Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 17 de Abril de 2012, G. 264. XLVII

Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación
 
CONTENIDO

G. 264. XLVII.

G., A.J. y otros c/ E.N.A.

(Ministerio de Economía) s/ sumario.

Buenos Aires, 17 de abril de 2012 Vistos los autos: “G., A.;José y otros c/ E.N.A.

(Ministerio de Economía) s/ sumario”.

Considerando:

  1. ) Que, a fs.

    271/276, la Sala B de la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba modificó parcialmente la sentencia del juez de grado —en lo que aquí interesa— en punto al inicio del cómputo de los intereses en relación al monto – consolidado– por pagar, en concepto de daño emergente y moral, a los actores por parte del Estado Nacional con motivo de la explosión de la Fábrica Militar de Río Tercero.

    Contra este pronunciamiento, el demandado interpuso recurso extraordinario federal concedido a fs. 298/298 vta. “dado que existe cuestión federal suficiente en los términos del art. 14 inc. 3º de la ley 48 puesto que se halla en juego la interpretación y aplicación al caso de normas federales, tales como la Ley de Consolidación de deuda pública Nº 23.982, la ley Nº 25.344 de Emergencia Económica, Decreto 1116/00, Ley de Presupuesto Nº 25.725, Ley 26.078, Ley Nº 23.928, su modificatoria ley 25.561 y demás normas concordantes, siendo la resolución dictada en la Alzada contraria a la interpretación que formula la apelante en sustento de sus derechos”, por configurarse gravedad institucional y denegado en cuanto a la tacha de arbitrariedad alegada sin que se presentara queja.

  2. ) Que, el recurrente señala que “la cuestión federal surge de la sentencia arbitraria” (fs.

    289).

    En ese orden de ideas, se agravia de la sentencia de cámara en tanto -1-

    los inte-reses que ha ordenado aplicar en estos autos para el daño moral y para el daño futuro, desde el día del hecho dañoso (03-11-1995) hasta el 31-12-1999…hacen que la misma resulte más arbitraria y ocasione perjuicios de imposible reparación ulterior, al establecer un momento distinto para su cómputo sin fundamentación alguna y en contra del criterio que venía sosteniendo la propia Cámara, así como resolviendo sobre un tema que no fue sometido a su jurisdicción

    (fs.

    293).

    Finalmente, afirma que “la Cámara no da las razones de porqué los intereses deben computarse desde el 03 de noviembre de 1995 y no desde que la sentencia quede firme y desde la fecha de la pericia, ni tampoco las razones del cambio de criterio sentado, teniendo en especial consideración el hecho que sometido a decisión un asunto no cuestionado por las partes, ya que los intereses y su fecha de aplicación quedaron firmes y consentidos por ambas partes” (fs. 293 vta.).

  3. ) Que, el recurso extraordinario es formalmente inadmisible pues, si bien fue concedido por entender cuestionada la ley de convertibilidad, sus modificatorias y concordantes, los agravios no controvierten la aplicación del sistema aludido.

    En efecto, fue mal concedido desde el momento en que no se encuentra configurada una cuestión federal típica.

    En particular, la crítica del recurrente se ciñe a que el cambio en el inicio en el cómputo de los intereses en el monto correspondiente al daño moral y emergente —la fecha del hecho en lugar de la fecha de la sentencia firme y desde la fecha de la pericia psicológica— no tiene fundamento, por lo tanto, sólo traduce una mera discrepancia con las razones de hecho, prueba y -2-

    G. 264. XLVII.

    G., A.J. y otros c/ E.N.A.

    (Ministerio de Economía) s/ sumario. cuestiones procesales que fundan la sentencia, cuyo examen es materia propia de los jueces de la causa y ajena al remedio federal previsto en el art. 14 de la ley 48 (Fallos: 308:1917, entre otros).

    Asimismo, la denegación de la alegada arbitrariedad no fue cuestionada en queja.

    La procedencia de la apelación federal está condicionada a que el escrito en que se la interpone contenga la enunciación clara de los hechos de la causa que permita establecer la relación directa e inmediata entre lo que ha sido materia de debate y decisión en autos y las garantías constitucionales que se aducen lesionadas (Fallos:

    270:349; 311:1686, entre otros). En el sub lite, el escrito del apelante no satisface aquellos requisitos ya que carece de una crítica razonada de los fundamentos del fallo, lo que basta para declarar su inadmisibilidad.

    Asimismo, la incongruencia señalada por la recurrente en cuanto a la falta de apelación de las partes respecto de la referida cuestión se encontraría en la tacha de arbitrariedad.

    Tal como se señaló, en este aspecto el recurso no fue concedido y la parte no dedujo recurso de queja, lo que inhabilita a este Tribunal a pronunciarse sobre el punto. Si bien en determinadas ocasiones la Corte ha prescindido de los alcances con los que fue concedido el recurso extraordinario, lo hizo cuando observó un grave quebrantamiento de las normas legales que determinan el modo en que deben emitirse las sentencias de las cámaras de apelaciones, supuesto que no se configura en autos (Fallos:

    331:241, considerando 2º y sus citas).

    º) Que, en cuanto a la eventual configuración de gravedad institucional, las referencias efectuadas por el recurrente son insuficientes toda vez que una simple alegación en ese sentido no basta.

    Más aún, si la intervención de esta Corte se está reclamando con un propósito que se acota a la defensa de intereses netamente individuales, y no se demuestra que la situación derive en repercusiones relevantes y directas sobre la comunidad toda (Fallos: 312:2150; 325:3118; 327:931 y 5826; 328:1633; 329:1787, 2620, entre otros). Por lo tanto, esta causal invocada resulta inhábil para justificar la admisión del remedio extraordinario.

    Por ello, se resuelve declarar mal concedido el recurso extraordinario.

    N. y devuélvase.

    R.L.L.;- ELENA I. HIGHTON de NOLASCO - CARLOS S. FAYT - JUAN C.;MAQUEDA - E. RAÚL ZAFFARONI - CARMEN M. ARGIBAY (según su voto).

    ES COPIA VO-4-

    G. 264. XLVII.

    G., A.J. y otros c/ E.N.A.

    (Ministerio de Economía) s/ sumario.

    TO DE LA SEÑORA MINISTRA DOCTORA DOÑA C.;M. ARGIBAY Considerando:

    Que el recurso extraordinario es inadmisible (art.

    280 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación).

    Por ello, se lo desestima.

    N. y, oportunamente, devuélvase. C.;M. ARGIBAY.

    ES COPIA Recurso extraordinario interpuesto por el Estado Nacional, Dirección General de Fabricaciones Militares, Fábrica Militar Río Tercero, demandada en autos, representada por la Dra. M.;del Valle Frini. Tribunal de origen: Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba, S.;B.T. que intervinieron con anterioridad: Juzgado Federal de Primera Instancia de Río Cuarto. -5-