Nacidos para matar: historia de cinco de los más sanguinarios asesinos

RESUMEN

Carlos Robledo Puch, el preso más antiguo del país y uno de los más célebres, representa a una casta de hombres que, con distintas motivaciones, hicieron del homicidio una vocación

 
EXTRACTO GRATUITO

¿Nunca viste las películas Armado hasta los dientes o ? Hay que matarlos a todos", repetía , alias "el Concheto" o "el Karateca", mientras miraba por la ventana del remise que lo llevaba por la avenida del Libertador y le apuntaba a la gente con el gesto de llevar montado un fusil. Cuando la policía lo detuvo en su casa de Las Heras 1052, Acassuso, encontró recortes de diarios con noticias sobre , el asesino serial más sanguinario de la historia argentina. En el chalet en el que vivía con sus padres, Álvarez guardaba una carpeta con las publicaciones de los restaurantes que había asaltado y los homicidios que había cometido. Se jactaba de haber "reventado un lugar en el que estaban y Huberto Roviralta". Cayó en agosto de 1996 y fue condenado por cuatro asesinatos.

"Cualquier persona puede cometer un homicidio. Puede ser un caso de legítima defensa o de emoción violenta. Pero con el segundo asesinato ya se tiene la vocación de matar", explicó el doctor Raúl Torre, profesor universitario de Criminología y Criminalística y Perfiles Criminales y autor de libros como Homicidios seriales e Investigación criminal de homicidios seriales - Jack el destripador, entre otros.

Al igual que su admirado Robledo Puch, Álvarez cometió los asesinatos durante robos. Ninguno de los dos tenía "necesidad" de salir a robar. , como fue apodado Robledo Puch, pertenecía a una familia de clase media acomodada de Villa Adelina y su padre era ingeniero. "El Concheto" fue a los mejores colegios de San Isidro y su padre era dueño de dos cines y de una galería comercial.

Entre Álvarez, Robledo Puch, -"el Masacrador de San Andrés de Giles"-, César Humberto Ghirardi D'Angelo y -autor de la masacre de Flores-, cometieron 28 asesinatos. Además del odontólogo , ellos son los homicidas más sanguinarios de los últimos 45 años en el país.

"En 2005 variaron los criterios para clasificar a los distintos grupos de asesinos. En el congreso que se realizó en Houston sobre serial killers se fijaron algunas pautas para diferenciar a los asesinos seriales, a los múltiples y a los asesinos en masa. En el grupo de asesinos seriales figuran los que matan impulsados por una tendencia sexual; los que tienen un móvil ideológico, como los terroristas; los que matan eligiendo una determinada característica de las víctimas; los que asesinan para obtener una ganancia económica; los que matan por placer; los que matan como una demostración de poder y sometimientos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS