Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 8 de Noviembre de 2011, B. 1602. XLII

Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación
Publicado en Fallos:334:1272
 
CONTENIDO

B. 1602. XLII. y otros RECURSO DE HECHO Breitfeld, D.A. y otro c/ S., M. delV. y sus acumulados causas:

B.527 XLV ‘Breitfeld, D.A. y otro c/ S., M. delV. s/ art.

250 CPCC- Civil)’ y B.619 XLVI ‘Breitfeld, D.A. y otros c/ S., M. delV. s/ ejecución hipotecaria’.

Buenos Aires, 8 de noviembre de 2011 Vistos los autos:

Recurso de hecho deducido por la demandada en la causa Breitfeld, D.A. y otro c/ S., M.;del Valle y sus acumulados causas: B.527.XLV ‘B., D.;Ariel y otro c/ S., M.;del Valle s/ art.

250 CPCC-Civil)’ y B.619.XLVI ‘B., D.A. y otros c/ S., M.;del Valle s/ ejecución hipotecaria’

, para decidir sobre su procedencia.

Considerando:

1º) Que de las presentes actuaciones surge que en el caso se desestimó el planteo de inconstitucionalidad de la ley 25.561 y del decreto 214/2002 y se condenó a la deudora a pagar a los acreedores —conforme con el principio del esfuerzo compartido— la suma que resulte de transformar a pesos el capital reclamado en moneda extranjera a razón de un peso por dólar estadounidense, más el 50% de la brecha que exista entre un peso y la cotización de la mencionada divisa extranjera en el mercado libre de cambio (conf. fs. 266/273).

2º) Que, asimismo, se decidió que la demandada no se encontraba alcanzada por los beneficios de la ley 25.798, en razón de que la mora se había producido fuera del plazo establecido por el art. 3º de la referida ley (conf. fs. 308).

Las referidas decisiones quedaron firmes.

Poco después la ejecutada pidió que se aplicaran a su respecto las previsiones del régimen de refinanciación hipotecaria establecido por las leyes 25.798 (t.o. ley 25.908) y decreto reglamentario, en razón de que el Banco de la Nación Argentina —en su carácter de agente fiduciario— había declarado elegible el mutuo.

3º) Que la Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil confirmó la decisión de primera instancia que había desestimado esa petición con sustento en que las cuestiones -1-

vinculadas con la admisibilidad y aplicación del régimen de refinanciación hipotecaria, era un tema que había sido decidido y quedado firme para las partes, además de que el hecho de que el Banco de la Nación Argentina hubiese declarado elegible el mutuo no modificaba la situación que había quedado alcanzada por el principio de preclusión procesal (conf. fs.

426).

Contra esa resolución la demandada interpuso recurso extraordinario a fs.

442/457, cuyo rechazo dio origen a la causa:

B.1602.XLII, “Breitfeld, D.;Ariel y otro c/ S., M.;del Valle”.

  1. ) Que después de diversas alternativas procesales, la ejecutada solicitó la aplicación de la ley 26.167 (conf. fs.

    556/557).

    Previa sustanciación con la contraria dicha petición fue desestimada porque la mora se había producido en el mes de marzo de 2000, y no se cumplía con el recaudo establecido por el art. 1º, inc. e, de la referida ley (conf. fs. 52 del expediente 80.557/07 “Breitfeld, D.;Ariel y otro c/ S., M. s/ incidente art. 250 del Código Procesal Civil y Comercial”). Esa decisión fue objeto de un nuevo recurso extraordinario (fs. 58/73 del referido incidente) que, denegado, originó la causa:

    B.527.XLV “Breitfeld, D.A. y otro c/ S., M. del Valle s/ art. 250 CPCC-Civil”. 5º) Que, finalmente, la demandada —que invocó haber suscripto el contrato de refinanciación hipotecaria con el agente fiduciario— requirió que se aplicara el sistema de pago previsto en el art. 7º de la ley 26.167, conforme con lo dispuesto por el art. 1º de la ley 26.497 (conf. fs. 771). Esta solicitud que fue sustanciada con los acreedores fue rechazada porque en resoluciones anteriores se había decidido que el mutuo de autos no se encontraba alcanzado por el régimen de refinanciación hipotecaria establecido por la ley 25.798 (conf. dictamen de fs.

    825 y remisión efectuada a fs.

    826).

    La ejecutada dedujo otro remedio federal (fs. 832/849), que, desestimado, dio lugar a la causa: B.619.XLVI “Breitfeld, D.;Ariel y otros c/ S., M.;del Valle s/ ejecución hipotecaria”.

    B. 1602. XLII. y otros RECURSO DE HECHO Breitfeld, D.A. y otro c/ S., M. delV. y sus acumulados causas:

    B.527 XLV ‘Breitfeld, D.A. y otro c/ S., M. delV. s/ art.

    250 CPCC- Civil)’ y B.619 XLVI ‘Breitfeld, D.A. y otros c/ S., M. delV. s/ ejecución hipotecaria’.

  2. ) Que los recursos extraordinarios que desestimados motivaron los referidos recursos de queja, cuya acumulación se dispone en este acto, son formalmente admisibles porque en autos se ha objetado la validez e inteligencia de normas federales y las sentencias definitivas dictadas por el superior tribunal de la causa han sido contrarias al derecho que la apelante fundó en ellas (art. 14, inc. 3º, de la ley 48). También se han invocado causales de arbitrariedad que son inescindibles de los temas federales en discusión y deben ser examinadas conjuntamente (Fallos: 323:1625, entre muchos otros).

