Sentencia nº 9233 de Cámara de Apelaciones C. y C. Sala II de Provincia de Jujuy, de 12 de Marzo de 2007

Fecha de Resolución12 de Marzo de 2007
EmisorCámara de Apelaciones C. y C. Sala II

San Salvador de Jujuy, a los doce días del mes de marzo del año dos mil siete, reunidas las integrantes de la Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de la Provincia de Jujuy, Dras. L.E. BRAVO y M.V.G.D.P., bajo la presidencia de la primera de las nombradas, vieron el Expte. N°9233/06, caratulado: "SUCESION AB-INTESTATO DE: SALAS, V.H.Y.G., ASUNCION”, del cual dijeron:

Que se inaugura esta instancia procesal en virtud del recurso de apelación interpuesto a fs. 197/201 por el Dr. F.Z. (h) en contra de la resolución de fecha 08 de mayo de 2006 que rola a fs. 183 de autos.-

Que el apelante se agravia por cuanto entiende que la resolución atacada resulta arbitraria e infundada. Expresa que el a quo rechazó las observaciones formuladas por su parte a la rendición de cuentas presentada por los herederos sin fundamentación alguna, afectando con ello el derecho de defensa de su mandante. Manifiesta que, en primer lugar, el a quo incurrió en error al mencionar que la impugnación ha sido presentada por el heredero J.R.S., cuando en rigor de verdad fue el Sr. G.F.B. quien la formuló. Que su mandante tiene suficiente legitimación para actuar en autos en virtud de su condición de cesionario de los derecho y acciones que le correspondían al heredero J.R.S. en el presente sucesorio. Dice que la autorización de venta del inmueble que componía el acervo hereditario se otorgó en el año 1997 mientras que la venta se llevó a cabo en el 2006, casi nueve años después. Entiende que la autorización de venta ha quedado sin efecto por la inacción de los herederos. Que amén de ello, no se ha demostrado que los herederos hayan procedido a la venta del inmueble, sino que los mismos, extralimitándose de las facultades otorgadas por el juez, otorgaron a un tercero un poder especial irrevocable por diez años para que suscriba en nombre y representación de los herederos, la escritura traslativa de dominio a su favor. Insiste en que ese acto de desapoderamiento no fue autorizado por el a quo, por lo que resulta nulo de nulidad absoluta; además, al no haber sido otorgado por su representado, ese acto le es inoponible. Sostiene que al no haberse acreditado por instrumento alguno la aludida venta, no le consta que el precio de la misma sea de $ 46.000. Agrega a esto que dicho precio no cumple con la condición de ser serio, que se trata de un precio vil y que no se condice con los valores de plaza de un inmueble de esas características.-

Manifiesta que en la planilla de rendición de cuentas se consignaron importes que se refieren a conceptos que no son procedentes. Entiende que los gastos de escribanía ($240), la comisión por venta($2.000) y los gastos de escrituración ($3.000) no deben ser soportados por la sucesión y son a cargo del comprador, ya que de lo contrario el precio de la venta se tornaría menos serio, por la sustancial disminución que importaría el hecho de que la parte vendedora se haga cargo de los mismos.-

Expresa que los gastos por honorarios de la Dra. A.R.F. y del Dr. R.A. no corresponden ser abonados por su parte. Sostiene que no existe ninguna gestión de parte de la primera de los profesionales nombrados que haya beneficiado a su parte o a quien le cediera los derechos sucesorios. En relación a los honorarios del Dr. A., manifiesta que los mismos fueron regulados en otro juicio (desalojo en contra del Sr. J.R.S.) por lo que no corresponde que del importe de la venta se deduzcan dichos montos. Considera ilegítimo y malicioso pretender que su representado se haga cargo de esos honorarios, regulados en un juicio totalmente ajeno al presente y en el que su mandante no tuvo participación alguna.-

Por lo demás, se agravia porque los herederos que realizaron la venta no depositaron el importe total de la operación y se repartieron directamente la plata, hicieron deducciones antojadizas sin someter ello a la decisión del Juez de la causa. Que todo ello infringe expresas y categóricas normas procesales, dando lugar a la nulidad de los actos llevados a cabo en ese sentido.-

Que a fs. 208/211 se presenta el Dr. R.A. y lo contesta. Denuncia falta de personería en el apelante, por cuanto el mismo se presentó en fecha 30 de mayo de 2006 solicitando personería de urgencia y posteriormente con fecha 27 de julio de 2006 se presentó nuevamente intentando el presente recurso sin haber acreditado en ese lapso la personería que invocaba. Expresa que, vencido el plazo de treinta días acordado por la ley, al recurrente nunca le interesó presentar los documentos o poderes que acrediten lo que manifiesta representar. Señala que el recurrente carece de agravios y no logra brindar una interpretación razonable del fallo. Manifiesta que el apelante en su escrito recursivo realiza observaciones y cuestionamientos distintos a las impugnaciones efectuadas a fs. 176/177, ampliando las mismas y pidiendo nulidades que no corresponden a la presente vía procesal, violando con ello el principio de congruencia. Expresa que el quejoso vuelve a caer en contradicción al...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba