Sentencia nº 31289 de Tercera Cámara Civil de Apelaciones de la Provincia de Mendoza, Primera Circunscripción, 5 de Noviembre de 2008

PonenteGARRIGOS, MASTRACUSA, STAIB
Fecha de Resolución 5 de Noviembre de 2008
EmisorPrimera Circunscripción

Expte: 31.289

Fojas: 335

En Mendoza a los cinco días del mes de noviembre del año dos mil ocho, los señores Jueces de la Excma.Tercera Cámara en lo Civil, Comer-cial, M., de Paz y T., trajeron a deliberar en definitiva los autos Nº 113.525/31289, caratulados: "G.G.R. c/NUEVAG.-NERACIÓNS.A. y OTS. p/D.P", originarios del Décimo Tercer Juzgado en lo Comercial y Minas venidos a esta instancia en virtud del recurso de apelación interpuesto a fs. 280 por la parte actora contra la sentencia de fs.266/270.

Llegados los autos al Tribunal, se ordenó exprese agravios el apelante, (art.136 del C.P.C.), lo que se llevó a cabo a fs.302/306, recibiendo contestación a fs.310/316, quedando los autos en estado de dictar sentencia a fs.333.

Practicado el sorteo de ley quedó establecido el siguiente orden de estudio: D.. G., MASTRASCUSA y STAIB.

En cumplimiento de lo dispuesto por los arts.160 de la Constitu-ción provincial y 141 del C.P.C., se plantearon las siguientes cuestiones a re-solver:

PRIMERA CUESTION:

Es nula la sentencia apelada?

SEGUNDA CUESTION:

Caso de no serlo es justa?

TERCERA CUESTION:

C..-

A LA PRIMERA CUESTION EL DR. GARRIGOS DIJO:

La sentencia de fs. 266/270 ha sido apelada por el actor a fs. 280, quien a fs. 302/306 expresa los agravios que le ocasiona el decisorio impugna-do el que pide sea revocado.

En primer lugar solicita se declare la nulidad de la sentencia por cuanto –aduce-, el Sr. Juez a quo ha decidido fuera de los argumentos de las partes para la traba de la litis y de la totalidad de las pruebas aportadas, de las que tampoco surge que el ciclista circulara al frente del colectivo y que llegó a encontrarse con la masa del rodado mayor.

Posteriormente atribuye al J. error en la interpretación de la mecánica del accidente, los que resume.

Sostiene que el contacto entre el ómnibus y la bicicleta quedó acreditado. Señala que la bicicleta fue tocada por el ómnibus y luego el mismo fue a dar contra un árbol.

Arguye que el a quo interpreta incorrectamente el acta que obra a fs. 01/02 (y croquis de fs. 3); así como el informe pericial criminalistico de fs. 30/31, de la causa penal 174559, que ha tenido a la vista, y compulsado, con-cluyendo que no existen indicios que determinen que se haya producido, entre el transporte colectivo, y el biciclo contacto alguno; verificándose que el colecti-vo, fue a dar contra un árbol que se encontraba al borde la banquina, luego de realizar una maniobra de frenado de 8 metros y que no se verifica signo alguno del biciclo de haber sido embestido por el tansporte colectivo.

Expone que de acuerdo al croquis de fs. 2 y al elaborado por la Policía Científica, el conductor de la bicicleta aparece en al banquina así como también la bicicleta, por lo que es evidente que la colisión se produjo en la ban-quina, que el chofer del colectivo ve al ciclista, aplica los frenos, pierde el do-minio, toca la bicicleta y luego va a dar contra el árbol (como solo la toca es que no hay indicios en la bicicleta).

Y ello es así porque como resulta del informe de la Policía cientí-fica “los mismos se han enmarcado por el contacto contra el árbol.

Expresa que el a quo omite considerar fs. 304 v.

Agrega que tampoco ha considerado el a quo el reconocimiento expreso de la contraria de haber contactado al ciclista. En el alegato la contra-parte a fs. 256 vta., dice “logrando así contactar al imprudente ciclista…”, sien-do evidente que contactar está usado como “tocar” (no visualizar) diverso de embestir, admitiendo que logró contactarlo. De este modo es claro que la contraria admite en su alegato haber contactado al ciclista.

Expone que tampoco el J. analiza la pericia mecánica de fs. 254 v. y omite toda consideración al testimonio de C.R.M. quien dejó en claro que venía en el colectivo y que “los pasajeros éramos po-cos, le dijimos al chofer que vaya despacio, que qué apuro tenía; y no nos hizo caso” (respuesta primera sustitución); que movieron al ciclista y que él dijo que no lo movieran; que le dijo al chofer porqué sacaron la bicicleta debajo del co-lectivo que no tendría que haber hecho eso y que no le contestó nada (res-puesta primera sustitución). Señaló en al respuesta a la primera repregunta que “el micro impactó primero a G. y se llevó la bicicleta, lo despidió a me-tros; no alcanza a frenar, y por no llevarse por delante a G. impacta co-ntra el árbol, directamente no pudo dominar el micro”.

Esta declaración –aduce- corrobora que el ómnibus toca la bici-cleta.

Objeta la presunción del a quo de que la lluvia fue el elemento determinante de la caída del actor, por subjetiva y antojadiza, no resultando de los argumentos de las partes, ni de ninguna de las pruebas ofrecidas o produ-cidas en el proceso.

Por...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR