Sentencia nº 34839 de Segunda Cámara Civil de Apelaciones de la Provincia de Mendoza, Primera Circunscripción, 4 de Junio de 2010

PonenteGIANELLA, MARSALA, MARTINEZ FERREYRA
Fecha de Resolución 4 de Junio de 2010
EmisorPrimera Circunscripción

Fojas: 204

En la ciudad de Mendoza, a los cuatro días de junio de dos mil diez se reúnen en la Sala de Acuerdos de la Excma. Cámara Segundo de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Mi-nas, de Paz y T., los Sres. Jueces titulares de la misma D.. G.D.M.-sala, H.C.G. e integrando Dr. O.M.F., ministro de la Quinta Cámara Civil de Apelaciones y traen a deliberación para resolver en definitiva la causa N° 54.876/34.839, caratulados: "CASTILLO S.G.S. HIJA MENOR C/ MERLINO RUBENH CARLOS P/ ALIM. PROV.” originaria del Tercer Juzgado de Familia de Mendoza, de la Primera Circunscripción Judicial, venida a esta instancia en virtud de los recursos de apelación interpuestos a fs. 163 , por la parte actora y a fs. 177 por su progenitora, contra la sentencia de fecha 16 de marzo de 2009, obrante a fs. 162, la que decidió: declarar el sobreseimiento de la presente causa por haber deve-nido en abstracta; imponer las costas en el orden causado y regular los honorarios a los profesionales intervinientes.

Habiendo quedado en estado los autos a fs. 196, se practicó el sorteo que deter-mina el art. 140 del C.P.C., arrojando el siguiente orden de votación: D.. G., M.G.D.M. y O.M.F..

SOBRE LA PRIMERA CUESTIÓN EL DR. GIANELLA DIJO:

  1. En contra de la sentencia que luce a fs. 162 y v. de estos autos nro.54876/3, caratulados: “C.S.G. por su hija menor c /M., R.C. p/ alim. provis.”, dictada por la sra. Juez del 3er. Juzgado de Familia de la ciudad de Mendoza, apelaron la actora, según su escrito agregado a fs. 163 y su progenitora (fs.177).

    La magistrada decidió declarar el sobreseimiento de la presente causa por haber devenido en abstracto, impuso las costas en el orden causado y reguló los honorarios de los profesionales que actuaron en autos.

    Para así decidir tuvo en consideración que los alimentos requeridos en la causa estaban destinados a M.C.M., quien a la fecha de la resolución había adquirido la mayo-ría de edad, circunstancias que tuvo como consecuencia la cesación de la obligación alimentaria del progenitor demandado.

    Respecto de las costas, advirtió que al no haber en el caso ni vencedor ni venci-do, las costas deben ser soportadas por su orden. Aclaró que la razón por la cual la pre-tensión devino en abstracto no debe ser atribuida a las partes sino a sus patrocinantes que contribuyeron decididamente a que el proceso tuviera ese fin.

  2. Las recurrentes expresaron los agravios que la resolución apelada les causa en los términos del memorial articulado a fs. 182/184, el que admite ser así compendiado:

    1. Este proceso iniciado 6 años, no obstante el trámite expedito que establece la ley, se transformó en una verdadera trampa de enredos en la que colaboraron tanto el tribunal de primera instancia, por su ineptitud, como la contraparte, lo que impidió que la entonces menor pudiera tener una cuota de alimentos provisorios que la ayudara a sostenerse.

    2. Luego de todo ello la juez de grado dispuso que por haber llegado la actora a la mayoría de edad, la causa ha devenido en abstracto sin que pueda percibir la modesta cuota alimentaria pedida a su padre, quien cuenta con cuantiosos bienes y logró con di-laciones y falencias del juzgado prorrogar por años la decisión judicial.

    3. El error más grave en que incurre la sra. juez es haber convertido este proceso de alimentos provisorios en definitivos, perjudicando doblemente a las apelantes con demoras interminables dilatando inútilmente la causa para que la menor deje de serlo, y alcance la mayoría de edad por el simple transcurso del tiempo.

    4. Conforme a la doctrina la mayoría de edad no implica la caducidad del dere-cho a percibir las cuotas atrasadas de alimentos pues es un crédito que existía con ante-rioridad y no desaparece por esa circunstancia.

    5. Asimismo, se afirma que en estos casos, las cuotas atrasadas no ingresarán al patrimonio del hijo, sino del progenitor con quien ha convivido en el carácter de reem-bolso de lo que ha afrontado de su propio peculio.

    6. D. en otro sentido implica alentar las dilaciones y atrasos en el proce-dimiento por parte del obligado al pago haciendo jugar el tiempo a su favor; la decisión es absurda y demostrativa de un notorio desconocimiento del derecho en mate-ria ali-mentaria.

    7. De tal manera, deberá dejarse sin efecto la decisión y en su lugar fijarse la cuota alimentaria, actualizada –piden las apelantes se triplique lo solicitado en la de-manda- y condenarse al demandado en un solo bloque al pago de lo adeudado.

    Por último dejó reservado el derecho de la hija mayor de edad de reclamar ali-mentos hasta tanto concluya sus estudios universitarios.

  3. El apelado contestó a los agravios en su escrito de fs. 187/188, cuyos térmi-nos tengo por reproducidos en honor a la brevedad y sin perjuicio de la puntual conside-ración que el mismo merezca.

  4. Entrando en la consideración del recurso de apelación, adelanto mi opinión contraria a que la presente causa haya devenido en abstracto.

    En efecto, ya hemos sostenido que “La mayoría de edad adquirida durante el transcurso del proceso justifica limitar la obligación alimentaria a la época de mi-noridad de la alimentada.” (LS 123 – 86, sentencia del 08/06/09), como asimismo que “ … , en principio, cabe otorgarle retroactividad a los alimentos fijados judicialmente, tanto cuando se establecen dentro del trámite de una medida precautoria, como cuando son provisorios o definitivos, …” (sentencia del 22/10/09, registrado en L.S. 124-257; en el mismo sentido GALERA, E. –R., M.D., en Código Procesal Civil de Mendoza, anot., com. y conc. con los códigos de la Nación, San Luis y S.J., Bs.As., Edit. La Ley, 2.009, tomo II, comentario al inc. g) del art. 52 de la Ley 6354).

    En el mismo fallo citado en último término, acotamos sin embargo que la re-troactividad señalada tiene base en un principio, el que admite excepciones, como es el supuesto que no encuentre “…. sustento ni justificación, en tanto...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba