Sentencia de Cámara Nacional de Casación Penal - Sala e, 7 de Diciembre de 2010 (caso Benítez Villamayor, Clara Ramona S/Recurso de Casación)

Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
EXTRACTO GRATUITO

Reg. Nº 1880/10

n la Ciudad de Buenos Aires, a los siete días del mes de diciembre de dos mil diez, se reúnen los miembros de la Sala Tercera de la Cámara Nacional de Casación Penal, doctores Angela Ester Ledesma, Liliana Elena Catucci y W. Gustavo Mitchell, bajo la presidencia de la primera de los nombrados,

asistidos por el Prosecretario Dr. Walter Daniel Magnone,

con el objeto de dictar sentencia en la causa n 12.852 del registro de esta Sala caratulada Benítez Villamayor, Clara Ramona s/recurso de casación. Representa al Ministerio Público el señor Fiscal General, doctor Raúl Omar Plée y ejerce la defensa la Sra. Defensora Pública Oficial, Dra.

Laura Beatríz Pollastri.

Efectuado el sorteo para que los señores jueces emitan su voto, resultó el siguiente orden: Catucci, Mitchell,

Ledesma.

VISTOS

Y CONSIDERANDO:

La señora Juez doctora Liliana Elena Catucci, dijo:

PRIMERO:

Llegan las presentes actuaciones a conocimiento de esta Cámara, en virtud del recurso de casación interpuesto por la Sra. Defensora Pública Oficial ad hoc, contra la resolución dictada por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal n 4 de esta Ciudad que denegó el arresto domiciliario solicitado en favor de Clara Ramona Benítez Villamayor.

Concedido por el a quo el recurso intentado, las actuaciones quedaron radicadas ante esta Cámara.

Habiéndose dado cumplimiento a la audiencia prevista por el artículo 465 bis del Código Procesal Penal, en función del 454 y 455 ibídem (texto según ley 26.374), a la que sólo asistió la defensa -quien hizo uso del derecho de presentar breves notas-, el expediente quedó en condiciones de ser resuelto.

SEGUNDO:

Con invocación de las causales previstas en el artículo 456 del Código Procesal Penal de la Nación, la defensora sostuvo que la detención que sufre la encausada implica la separación de sus hijos, afectando sus derechos básicos al privárselos de la unión familiar.

Precisó que el Tribunal denegó el arresto domiciliario basado en las conclusiones desfavorables de la Oficina de Delegados Judiciales del fuero, sin atender al informe de la Comisión de la Defensoría General de la Nación, defecto que descalifica el pronunciamiento por apartamiento de las constancias del expediente.

Consideró que la contradicción entre los informes citados no se diluyó con la producción de uno nuevo como erróneamente afirmó el aquo.

Destacó que la labor efectuada por el Ministerio Público de la Defensa debió prevalecer por contener un estudio más profundo del caso al haber tomado contacto personal con la encartada y concurrido al domicilio familiar para constatar y percibir la realidad social; por mantener una entrevista con E. B. (hijo) y con Rosa Benítez (hermana), encontrándose también la menor L. B. (hija); por visitar la escuela a la que asisten L. y L. B. y el área de pediatría del Hospital General de Agudos Piñero y por comunicarse telefónicamente con el padre de L., el Sr. Celso Eradio Aquino Maidana.

Precisó que, en cambio, la Oficina de Delegados Judiciales del fuero federal actualizó el informe primigenio,

pero se limitó a citar a los hijos de Benítez Villamayor; si bien se presentó en el Hospital Piñero y en la Escuela n 4,no concurrió al domicilio donde la nombrada cumpliría el arresto domiciliario, al menos para corroborar la existencia de la vivienda y conocer la realidad social que atraviesa la familia.

Luego de enfatizar en la situación particular de cada uno de los hijos de la procesada, concluyó en que el decisorio cuestionado, al prescindir del análisis efectuado en el marco del Programa de Atención a las Problemáticas Sociales y Relaciones con la Comunidad de la Defensoría General, carece de fundamentación por parcialización de las constancias de la causa aportadas por esa parte, que lo descalifica como acto jurisdiccional válido.

Por otro andarivel, señaló que el tribunal desatendió

los artículos 10 del Código Penal y 11 y 32 de la ley 24.660, por resolver sin priorizar el interés superior del niño y su derecho al vínculo familiar, afectando los artículos 14 bis, tercer párrafo y 75 inc. 22 de la Constitución Nacional.

Remarcó que los jueces se limitaron a constatar que muchas de las situaciones ya existían antes de la detención de la encartada y que el rechazo del arresto domiciliario supuso un apartamiento de la verdadera finalidad en que el legislador introdujo la reformar de la ley 26.742, porque que la privación de la libertad trasciende y afecta el derecho de los niños a desarrollarse en el ámbito familiar,

indispensable para su normal desarrollo psicosocial.

Por todo lo expuesto, solicitó que se haga lugar al recurso de casación deducido, y se otorgue el arresto domiciliario a Clara Ramona Benítez Villamayor.

TERCERO:

Se adelanta que el recurso intentado no puede ser admitido pues los planteos introducidos por la recurrente están enderezados a manifestar su disenso con la decisión atacada.

Divergencia que, por sí, no acarrea vicio de arbitrariedad o lesión constitucional máxime si el fallo puesto en crisis contiene la debida fundamentación.

En efecto, el pronunciamiento cuestionado no exhibe la arbitrariedad que se pregona, pues el a quo se ajustó a los términos expresos de la normativa aplicable y, en su virtud,

desechó la petición efectuada. Por tal motivo y de adverso a lo sostenido por la defensa, ningún error en la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS