Revista de derecho privado

Editorial:
Universidad Blas Pascal
Fecha publicación:
2016-06-20
ISBN:
2362-5325

Últimos documentos

  • El bien jurídicamente tutelado en el transporte aéreo

    El crecimiento del transporte aéreo internacional ha determinado que las cuestiones relacionadas con el retraso sean las que más a menudo afectan a los usuarios del servicio. La legislación de los Estados debe ser consistente y coherente con los Tratados Internacionales respecto de la responsabilidad de las aerolíneas establecida por el Convenio de Montreal de 1999. La escasa regulación de protección al consumidor en el transporte aéreo internacional de pasajeros en Latinoamérica es dispar entre los países y ajenas a las normas de carácter internacional que regulan los derechos de protección al consumidor. No debe haber discusión alguna entre la seguridad y la protección de los derechos de los pasajeros para exonerar a las aerolíneas de responsabilidad por retrasos o cancelaciones causados por circunstancias de seguridad. Ello en razón que el bien jurídicamente protegido es la seguridad de vuelo. Los progresos que se logren deben en materia de protección al consumidor no deben afectar indebidamente a las aerolíneas, de cuya prosperidad también depende la prestación de un servicio adecuado para el consumidor. Existen un sinnúmero de circunstancias y procesos que escapan al control de las aerolíneas, no pareciendo razonable que, en estos casos, deban responder civilmente. Adoptar una posición contraria solamente contribuye a generar costos adicionales y a incrementar el costo del servicio, dificultado su acceso para aquellos usuarios quienes presenten mayor sensibilidad a la elasticidad de la demanda

  • La medicina frente al contrato de transporte aéreo

    El crecimiento exponencial de la cantidad de pasajeros que se transportan por vía aérea en el mundo, que este año 2016 superarán los 3.500 millones en más de cien mil vuelos diarios. Nos encontramos ante la masificación del transporte aéreo aparecida en la última parte de la década del 70 de la mano de la operación de los aviones de cabina ancha, tipo Boeing 747 JUMBO, y MCDouglas DC10, entre los más conocidos de esa época. Esas aeronaves elevaron la capacidad que hasta ese momento era de unos 170 pasajeros por avión, a más del doble, y actualmente con las súper aeronaves Airbus A380 y Boeing Dreamliner 787 a unos 600 pasajeros por vuelo cambiando la ecuación viaje - tarifa distancia recorrida- poniéndola accesible. En la actualidad aviones como el Boeing 777 permiten optimizar el transporte con la unificación de pasajeros y carga en una sola y eficiente aeronave. El advenimiento de Internet en la década del 90 integró al mundo y posibilitó en el transporte de pasajeros las reservas de plazas y compra de tkts con medios de pago y formato electrónico desde cualquier computadora, tableta o teléfono con acceso a internet las 24 hs del día y valiéndose con la ayuda de buscadores para elegir las distintas opciones de servicio, horarios, y tarifas disponibles. En cuanto al transporte de carga aérea, también su curva es ascendente y su contrato también se encuentra ya digitalizado con una penetración global a marzo de 2015 de un 45%3, facilitando, a las Aduanas de salida y a todo organismo gubernamental de control sanitario, el despacho del vuelo, y en destino por el difundido sistema de información de carga anticipada permite ahorros considerables en depósitos fiscales y un rápido despacho a plaza, sobre todo en cargas sanitarias, medicamentos, vacunas, sangre, materiales y sustancias para estudios diagnósticos como también equipos y sus repuestos. Tema colateral es el transporte de restos humanos. En cuanto a los pasajeros con problemas sicológicos preexistentes, o aquellos que los evidencian por primera vez en vuelo, también la generalización del transporte ha trasladado a los aviones lo que sucede en tierra, y con ello la aparición del fenómeno de los pasajeros disruptivos o insubordinados, que perturban la tranquilidad a bordo hasta, en algunos casos, poner en peligro la seguridad del vuelo. Las últimas estadísticas exhiben unos 100 casos de pasajeros insubordinados graves por día a nivel global. Tan es así la gravedad de este tema que la OACI ha emitido la Circular 288 recomendando procedimientos de seguridad. Por otro lado, la Comunidad Internacional ha firmado recientemente el “Protocolo de Montreal de 2014 que Modifica el Convenio sobre las Infracciones y Ciertos otros Actos Cometidos a Bordo de las Aeronaves sobre seguridad a bordo”, sin haber alcanzado vigencia hasta el momento. En cuanto a problemas físicos de pasajeros, el incremento de la edad del uso del medio aéreo ha llegado a contar en casi todos los vuelos con personas sanas, aunque con movilidad reducida –PMR- que necesitan asistencia especial para trasladarse en los aeropuertos, en su ascenso y descenso de grandes aeronaves comerciales de transporte aéreo regular, sobre todo en aquellos casos donde no se cuenten con “mangas” o “fingers” que faciliten la circulación de las personas hacia y desde la aeronave. También nos referiremos informativamente a la problemática del transporte aéreo de personas con discapacidad, tema que merece un tratamiento muy especial, relacionando el concepto de seguridad operacional y de accesibilidad ante la eventualidad de una evacuación de emergencia y teniendo especialmente en cuenta los principios de no discriminación. Impactan económicamente en la operación aérea y en los desvíos para aterrizaje de emergencia –QRF- la cantidad de episodios agudos, reacciones alérgicas, edema de glotis, falta de oxígeno en pasajeros afectados por “epoc”, embarazadas, complicaciones en personas recientemente operadas que han ocultado su estado al momento de la reserva, infartos, personas que han hecho buceo dentro de las 24 hs previas a volar por complicaciones originadas en la retención de nitrógeno en sangre, entre otros tantos casos, todos estos generalmente no causados por la actividad de vuelo, no entrando en el concepto de “accidente” en sentido aeronáutico. La casuística es enorme, y las Cías Aéreas agrupadas en IATA dedican esfuerzos permanentes en adoptar medidas comunes en cómo prevenir sucesos, qué medicamentos podrán ser provistos por la aerolínea en los vuelos y qué aparatología estará disponible a bordo, tal el caso tan debatido de los desfibriladores –RCP-. Se implementaron protocolos cada vez más complejos en la forma en que debe actuar la tripulación de cabina, desde cómo pedir la asistencia de un médico pasajero hasta la realización de maniobras de resucitación. Ello supone un entrenamiento cada vez más complejo de los TCP. Las aerolíneas comerciales regulares ya no pueden prescindir de contar con un departamento o gerencia médica que se ocupará preventivamente de realizar controles de enfermedad de la tripulación, analizar los MEDIF4 – informes médicos- correspondientes a las reservas condicionales de pasajeros especiales. El objeto de estudio del aspecto médico del transporte aéreo es tan amplio que en este trabajo lo hemos recortado a los puntos enunciados en el sumario con un alcance descriptivo general que aporte claridad a la problemática, dejando la profundización de cada uno de los temas para la investigación específica.

  • Contrato de transporte aéreo, la responsabilidad contractual y el resarcimiento del daño

    El autor considera necesario formular la revisión de la legislación mediante la elaboración de una nueva versión del Código Latinoamericano de Derecho Aeronáutico que debería demás estar acompañado de un texto donde se fundamenten las propuestas que se plasmen en dicho documento. Asimismo, reitera su propuesta de elaboración de un programa de estudio para que, en un plazo a determinar, se realice un trabajo comparativo de la jurisprudencia de los diversos países sobre los temas desarrollados en este trabajo u otros que se estime conveniente.

  • Los derechos de los pasajeros en el contrato de transporte aéreo. El derecho de retracto./ The rights of passengers in the contract of air transportation the right of withdrawal

    La opinión de un sector de la doctrina colombiana considera el derecho de retracto consagrado en el estatuto del consumidor, como un ejercicio abusivo del derecho, posición que el autor no comparte, ya que el derecho de retracto, si bien se trata de una terminación unilateral, sus causas están claramente establecidas en la ley, la que ha establecido que, respecto de ciertos contratos, donde la posición del consumidor resulta débil, debe protegerse su autonomía privada, con la posibilidad de retractarse de su compromiso, cuando evalúa con más calma y prudencia las obligaciones que asumió, por eso la ley no ha establecido el derecho de retracto para todo tipo de contratos, sino sólo para aquellos donde la libertad contractual del consumidor está más restringida, y lo puede llevar a cometer equivocaciones, error que es excusable y que por ningún motivo puede dar lugar a un enriquecimiento sin justa causa por parte de las aerolíneas.

  • Aspectos jurídicos principales de las aeronaves no tripuladas. Consideraciones críticas

    Los UAS son aeronaves sui generis que se someten, así, al régimen genérico de estas. No obstante, hay peculiaridades que imponen reglamento específico, siendo necesaria la edición de Convención internacional que dé uniformidad a la materia, de modo que albergue en clara actividad de riesgo, niveles de seguridad idénticos a las aeronaves convencionales, con la finalidad de utilización del espacio aéreo no segregado. En ese contexto, se impone la utilización de sistemas de prevención superadores del binomio see and avoid, abarcando la nanotecnología, sin descuidar de los derechos fundamentales. Finalmente, en el ámbito de la responsabilidad por daños a terceros en la superficie, las bases de cálculo de indemnización establecidas en la Convención de Roma y Protocolo de Montreal, son absolutamente incompatibles con la realidad fáctica de los UAS y del régimen de responsabilidad extracontractual objetiva.

  • La ampliación del concepto de pasajero debida a la influencia del concepto de consumidor

    Los conceptos de consumidor y pasajero no son coincidentes en esencia, pero son conceptos interrelacionados desde antiguo puesto que el fundamento de esta obligación tuitiva del transportista sobre el pasajero es común a la política de protección de los consumidores en general. Dichos conceptos son dinámicos en cuanto que se encuenque la noción de consumidor se va extendiendo a las personas jurídicas y no solo a la persona física. Este concepto se amplía todavía más en el sector de transporte como se ha evidenciado en el estudio de las normas sobre viajes combinados que se ha efectuado. De tal manera que, como ocurre en otras cuestiones de Derecho privado, a medida que uno de ellos se amplía genera un mayor ámbito de aplicación del otro. Me estoy se iba permitiendo asegurar la responsabilidad, se iba objetivando la misma. La espiral responsabilidad civil-seguro-responsabilidad civil iba generando que, a nuevos riesgos, mayor aseguramiento y la aparición de nuevos tipos de seguros de responsabilidad civil generaban nuevos criterios de imputación de la responsabilidad cada vez más objetivos. Para el sector aéreo la protección del pasajero está en la base de funcionamiento del propio mercado de transportes independientemente de la condición de consumidores o no. Para que el mercado funcione y siga habiendo demanda de los servicios de transporte es necesario que las compañías amparen a sus viajeros, independientemente de sus normas para tratar de manera distinta solo a aquellos que se encuentran en pie de igualdad en la contratación

  • Giurisdizione e competenza nella Convenzione di Montreal del 1999

    El trabajo se centra en el problema de la jurisdicción dentro de las disposiciones específicas dictadas por el régimen de ley uniforme para el transporte aéreo, específicamente al régimen del Convenio de Montreal del 28 de mayo de 1999 y a las correspondiente soluciones del Convenio de Varsovia del 12 de octubre de 1929, que constituyeron el trasfondo. Estas normas se refieren específicamente a las acciones de responsabilidad contra la compañía aérea que se rigen por los textos de ley uniforme que las contienen, pero no las que puedan ejercitarse por otro motivo, o contra distintos sujetos, ni las que el propio transportista pueda ejercitar contra el remitente. o contra el pasajero que le causó daño con su propio comportamiento

  • La unión convivencial a la luz del derecho internacional privado argentino
  • Estabilidad de los docentes curriculares de institutos privados reconocidos o adscriptos a la enseñanza oficial: en tiempos de normalidad y en el de la pandemia
  • La nueva sub sección 2 'Disposiciones especiales relativas a obligaciones de sumas de dinero' del Código Civil Francés (2016)

Documentos destacados

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR