Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Nación, 31 de Agosto de 2010, V. 706. XL

Emisor:Corte Suprema de Justicia de la Nación
 
CONTENIDO

V. 706. XL.

RECURSO DE HECHO V., F.R. y otros s/ homicidio Ccausa n° 1459C.

Año del B.; B.;Aires, 31 de agosto de 2010 Vistos los autos: A. de hecho deducido por M.;delC.;Ferreira (querellante) en la causa V., F.R. y otros s/ homicidio Ccausa n° 1459CA, para decidir sobre su procedencia.

Considerando:

Que el recurso extraordinario, cuya denegación motiva la presente queja, es inadmisible (art. 280 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación).

Por ello, oído el señor Procurador General, se desestima la queja. H. saber y archívese, previa devolución de los autos principales. R.;LUIS LORENZETTI - ELENA I. HIGHTON de NOLASCO - ENRIQUE S.;PETRACCHI - JUAN CARLOS MAQUEDA (en disidencia)- E. R.;ZAFFARONI (en disidencia)- CARMEN M.

ARGIBAY.

ES COPIA DISI-1-

V. 706. XL.

RECURSO DE HECHO V., F.R. y otros s/ homicidio Ccausa n° 1459C.

Año del B.; DENCIA DE LOS SEÑORES MINISTROS DOCTORES D.;JUAN CARLOSM. Y DON E. RAÚL ZAFFARONI Considerando:

  1. ) Que contra el pronunciamiento de la Sala I de la Cámara Nacional de Casación Penal que rechazó el recurso de casación deducido contra la decisión del Tribunal Oral en lo Criminal n° 27 de esta ciudad que había absuelto a los imputados J.;Marcelo Smaldoni, V.;Saucedo y F.R.V. respecto del hecho por el que habían sido acusados de homicidio en perjuicio de Roque Sebastián Villagra, la querella interpuso el recurso extraordinario federal Cfundado en la doctrina de la arbitrariedad de sentenciasC cuya denegación dio origen a esta queja.

  2. ) Que en cuanto al hecho que el tribunal oral tuvo por probado y a los argumentos en los que se basó para disponer la absolución de los imputados, el Tribunal se remite a lo expuesto por el señor P. General en el punto III de su dictamen.

  3. ) Que en el recurso de casación la parte querellante sostuvo Cen lo que ahora interesaC que el tribunal oral tergiversó las conclusiones de los peritos cuando afirmó que los informes no revelaron la distancia desde la cual se efectuó el disparo que ocasionó la muerte de V., puesto que se determinó que fue próximo, lo que desvirtuó la versión de los encausados. Hizo hincapié en la relevancia de la autopsia y del examen histopatológico por considerarlos elementos útiles para el esclarecimiento de los hechos debido a la ausencia de testigos presenciales del hecho. Señaló que el veredicto absolutorio se sustentó sobre la premisa falsa de que del informe de autopsia, de las explicaciones vertidas en -3-

    la audiencia por el doctor C. y del examen histopatológico efectuado por la doctora V. de W. y ratificada en el debate, no podía deducirse la distancia del disparo. Destacó que si bien la histopatóloga no pudo afirmar que los restos encontrados en el orificio de entrada del proyectil fueran de pólvora porque no existía ninguna técnica que permitiera detectar los granos de ese elemento en la piel, también explicó que de acuerdo a su experiencia y a las características morfológicas de los grumos negros y anhistos encontrados en el trayecto del orificio de entrada, podía inferir que se trataba de pólvora, desechando que se tratara de suciedad o de ropa del occiso. De ello coligió que el a quo se apartó de las afirmaciones concordantes de los doctores W. y C. en cuanto a que se trató de un disparo próximo y que por ende no fue realizado desde una distancia de más de 20 metros como sostenían los imputados. Puso de relieve que la perito en balística manifestó en el debate que si el proyectil rebota o se desvía, la deflagración queda en ese lugar, no lo sigue, dado que los gránulos de pólvora siguen al proyectil en los primeros centímetros; lo que desbarata la hipótesis de que la bala rebotó contra una superficie y en su desvío ingresó al cuerpo del occiso.

    Por ello concluyó que la arbitrariedad resultaba de haber soslayado la opinión de los peritos forenses sobre la distancia del disparo y la detección de partículas compatibles con restos de deflagración de pólvora, que jamás se hubieran encontrado en el cuerpo de la víctima de haber chocado el proyectil contra una superficie dura.

  4. ) Que el a quo rechazó el recurso de casación por considerar que las pruebas reunidas en la causa no permitían tener por cierto que V. hubiese sido ejecutado por la comisión policial integrada por los suboficiales S., S. y V. (sargento, cabo y agente de la Policía -4-

    V. 706. XL.

    RECURSO DE HECHO V., F.R. y otros s/ homicidio Ccausa n° 1459C.

    Año del Bicentenario Federal Argentina, respectivamente). Para fundar su posición, sostuvo que resultaba incierta la distancia desde la cual se efectuó el disparo letal, pues contrapuso las concordantes declaraciones prestadas en la audiencia de debate por el médico forense O.;Curci y la histopatóloga de la Morgue Judicial Mercedes Viviani de W. (quienes precisaron que la distancia aproximada del disparo no superaba los 30 o 70 centímetros, respectivamente) con la opinión de la perito en balística M.;Fernanda Ferreyro (oficial CinspectorC de la Policía Federal Argentina), para concluir que ellas generaban Ala incertidumbre acerca de la distancia a la que se efectuó el disparo y su consecuencia: no permite descartar la versión de los procesados y pone en duda la tesis de las acusaciones (la ejecución de V. por parte de Smaldoni)@.

  5. ) Que si bien la apreciación de la prueba constituye C. vía de principioC facultad de los jueces de la causa y no es susceptible de revisión en la instancia extraordinaria, esta regla no es óbice para que la Corte conozca en los casos cuyas particularidades hacen excepción a ella con base en la doctrina de la arbitrariedad, toda vez que con ésta se tiende a resguardar la garantía de la defensa en juicio y el debido proceso, al exigirse que las sentencias sean fundadas y constituyan una derivación razonada del derecho vigente con aplicación a las circunstancias comprobadas de la causa.

  6. ) Que el presente es uno de esos casos pues el a quo arribó a la conclusión de que resultaba incierta la distancia desde la cual se efectuó el disparo letal sin exponer las razones por las que consideró que la opinión de la perito en balística resultaba inconciliable con la postura del médico forense y la histopatóloga en cuanto a que el disparo que produjo la muerte de V. no fue realizado desde una dis- -5-

    tancia aproximada de 25 o 30 metros Ccomo sostuvieron los imputadosC sino que se trató de un disparo próximo, a menos de un metro.

    Máxime si se tiene en cuenta que la perito en balística señaló que la diferencia entre un disparo cercano y otro realizado desde 20 metros se advertía en la deflagración de pólvora, ya que a 40 centímetros el arma utilizada dejaba deflagración, que son los restos de la combustión de la pólvora; en tanto que la histopatóloga detectó la existencia de grumos negros y anhistos Cen el orificio de entrada del proyectil ubicado en el cuello debajo de la nucaC que se observan en los disparos a quemarropa.

  7. ) Que en tales condiciones, cabe señalar que si bien es cierto que el principio in dubio pro reo presupone un especial estado de ánimo del juez por el cual no alcanza a la convicción de certidumbre sobre los hechos, no lo es menos que su aplicación Cen las especiales circunstancias del casoC debió estar precedida de un exhaustivo y minucioso análisis de las constancias del proceso, lo que no ha ocurrido en el pronunciamiento apelado, por lo que corresponde su descalificación C. abrir juicio sobre el fondo del asuntoC al no haberse satisfecho el requisito de fundamentación señalado.

    Por ello y oído el señor Procurador General, se hace lugar a la queja, se declara procedente el recurso extraordinario y se deja sin efecto el fallo apelado. H. saber, agréguese la queja al principal y vuelvan los autos al tribunal de origen a fin de que se dicte un nuevo pronunciamiento.

    J.;CARLOS MAQUEDA - E. RAUL ZAFFARONI.

    ES COPIA Recurso de hecho interpuesto por M.;López Oliva en favor de la querellante M.;del Carmen Ferreira.

    Tribunal de origen: Cámara Nacional de Casación Penal, Sala I Tribunales que intervinieron con anterioridad: Tribunal Oral en lo Criminal n° 27. -6-

    V. 706. XL.

    RECURSO DE HECHO V., F.R. y otros s/ homicidio Ccausa n° 1459C.

    Año del B. -7-

    Para acceder al Dictamen de la Procuración General de la Nación ingrese a:

    http://www.mpf.gov.ar/dictamenes/2007/righi/v_fernando_v_706_l_xl.pdf -8-