  3. ) Que si bien es cierto que en la presente causa se encuentran firmes tanto la decisión que ordenó pesificar la deuda según el principio del esfuerzo compartido, como la que declaró la inaplicabilidad de las normas sobre refinanciación hipotecaria, también lo es que con posterioridad se han dictado nuevas disposiciones —cuyas consecuencias deben ser ponderadas por el Tribunal— para tutelar a los deudores de menores recursos y que el Banco de la Nación ha declarado elegible el mutuo en litigio y se ha firmado el correspondiente contrato, encontrándose los obligados abonando las cuotas al agente fiduciario (conf. fs.

    521; copia certificada obrante a fs.

    105/114 de la queja y fs. 768/770).

  4. ) Que frente a las circunstancias apuntadas, es del caso recordar que en el precedente “Grillo” (Fallos: 330:2902), esta Corte decidió que aun cuando exista cosa juzgada respecto de la aplicación de la doctrina del esfuerzo compartido, el deudor podía acogerse y pagar el crédito según el régimen de refinanciación hipotecaria de conformidad con lo dispuesto por el art. 7º de la ley 26.167, siempre y cuando asumiera, dentro del plazo de 30 días, abonar la diferencia entre el crédito reconocido por sentencia y el resultante de fijarlo según las disposiciones de la referida ley.

    º) Que en autos se plantean cuestiones que pueden ser resueltas en función de criterios análogos a los allí sustentados, pues a pesar de haber quedado firmes las resoluciones mencionadas que decidían respecto de las normas sobre pesificación y refinanciación hipotecaria, la sanción de la ley 26.167 ha venido a otorgar una nueva posibilidad para que aquellos deudores de bajos ingresos que tuviesen elegido el mutuo por el agente fiduciario y hubiesen invocado las prescripciones de dicha ley, sin desmedro de los derechos adquiridos por el acreedor, puedan conservar su vivienda única y familiar (conf. causa “B.”, Fallos: 331:926).

    10) Que la solución adoptada en el referido precedente se ve reafirmada con el dictado de la ley 26.497, en cuanto prevé que los aportes del F. para la Refinanciación Hipotecaria podrán extenderse, a solicitud del deudor, hasta cubrir el monto total que surja de la sentencia que hubiese quedado firme y pasada en autoridad de cosa juzgada (conf. arts.

  5. , 2° y 3° de la mencionada norma).

    El régimen de pago allí establecido no sólo resulta complementario del sistema de refinanciación hipotecaria previsto originariamente, sino que otorgó una mayor protección a los deudores hipotecarios de vivienda única y respetó en su integridad el crédito reconocido judicialmente a los acreedores.

    11) Que, por lo demás, cabe señalar que la Corte ha admitido que las personas que han incurrido en mora con anterioridad al plazo establecido por el art.

  6. de la ley 25.798, puedan utilizar los fondos otorgados por el Banco de la Nación Argentina para efectuar el pago de la deuda, pues dicha entidad declaró elegible el mutuo hipotecario y se ha firmado el correspondiente contrato, y el examen del cumplimiento de los requisitos para el ingreso al sistema que efectúa el agente fiduciario resulta extraño al conocimiento del Tribunal (conf. causa: “A., L.;Mónica y otro c/ Bertonazzi, A.;Ernesto y otro s/ ejecución hipotecaria” (Fallos: 332:1152).

    B. 1602. XLII. y otros RECURSO DE HECHO Breitfeld, D.A. y otro c/ S., M. delV. y sus acumulados causas:

    B.527 XLV ‘Breitfeld, D.A. y otro c/ S., M. delV. s/ art.

    250 CPCC- Civil)’ y B.619 XLVI ‘Breitfeld, D.A. y otros c/ S., M. delV. s/ ejecución hipotecaria’.

    Por ello, y resultando inoficioso que dictamine el señor P. General, se declaran procedentes las quejas, formalmente admisibles los recursos extraordinarios deducidos por la ejecutada y se revocan las decisiones apeladas en cuanto declararon inaplicables al caso las leyes 25.798, 26.167 y 26.497.

    En consecuencia, al haber manifestado la deudora su intención de cancelar la deuda conforme con las disposiciones de las citadas leyes, corresponde continuar con el procedimiento allí establecido.

    Sin perjuicio de ello, la alzada deberá resolver el recurso que se encuentra pendiente de decisión y fijar los intereses adeudados (conf. fs.

    141).

    Las costas generadas con motivo de los referidos planteos se imponen en el orden causado atento a la forma en que se decide y a la naturaleza de las cuestiones propuestas. Reintégrese el depósito.

    N. y vuelvan los autos al tribunal de origen. ELENA I.

    HIGHTON de NOLASCO - ENRIQUE S.P. -J.C.M.;- E. RAÚL ZAFFARONI.

    ES COPIA Recursos de hecho interpuestos por M. delV.S., con el patrocinio letrado de la Dra. N.;del Pilar Varela. Tribunal de origen: Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil. Tribunales que intervinieron con anterioridad:

    Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil n° 103. -5-