Sentencia nº 7092 de Superior Tribunal de Justicia de Jujuy, 16 de Junio de 2010

Fecha de Resolución16 de Junio de 2010
EmisorSuperior Tribunal de Justicia de Jujuy

(Libro de Acuerdos Nº 54 Fº 1287/1292 Nº 358). En la ciudad de San Salvador de Jujuy, Provincia de Jujuy, a los dieciséis días del mes de junio del año dos mil once, los Señores Jueces del Superior Tribunal de Justicia, doctores S.R.G., Clara D. L. de Falcone, J.M. delC., M.S.B. y M.V.P.- por habilitación- bajo la presidencia del primero de los nombrados, vieron el expediente Nº 7092/2009, caratulado: “Recurso de inconstitucionalidad interpuesto en el expte. Nº 10641/09 (Sala I- Cámara de Apelaciones Civil y Comercial): División de Condominio: C., I.M. c/V.S., C.G.: V.S., Carina Valeria”

El Dr. González dijo:

El 14 de abril de 2009, el Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial interviniente rechaza la demanda de división de condominio promovida por I.M.C. en contra de C.G.V.S. y C.V.V.S. con fundamento en la existencia de un acuerdo de división, que surge de la escritura pública Nº 270, conocido por la actora al momento de adquirir el bien en subasta porque, conforme quedó plasmado en el acta de remate, se dio lectura de ella al momento de producirse la venta.

El decisorio fue apelado por la actora con fundamento en que el mismo sólo contiene la protocolización de un instrumento privado que no se encuentra inscripto en el Registro Inmobiliario y, por tanto, no resulta oponible a terceros.

La lectura de su contenido al momento de subastar no cambió el objeto de subasta, cual fue, el 50% del inmueble, alícuota que, ni en aquel momento ni a la fecha, tiene existencia real.

La sentencia que ahora se recurre fue dictada por la Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial y dispone acoger parcialmente la apelación deducida, revocando la sentencia de primera instancia para hacer lugar a la demanda de división de condominio disponiendo que la misma se concrete en los términos de la escritura referida.

Para así decidir, señala que al momento de producirse la venta en subasta del 50% del inmueble existía un acuerdo de división de condominio, celebrado por los condóminos voluntariamente, mediante el cual se consignaba expresamente la parcela atribuida a M.R.V., copropietario al que se remataba su parte, indicando que le correspondía el predio ubicado en la parte trasera del inmueble, indicando ubicación, superficie y límites de la misma.

También se deja constancia de que, al momento de la subasta, conforme constancias de fs. 152 del Expte. B-52.537/99 ese acuerdo fue leído íntegramente por lo que, aún cuando no se trate de instrumento inscripto, resulta oponible a la actora por haberlo conocido al momento de la compra sin merecer objeción alguna ni entonces ni en los posteriores trámites destinados a perfeccionar la compra e inscribir el dominio a su favor.

A fs. 7/15, la Sra. I.M.C., con el patrocinio letrado del Dr. R.A., deduce recurso de inconstitucionalidad en su contra.

Sostiene que el fallo es arbitrario y violatorio de los derechos del debido proceso, cosa juzgada y propiedad por cuanto pretende menoscabar su derecho a obtener la división de condominio sin condicionamiento alguno imponiéndole una forma de división perjudicial e injustificadamente disvaliosa para su parte.

Indica que, de admitirse la tesitura abonada en la sentencia, es condenada a recibir la parte trasera del inmueble, con grave perjuicio a su patrimonio dada su inconveniente ubicación, sin acceso y salida a ruta o vía pública, su menor valor, carencia de riego, suelo pedregoso, desparejo y excluido de las mejoras de la parte delantera constatadas en el acta de fecha 7 de setiembre de 2004.

En punto al acuerdo, indica que en el juicio donde se ordenó el remate no obra reconocimiento alguno de su parte ni disposición por la que aparezca que lo subastado es la parte trasera de la finca.

Surge lo contrario de las constancias del expte. B-52537/99 “Ejecución prendaria: Banco de la Provincia de Jujuy-Ente Residual- c/ M.R.V.”, en particular del comprobante de venta en remate de fs. 126, la aprobación de la subasta de fs. 161, el decreto de fs. 150, el acta de fs. 184 -de entrega formal y tradición de la posesión de la mitad indivisa del inmueble subastado- y la resolución de fs. 192, que ordena transferir a su nombre el dominio de la mitad indivisa del inmueble subastado.

Indica que lo allí resuelto ha adquirido la calidad de cosa juzgada y, por tanto, la Cámara carece de jurisdicción para pronunciarse en el punto.

Señala, además, que ni al momento de efectuarse la venta en pública subasta, el 7 de junio de 2004, ni cuando se constituye la Jueza de Paz a constatar el estado de ocupación del inmueble, ni en oportunidad de ordenarse la subasta (fs. 107) ni cuando se redacta el edicto de remate (fs. 116) se encontraba incorporada al proceso esa escritura, lo que ocurre luego...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba