Prólogo

Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
EXTRACTO GRATUITO

Prólogo.

I

Resulta para mí muy grato acompañar al Maestro Augusto Mario MORELLO en la presentación de este libro de Leandro GIANNINI, que demuestra la vocación y la erudición de un hombre joven con indudable aptitud para hurguetear estos riscosos meandros del Derecho adjetivo que cada vez se va 'sustancializando' y 'publicizando' con mayor nitidez.

Su autor, un procesalista que apenas pasa las tres décadas de vida, es Profesor Adjunto -por concurso- de la Cátedra Derecho Procesal II (Cat. 1) de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata; es además Relator de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, y se viene familiarizando con la problemática motivo de su obra desde hace algunos años, concurriendo a diversos eventos de esta especialidad dentro y fuera del país, y participando activamente a través de diversos artículos de su factura que vieron la luz en este último lustro. Todo ello demuestra su interés profundo por la especialidad de sus afanes y su capacidad para enseñar y practicar esa difícil y endiablada disciplina que a través del rito, pero -como dije- muy cerca del Derecho fondal, apunta a dar a cada uno lo suyo con la 'mayor justicia' y en el 'menor tiempo posible'.

No cabe duda de que el Derecho Procesal -al igual que el resto de las ramas jurídicas- ha tenido la imperiosa obligación de ir amoldándose a las nuevas necesidades, no sólo en Europa y en los Estados Unidos, sino también y con mayor razón en América Latina, donde la desigualdad económica y la pobreza muestran la urgencia de mejorar el ya raído engranaje judicial canjeándolo por un proceso más ágil y dinámico que supere el clásico modelo romanístico que durante muchísimo tiempo imperó tanto en parte del Viejo Mundo como en Iberoamérica.

En efecto la temática de los procesos colectivos y en particular la que atañe a la tutela de los derechos individuales homogéneos responde a necesidades actuales que han ido dejando de lado poco a poco las pautas individualistas de épocas anteriores para darle entrada a ciertas acciones a través de las cuales se han ido dilatando y modificando los conceptos clásicos, de legitimación, cosa juzgada, litis consorcio, acumulación de pleitos, etc.

En estos procesos grupales -confirmando la referencia de ORTEGA Y GASSET- se observa un gran protagonismo de las 'masas', que en muchos casos imponen un freno al 'poder', a través del control social....

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS