    1. ) Que, en tales condiciones, la solución de la alzada no satisface el requisito de debida fundamentación exigible en las decisiones judiciales, toda vez que las omisiones destacadas llevaron al tribunal de grado a decidir el rechazo de la cuestión con base en consideraciones que le resultaban ajenas, con lo que el fallo impugnado satisface sólo en forma aparente la exigencia de constituir una derivación razonada del derecho vigente, aplicable a los hechos concretos de la causa, lo que trasunta un grave menoscabo de la garantía de defensa en juicio del damnificado (Fallos: 301:472; 302:1033).

    Por ello, se declara procedente el recurso extraordinario y se deja sin efecto la sentencia recurrida.

    Con costas. Vuelvan los autos al tribunal de origen a fin de que, por quien corresponda, proceda a dictar un nuevo pronunciamiento con arreglo a lo aquí resuelto. R. el depósito de fs. 39. N.. EDUARDO MOLINE O'CONNOR -G.A.F.L..